Investigadores descubren por qué las enfermedades de las encías causan enfermedades del corazón

Un tipo de célula sanguínea puede convertirse en un importante problema autoinmune y todo comienza con una mala higiene dental
Por GreenMedInfo
27 de Noviembre de 2021
Actualizado: 27 de Noviembre de 2021

¿Cree que saltarse la rutina nocturna de cuidado dental no es un gran problema? Los resultados de un estudio reciente que relaciona la salud de las encías con las enfermedades inflamatorias, como las cardiopatías, pueden convencerlo de no volver a saltarse la rutina de higiene bucal.

La ciencia médica ha establecido firmemente un vínculo entre la enfermedad periodontal (encías) y las enfermedades relacionadas con la inflamación, como el cáncer, las enfermedades cardíacas y la diabetes. Pero el mecanismo que relaciona estas enfermedades ha sido un misterio médico, hasta ahora.

Investigadores de la Facultad de Odontología de la Universidad de Toronto identificaron lo que creen que es la correlación entre estas enfermedades: unas células sanguíneas llamadas neutrófilos. Los nuevos hallazgos constituyen la primera prueba que apunta a la respuesta del sistema inmunitario del propio organismo.

El experimento clínico controlado, realizado en colaboración con los mejores dentistas de Sinai Health Systems y del Princess Margaret Cancer Centre de Toronto, indica que la actividad de las células inmunitarias neutrófilas es el “eslabón perdido” que conecta la enfermedad periodontal con otras enfermedades inflamatorias. Sus conclusiones se publicaron en la Revista de Investigación Dental de octubre de 2020.

Respuesta inmunitaria excesiva

Los neutrófilos son un tipo de glóbulos blancos que se activan para responder a zonas de inflamación aguda. Cuando los neutrófilos, que desempeñan un papel fundamental en la respuesta del sistema inmunitario, se activaron para combatir las infecciones de los casos activos de la enfermedad de las encías, los investigadores observaron una respuesta hiperactiva y sistémica que, según creen, hace que el organismo sea susceptible de sufrir daños por condiciones inflamatorias secundarias.

El autor principal del estudio, el profesor Michael Glogauer, lo expresó así: “Es casi como si estos glóbulos blancos estuvieran en segunda velocidad cuando deberían estar en primera”.

Producidos inicialmente en modelos in vivo, los hallazgos se confirmaron mediante un experimento clínico controlado con ratones con enfermedad periodontal (EP) inducida. Paralelamente, se llevó a cabo un estudio sobre la gingivitis en humanos, en el que se instruyó a los voluntarios para que cesaran todas las prácticas de higiene bucal durante tres semanas para inducir la gingivitis, seguidas de un periodo de recuperación de dos semanas.

Se tomaron muestras de sangre y tejido de los ratones; también se recogieron muestras de sangre y saliva de los voluntarios del estudio de gingivitis humana. Se realizó un análisis de citoquinas multiplex en las células del sistema inmunitario de los sujetos humanos y de los ratones para indicar la presencia de neutrófilos.

Enfermedad periodontal y enfermedades preexistentes

Después de analizar las células del sistema inmunitario recogidas de las cavidades orales tanto de los tejidos sanos como de los infectados por la EP, los investigadores observaron que el número de neutrófilos en los tejidos enfermos era muy superior al de los neutrófilos presentes en los tejidos sanos. Además, descubrieron que la EP en ratones imita la EP humana en lo que respecta al número de neutrófilos reclutados en los lugares de la infección bacteriana oral.

Esta agresiva respuesta de los neutrófilos a la EP prepara al sistema inmunitario para atacar y, al igual que ocurre en las enfermedades autoinmunes, el objetivo del ataque son los propios tejidos y órganos del cuerpo. Si hay focos de infección secundarios en el organismo, como suele ocurrir en los pacientes cardíacos y diabéticos, la abundancia de neutrófilos puede responder a estas zonas con una fuerza excesiva, lo que provoca resultados negativos para la salud de los pacientes.

El autor principal del estudio, Noah Fine, afirma: “Creemos que éste es el mecanismo por el que la higiene bucal puede influir en la vulnerabilidad a problemas de salud secundarios no relacionados. El cebado de neutrófilos (inmunológico) puede conectar estas condiciones aparentemente distintas”.

Boca sana, cuerpo sano

Estudios como éste subrayan la importancia de la salud bucal como ventana a la salud general del cuerpo. La periodontitis es una infección grave pero común de las encías que puede destruir los tejidos blandos y la estructura ósea que sostiene los dientes. Con el tiempo, este daño puede dar lugar a la pérdida permanente de los dientes y a un empeoramiento de las condiciones comórbidas. Los síntomas de la periodontitis incluyen

  • Encías inflamadas y doloridas
  • Halitosis crónica (mal aliento)
  • Manchas rojas o moradas en las encías
  • Sangrado de las encías al cepillarse o utilizar la seda dental
  • Dolor al masticar
  • Aflojamiento o pérdida de dientes

Las caries dentales suelen ser un precursor de la periodontitis y sirven como señal de advertencia de que es necesario mejorar la higiene bucal y, posiblemente, la dieta. Aparte del mal cuidado bucal, la caries dental es un efecto secundario común de una dieta alta en azúcar, especialmente en los niños.

Se ha demostrado que la adición de probióticos reduce significativamente las caries en los niños pequeños, y tanto el té verde como el té negro se han utilizado eficazmente en estudios clínicos como enjuague bucal para reducir la presencia de bacterias dañinas en la boca[ix],[x].

Mientras que la mayoría de las alternativas de azúcar sintético y no nutritivo son tóxicas para el organismo, el xilitol, elaborado a partir de la corteza de abedul, desalienta el crecimiento bacteriano que puede provocar caries dental. Y la stevia, un edulcorante seguro de origen vegetal, puede satisfacer sus ganas de comer dulces sin correr el riesgo de que se le caigan los dientes.

Practique una alimentación e higiene bucal saludables

Afortunadamente, la caries dental y la periodontitis pueden revertirse y se pueden prevenir en gran medida reduciendo el consumo de azúcar y prestando atención a una buena higiene bucal. Comience por cepillarse los dientes al menos dos veces al día durante unos dos minutos por sesión para eliminar la placa dental. Utilice la seda dental un mínimo de una vez al día y use el agua para eliminar las bacterias alrededor de la línea de las encías (donde los dientes se encuentran con las encías).

Visite a su dentista cada seis meses y siga sus recomendaciones para conseguir y mantener unos dientes y encías sanos. Para obtener más información sobre los remedios naturales para la caries dental, consulte la base de datos de investigación GreenMedInfo.com, el recurso médico natural basado en pruebas más ampliamente referenciado del mundo.

El Grupo de Investigación GMI se dedica a investigar los temas de salud y medio ambiente más importantes de la actualidad. Se hará especial hincapié en la salud medioambiental. Nuestra investigación enfocada y profunda explorará las muchas formas en que la condición actual del cuerpo humano refleja directamente el verdadero estado del medio ambiente. Este trabajo se reproduce y distribuye con el permiso de GreenMedInfo LLC. Suscríbase al boletín de noticias en GreenmedInfo.health


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS