Investigadores temen que virus del PCCh podría desarrollar resistencia a píldoras de Pfizer y Merck

Por Katabella Roberts
24 de Enero de 2022 12:13 PM Actualizado: 24 de Enero de 2022 12:13 PM

Algunos investigadores y reguladores sanitarios estadounidenses están preocupados de que el virus del PCCh pueda desarrollar rápidamente resistencia a los nuevos tratamientos antivirales de Pfizer y Merck, lo que llevaría a los científicos a buscar nuevas combinaciones de medicamentos que puedan proteger mejor al ser humano contra esta infección.

El molnupiravir, desarrollado por Merck y Ridgeback Biotherapeutics, está pensado para que se administre a los adultos que padecen COVID-19 en estado leve a moderado en sus casas y que tienen un alto riesgo de desarrollar una enfermedad grave. El fármaco se toma por vía oral en forma de píldora dos veces al día durante cinco días, en los cinco días siguientes al inicio de los síntomas.

Por su parte, el tratamiento antiviral oral Paxlovid de Pfizer se toma dos veces al día durante cinco días en combinación con un segundo medicamento llamado ritonavir, un antiviral genérico. El fármaco está destinado a ayudar a los pacientes que padecen síntomas “leves o moderados” de COVID-19 para que no se pongan tan enfermos como para tener que ser hospitalizados, dijo Pfizer.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) emitió en diciembre autorizaciones de uso de emergencia para ambas píldoras antivirales y el gobierno de Biden ya compró unos 10 millones de tratamientos de Paxlovid en un acuerdo de más de USD 5000 millones. También acordó comprar 3.1 millones de tratamientos del medicamento antiviral de Merck por unos 2200 millones de dólares.

A principios de este mes, el presidente Joe Biden ordenó al gobierno federal que duplique su compra de Paxlovid hasta alcanzar los 20 millones del ciclo de tratamientos de la nueva píldora.

Pero entre los investigadores crece la preocupación de que el virus del PCCh (Partido Comunista Chino) pueda empezar a evadir los nuevos fármacos, lo que supondría un retroceso.

“Nosotros sabemos que es probable que esto ocurra en algún momento, así que tenemos que adelantarnos y cortarlo de raíz antes de que se nos vaya de las manos y empiece a tomar el control”, dijo Katherine Seley-Radtke, profesora de química medicinal de la Universidad de Maryland, en el condado de Baltimore, a The Wall Street Journal.

John Mellors, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Pittsburgh, quien lleva 35 años trabajando en el campo de los antivirales, añadió que “no hay ningún medicamento que yo conozca a prueba de resistencias”.

Los datos del ensayo clínico demostraron que el molnupiravir redujo las hospitalizaciones y las muertes en un 30 por ciento, en comparación con las personas que tomaron una píldora de placebo.

Por su parte, Pfizer declaró que su píldora antiviral COVID-19 mostró una eficacia del 89 por ciento en la prevención de hospitalizaciones y muertes en pacientes de alto riesgo, y los datos recientes de laboratorio sugieren que el fármaco conserva su eficacia contra la variante ómicron del virus, altamente transmisible.

Ambas empresas han afirmado también que los ensayos clínicos demostraron que no es probable que se desarrolle resistencia al SARS-CoV-2, pero reconocieron que la investigación clínica sigue en curso.

“Hemos diseñado PAXLOVID específicamente para que conserve su actividad en todos los coronavirus, así como en las variantes actuales de interés con mutaciones que predominan en la proteína de la espiga”, dijo Pfizer en una declaración.

En tanto los antivirales que tienen éxito generalmente suelen actuar en dos de las enzimas del virus, la polimerasa y la proteasa, para impedir su replicación.

El tratamiento antiviral oral de Pfizer actúa para detener COVID-19 bloqueando la proteasa, mientras que el molnupiravir actúa para inhibir la replicación del virus engañando a la polimerasa, la enzima que el coronavirus necesita también para replicarse, insertando errores o mutaciones, lo que no le permite sobrevivir.

Pero por la forma en que funciona el molnupiravir, este fármaco podría ser arriesgado si se utiliza en una terapia combinada con otros medicamentos, declaró a Nature Luis Schang, virólogo de la Universidad de Cornell en Ithaca (Nueva York).

Si la píldora no erradica completamente el virus en un paciente, algunos de los errores de ARN o mutaciones que crea podrían proporcionar inadvertidamente al virus una resistencia contra el otro fármaco utilizado en la combinación, por esta razón sería importante que los investigadores encuentren un fármaco que funcione para bloquear la ARN polimerasa del virus, que también podría utilizarse en asociación con un inhibidor de la proteasa.

Schang afirmó que los investigadores deberían desarrollar más tratamientos dirigidos a otras partes de COVID-19 si se quiere combatir eficazmente otra pandemia.

“Esta vez tuvimos suerte con un virus que codifica tanto una polimerasa como una proteasa, y aquí estamos dos años después con solo un arsenal subóptimo”, dijo Schang. “Nosotros tendríamos que efectivamente identificar y validar nuevos objetivos para los antivirales, de modo que cuando se produzca la próxima [pandemia], tengamos una línea mucho más amplia entre la que elegir”.

Otro problema que han planteado los investigadores es el hecho de que ambas píldoras deben tomarse dos veces al día durante cinco días, lo que significa que si las personas dejan de tomar los tratamientos antes de los cinco días, esto podría aumentar la resistencia al virus. El siguiente problema es la falta de acceso a las pruebas de detección del virus, que hace que las personas no sepan que están infectadas.

“Podemos fabricar los mejores fármacos del mundo, pero si la gente no entiende que estos tienen que tomarse rápidamente, no servirán de nada”, declaró a Nature Carl Dieffenbach, director de la división de sida del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos. “Las pastillas no se toman solas”.

The Epoch Times se ha puesto en contacto con los portavoces de Pfizer, Merck y Ridgeback Biotherapeutics para pedirles comentarios.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.