Japón exige revocación de la “irrazonable” prohibición de Beijing a productos pesqueros

Las principales publicaciones japonesas emitieron editoriales conjuntas condenando las acciones no científicas de Beijing

Por Jon Sun y Sean Tseng
03 de Septiembre de 2023 3:47 PM Actualizado: 03 de Septiembre de 2023 3:47 PM

Desde que comenzó la descarga programada de aguas residuales tratadas de la planta nuclear de Fukushima en Japón el 24 de agosto, las autoridades del Partido Comunista Chino (PCCh) han impuesto una prohibición general a las importaciones de productos del mar japoneses a China.

La acción desató una tormenta de protestas contra la liberación de agua en varias plataformas, donde los medios de comunicación y comentaristas sociales de China han condenado ampliamente a Japón. La situación se agrava aún más por el aumento del sentimiento antijaponés, que se manifiesta en llamadas telefónicas de acoso a lugares japoneses como Tokio y Fukushima.

En una respuesta unificada, los diplomáticos, políticos y organizaciones de medios japoneses están expresando sus preocupaciones en masa. Su mensaje colectivo insta a China a proporcionar información precisa sobre la descarga, procesar a los responsables del acoso y levantar inmediatamente lo que Japón considera una prohibición “irrazonable” a los productos pesqueros japoneses.

China “cava su propia tumba diplomática”, advierte Japón

La embajada japonesa en Beijing ha revelado que desde que comenzó la descarga del agua tratada, el acoso hacia las partes japonesas ha aumentado. Las actividades previstas en la embajada se han pospuesto debido a una avalancha de llamadas telefónicas hostiles procedentes de China.

Los reportajes de Asahi TV del 26 de agosto indicaron que los hoteles en Tokio y Fukushima también han estado plagados de llamadas de acoso desde China. Los inquietantes cuestionamientos de quienes llaman incluyen preguntas como: “¿Has probado el agua contaminada? ¿A qué sabe? ¿Sigues vivo?”. Algunos llegaron incluso a expresar: “Esperamos que el Monte Fuji entre en erupción para que todos ustedes puedan perecer con él”.

Los ciudadanos japoneses que residen en China también han enfrentado su parte de intimidación. En un caso, un cliente de un restaurante japonés en Guangzhou amenazó descaradamente con denunciar el establecimiento a las autoridades si utilizaba ingredientes procedentes de Japón.

En el frente diplomático, Namazu Hiroyuki, director general de la Oficina de Asuntos Asiáticos y Oceánicos del Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón, transmitió la queja formal de Japón a Yang Yu, embajador adjunto de China en Japón. En una llamada telefónica, Hiroyuki expresó “profundo pesar y preocupación” por las acciones de China con respecto a la liberación de las aguas residuales tratadas de Fukushima. Hizo un llamado a la calma pública dentro de China y pidió garantías para la seguridad de los ciudadanos japoneses y sus instalaciones diplomáticas. Hiroyuki también presionó para que el gobierno chino difunda información factual sobre el agua nuclear tratada.

Kunihiko Miyake, comentarista diplomático y miembro de la Secretaría del Gabinete de Japón, señaló en un programa de televisión que el PCCh parece estar buscando “concesiones políticas” de Japón. Miyake advirtió: “Cuanto más actúe China de esta manera, más fortalecerá Japón sus alianzas con Estados Unidos y Corea del Sur, precisamente el efecto opuesto que China desearía. A pesar de saber que están cavando su propia tumba diplomática, el PCCh continúa con su retórica agresiva”.

Koichi Hagiuda, jefe del Consejo de Investigación de Políticas del Partido Liberal Democrático de Japón, criticó fuertemente la situación y afirmó: “La decisión de detener las importaciones japonesas de productos del mar debe basarse en evidencia científica, no en maniobras políticas”.

El 27 de agosto, Yasutoshi Nishimura, ministro de economía, comercio e Industria de Japón, enfatizó la importancia de la transparencia en una entrevista con NHK. “Ya hemos publicado datos de los últimos dos días, que revelan niveles de tritio que están incluso por debajo de los límites detectables”, dijo. Añadió que Japón ha “instado firmemente al PCCh a levantar la prohibición de inmediato y actuar con base en evidencia científica”.

Esta imagen aérea muestra los tanques de almacenamiento utilizados para almacenar agua tratada en la averiada planta de energía nuclear Fukushima Daiichi de TEPCO, en Okuma, prefectura de Fukushima, el 24 de agosto de 2023. (STR/JIJI Press/AFP a través de Getty Images)

Los medios japoneses critican el enfoque infundado de Beijing

En una medida audaz el importante periódico japonés Yomiuri Shimbun publicó el 26 de agosto un editorial acusando al PCCh de “ignorar la ciencia y ejercer presión política sobre Japón”. El artículo sostenía que el esfuerzo del PCCh por sembrar discordia dentro de Japón surgió de los vínculos más estrechos de Japón con Estados Unidos en cuestiones como Taiwán y los controles de exportación de semiconductores.

“China está fuera de sintonía con la comunidad internacional. Incluso la Unión Europea, junto con naciones como Noruega y Suiza, han comenzado a levantar sus prohibiciones de importación de alimentos japoneses”, señala el editorial.

La importante publicación Asahi Shimbun también intervino el 26 de agosto, criticando al PCCh por “amenazas injustificables” y “convertir su mercado en un arma para ejercer presión económica”. El editorial advirtió que tales tácticas podrían poner en peligro la seguridad económica de China y convertirse en un importante tema de conversación en la próxima cumbre del G7.

Sankei Shimbun se unió al coro de críticas y pidió al PCCh que “cese sus acciones sin fundamento científico”. El periódico elogió al primer ministro Fumio Kishida por exigir el levantamiento inmediato de la prohibición. También destacó los riesgos de que “la postura contradictoria de China perpetúe la difusión de rumores no científicos”.

De manera similar, el mismo día, el editorial del Mainichi Shimbun criticó la prohibición considerándola una violación sin fundamento científico a las regulaciones comerciales. El documento también cuestionó la negativa de China a participar en discusiones a nivel de expertos, sugiriendo que esta negativa tiene motivos diplomáticos vinculados a las exportaciones de semiconductores y la situación de Taiwán.

“Para obligar a China a revertir la prohibición, el primer ministro Kishida necesita intensificar los esfuerzos diplomáticos”, concluye el editorial.

El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, habla con los periodistas sobre el agua tratada mediante ALPS de la central nuclear de Fukushima Daiichi, en la oficina del primer ministro, el 24 de agosto de 2023. (STR/JIJI Press/AFP vía Getty Images)

Los rigurosos protocolos científicos de Japón garantizan un vertido seguro de agua

Después de un devastador terremoto de magnitud 9.0 y el posterior tsunami en marzo de 2011, Japón enfrentó un desafío sin precedentes en su planta nuclear de Fukushima. Tres reactores quedaron gravemente comprometidos, lo que requirió una infusión de agua de mar para enfriarlos. En lugar de verter el agua contaminada inmediatamente al océano, Japón optó por un enfoque más responsable: Almacenamiento y tratamiento.

A lo largo de los años, se han acumulado aproximadamente 1.34 millones de toneladas de líquido radiactivo, lo que ejerce presión sobre el espacio de almacenamiento disponible. Reconociendo este desafío, el gobierno japonés inició discusiones en 2016 y finalmente decidió en abril de 2021 descargar el agua después de su dilución.

Para reforzar la confianza nacional e internacional, Japón ha emprendido una sólida campaña de comunicación transparente, validaciones científicas exhaustivas y supervisión internacional. La Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA) participa activamente en la supervisión, auditoría y certificación del proceso de descarga de agua.

Una metodología de cuatro pasos para garantizar la seguridad

El tratamiento y la descarga del agua almacenada en Fukushima siguen un meticuloso protocolo de cuatro etapas: Procesamiento, medición, dilución y descarga. Inicialmente, el agua se somete a un tratamiento del Sistema Avanzado de Procesamiento de Líquidos (ALPS) para reducir todos los elementos radiactivos, excepto el tritio, a niveles por debajo de los estándares reglamentarios. Posteriormente, el agua se diluye con agua de mar más de cien veces para garantizar que la concentración de tritio no supere los 1500 becquerelios por litro (Bq/L).

Vale la pena señalar que los estrictos estándares de Japón hacen que el límite de radiación regulado para el tritio sea de sólo 1500 Bq/L, una cifra significativamente por debajo del umbral de la Organización Mundial de la Salud de 10,000 Bq/L para el agua potable.

Tras el tratamiento y la dilución, el agua se vierte al mar a través de un sistema de tuberías subterráneas situado a un kilómetro de la central de Fukushima. Antes del vertido se realiza una serie de tres pruebas, y cualquier fallo en el cumplimiento del objetivo operativo requiere una purificación adicional.

La Compañía de Energía Eléctrica de Tokio supervisa toda la operación de liberación de agua, desplegando cuatro sistemas de monitoreo las 24 horas del día, los 7 días de la semana que rastrean los niveles de agua y las concentraciones de tritio. Hasta la fecha, todos los sistemas funcionan según las expectativas.

Después de la descarga, se recolectan muestras de agua en 10 puntos dentro de un radio de 3 kilómetros cerca de la costa para monitorear los niveles de tritio. Si la concentración supera los 700 Bq/L, la operación se detiene inmediatamente.

Además, los datos publicados por el Ministerio de Medio Ambiente de Japón el 27 de agosto demostraron que todos los lugares de prueba tenían concentraciones de tritio muy por debajo de los límites detectables, lo que confirma que no ha habido ningún impacto adverso en la salud humana o en el medio ambiente. Así lo corrobora la Agencia de Pesca japonesa, que reveló que no se encontraron niveles detectables de tritio en el pescado capturado cerca de la planta de Fukushima Daiichi.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.