Inversores en energía limpia descuidan riesgos para derechos humanos en China, según analista

Por Emel Akan
30 de Octubre de 2021
Actualizado: 30 de Octubre de 2021

WASHINGTON —Las grandes empresas de inversión se centran cada vez más en la inversión sostenible, que tiene en cuenta factores ambientales, sociales y de gobernanza (ASG). Buscan poseer acciones de empresas respetuosas con el medio ambiente, pero muchas siguen sin tener en cuenta los riesgos en materia de derechos humanos ocultos en sus carteras de inversión, según un analista.

Existe un “grave riesgo” de que las empresas estadounidenses de todos los sectores se beneficien de las violaciones de los derechos humanos en China, afirmó Allison Gill, directora de trabajos forzados del Foro Internacional de Derechos Laborales de Global Labor Justice, una organización de derechos humanos con sede en Washington.

En su intervención en el Foro sobre China, una conferencia anual organizada por Victims of Communism Memorial Foundation el 27 de octubre, Gill señaló al sector textil y de la confección y a la industria solar como los sectores más expuestos al riesgo de tener trabajo forzado uigur en sus cadenas de suministro.

Hay una “tensión tácita” en el mundo de la inversión, dijo, entre la sostenibilidad medioambiental y la sostenibilidad social, que incluye los derechos humanos y laborales.

“Esto se hace quizás más claro por los problemas que vemos en la cadena de suministro de energía solar, donde tienes una gran cantidad de inversión, incluyendo la inversión de los bancos de desarrollo multinacionales de Estados Unidos, que fluye a las soluciones de energía verde, como los paneles solares, y sin embargo tienes esta cadena de suministro que está fuertemente contaminada con productos de trabajo forzado”.

Una investigación de la Universidad de Sheffield Hallam descubrió que alrededor del 45% del suministro mundial de polisilicio, un componente clave de los paneles solares, procede de Xinjiang, una región en la que el régimen chino ha detenido a más de un millón de uigures y otras minorías musulmanas en una amplia campaña de represión que incluye el uso de trabajos forzados.

Otro 30 por ciento del suministro mundial también procede de otras partes de China, que también está muy expuesta al trabajo forzado, añadió Gill.

“Esto pone en riesgo toda la cadena de suministro de energía solar”, dijo.

Para reducir la exposición al trabajo forzado en China, los inversores y los bancos de desarrollo multinacionales deben “armonizar sus requisitos ASG”, dijo.

Las cadenas de suministro de producción en el sector textil y de la confección han sido el centro de atención durante un tiempo por la preocupación que suscita el uso de trabajo forzado, trabajo infantil y tráfico de personas. China es el tercer país productor de algodón del mundo, por detrás de India y Estados Unidos. La región china de Xinjiang produce casi el 85% del suministro de algodón de China y el 20% del mundial.

Un informe publicado en diciembre de 2020 por Victims of Communism Memorial Foundation mostró que al menos 570,000 uigures en 2018 fueron obligados a recoger algodón a mano a través del plan de formación y transferencia de trabajos forzados del régimen chino.

En respuesta a la creciente evidencia del uso de trabajo forzado en Xinjiang, Washington bloqueó el año pasado las importaciones de todos los productos de algodón y tomate de la región, y prohibió la importación de productos a base de sílice de una empresa con sede en Xinjiang a principios de este año.

El trabajo esclavo en Xinjiang forma parte de “un proyecto colonial” del Partido Comunista Chino (PCCh), según Michael Sobolik, investigador de Estudios Indo-Pacíficos del American Foreign Policy Council, una organización sin ánimo de lucro con sede en Washington.

En su intervención en el Foro sobre China, dijo que el uso del trabajo forzado en Xinjiang es fundamental para la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI, en inglés) del régimen, y añadió que esa es la principal razón por la que muchos gobiernos están dispuestos a guardar silencio sobre esta cuestión de derechos humanos.

Desde 2013, el PCCh ha hecho de la Iniciativa de la Franja y la Ruta una pieza central de su plan para hacer crecer su influencia geopolítica vertiendo miles de millones de dólares en proyectos de desarrollo de infraestructuras en todo el mundo.

La BRI abarca casi 140 países, que representan el 40 por ciento de la economía global y el 63 por ciento de la población mundial, según el grupo de expertos con sede en Nueva York Council on Foreign Relations.

Gobernanza mundial

China también ha emprendido una campaña de influencia mundial ganando el control de influyentes organizaciones internacionales, dijeron los oradores del foro.

El año pasado, por ejemplo, Beijing intentó dirigir la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, una agencia de las Naciones Unidas que promueve la protección de la propiedad intelectual y los derechos de autor en todo el mundo. Sin embargo, gracias a los esfuerzos diplomáticos de Estados Unidos, los países miembros aprobaron al candidato apoyado por Estados Unidos, Daren Tang, de Singapur, por encima del candidato chino, Wang Binying.

Andrew Bremberg, presidente y director general de Victims of Communism Memorial Foundation, dijo que es necesario que haya una “presión y un esfuerzo diplomático internacional más coordinado y concertado” para empujar a China a cambiar su comportamiento en la escena mundial.

Es “muy positivo” que la Administración Biden haya subrayado repetidamente la importancia de comprometerse con las organizaciones internacionales y de tener un enfoque multilateral en los asuntos globales, dijo en el Foro sobre China.

Pero Washington necesita hacer más, señaló, para unir a los aliados contra China.

“Tienen que poner su músculo político”, dijo, para hacer que China rinda cuentas sobre “los abusos de los derechos humanos, ya sea en Hong Kong o Xinjiang o con Falun Gong o la sustracción de órganos”.

Miles Yu, un académico de origen chino que ayudó a dar forma a la política de la Administración Trump sobre China, alertó sobre las ambiciones globales del PCCh, que incluyen la exportación de su “modelo de gobierno” a otros países y organizaciones internacionales.

En su intervención en la conferencia, alabó las políticas duras contra China de la Administración Trump, calificándolas de “logro supremo”.

“Hemos cambiado el diálogo mundial sobre China y hemos colocado la amenaza china sobre una base realista. Eso es algo muy importante”, dijo.

El gobierno de Biden ha dicho en repetidas ocasiones que, aunque Estados Unidos está en una “intensa competencia” con China, busca cooperar en áreas de interés común, como el cambio climático.

Sin embargo, según Yu, es “muy difícil” cooperar con China.

“A China, en el fondo, no le importan tanto cuestiones como el cambio climático como al gobierno actual de Estados Unidos”, dijo Yu a The Epoch Times.

Advirtió que Beijing utilizaría el cambio climático como “palanca” para obtener concesiones de Estados Unidos en materia de derechos humanos, trabajos forzados, aranceles, espionaje y otras cuestiones sustanciales.

“Por tanto, no creo que el cambio climático sea la principal prioridad estratégica de China”, dijo. “Se centran en este empuje radical por el mero poder económico a cualquier precio, incluso a costa de la ecología global”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS