Jared Kushner y el misterio del primer confinamiento en Estados Unidos

Por Jeffrey A. Tucker
25 de Agosto de 2022 4:20 PM Actualizado: 25 de Agosto de 2022 4:20 PM

Opinión

La posibilidad de confinamientos en EE.UU., nunca intentados a esta escala en la historia de las pandemias, ya estaba en el aire a principios de marzo de 2020. La teoría del bloqueo había estado dando vueltas durante 15 años y China fue la primera en probarlo y en afirmar enormes éxitos, aunque sea fraudulentamente.

Increíblemente, Estados Unidos también estaba listo para probarlo, pero lograr que Trump se uniera iba a tomar un poco de trabajo. El gobierno federal tenía el poder de la cuarentena desde 1944. Eso lo sabíamos. Pero ¿cuán amplio podría ser su ejercicio? ¿Se atreverían a poner en cuarentena al sano con el enfermo? ¿Hasta dónde llegaría esto?

Gracias a varios relatos periodísticos, tenemos una mejor idea de lo que sucedió en la Casa Blanca antes de la terrible conferencia de prensa del 16 de marzo de 2020 de Donald Trump, Anthony Fauci y Deborah Birx en la que se anunciaron los confinamientos. Junto con eso vino un aviso con letra pequeña sobre el cual el siempre confiado Trump aparentemente no sabía nada: “Bares, restaurantes, patios de comidas, gimnasios y otros lugares interiores y exteriores donde se congregan grupos de personas deben estar cerrados”.

Vuelve a leer esas palabras. ¿Alguna vez algún gobierno ha emitido algo como esto en la historia del mundo, antes de que lo hiciera China? No puedo pensar en un caso. Cierra no solo los lugares donde la gente se “congrega”, sino también todos los lugares donde se pueden congregar. Iglesias, reuniones de AA, clubes cívicos, bibliotecas, museos, ¡casas! ¡Y esto sucedió bajo la supervisión de Trump, aquí mismo en Estados Unidos! Debería haber una palabra para describir algo más extremo que totalitario.

Hubo una cantidad de personas en el círculo de Trump en esos días que demostraron estar lo suficientemente aterradas y confundidas como para abrazar la idea. Pero ¿Quién escribió precisamente esas palabras en la hoja entregada a los periodistas?

No podemos decirlo con certeza, pero el yerno de Trump, Jared Kushner, jugó un papel importante. Había reclutado a dos amigos cercanos de la universidad para que lo ayudaran: Nat Turner y Adam Boehler. Ambos eran graduados de la Escuela Wharton, como Trump. Jared de alguna manera creía que sabían algo sobre pandemias porque trabajaban en la prestación de atención médica. Así que los llamó.

Boehler encabezó la Corporación Financiera de Desarrollo Internacional de EE.UU. de USD 60,000 millones y todavía lo hace. Es una de esas muchas agencias que arroja contratos y dinero en efectivo a los peces gordos dentro de la industria. Antes de ese trabajo, fue jefe de los servicios de entrega de Landmark Health, lo que significa que sabía de negocios y finanzas, no de salud pública. Es uno de esos ejecutivos de las altas finanzas que se sintieron atraídos por la sanidad no por la ciencia, sino por el dinero.

En cuanto a Turner, es un emprendedor en serie que comenzó vendiendo serpientes en el garaje de sus padres. Realmente. Fundó una agencia de publicidad que eventualmente vendió a Google hace 10 años, Invite Media, por más de USD 70 millones. Su empresa Flatiron, un software de registro electrónico relacionado con la oncología, se vendió a Roche en 2018 por USD 1900 millones. Su página en Wharton School lo describe como “Joven, emprendedor”. Ahora es un inversionista multimillonario inverosímilmente joven.

¡Ligado a Google!

El libro “Escenario de pesadilla” (2021) explica lo que sucedió a continuación. El 13 de marzo de 2020:

“Boehler y Turner se metieron en una habitación en el sótano del ala oeste y comenzaron a llamar a personas que comprendían tanto la escala de la crisis como la política. Durante ese fin de semana, elaboraron recomendaciones y luego las distribuyeron con Birx y Fauci. Las pautas se refinaron aún más antes de presentárselas a Trump en la Oficina Oval. Querían recomendar cerrar la educación presencial en las escuelas. Cierre de comedores interiores en restaurantes y bares. Cancelación de viajes”.

“Birx y Fauci vieron las pautas como una pausa crucial que les daría algo de tiempo para comprender mejor la pandemia. Cerrar vuelos no fue suficiente, dijeron; habría que hacer más… Boehler, Kushner, Birx, Fauci y otros asistentes le presentaron a Trump las recomendaciones varios días después, ansiosos por lo que podría decir. Kushner había estado preparando a Trump para la posibilidad de que tuvieran que tomar medidas más “draconianas“.

Este relato no es especulativo. El mismo Kushner en su nuevo libro cuenta una historia muy similar:

“En mi camino a la Casa Blanca temprano a la mañana siguiente, 12 de marzo, mi hermano [inversionista multimillonario] Josh llamó desde la ciudad de Nueva York. Describió las señales preocupantes: La ciudad había cancelado su desfile anual del Día de San Patricio, miles de personas estaban en cuarentena y millones más estaban abandonando la ciudad. Cuando le dije que me pidieron que respondiera, me sugirió: ‘Deberías llamar a Adam'”.

¡Llama a Adán!

¿Por qué no llamar, oh, por ejemplo, a un científico de salud pública? ¿Alguien con algo de experiencia en virus? ¿Un médico? Las universidades están llenas de ellos. ¿Alguien, cualquiera, con conocimiento y experiencia reales? No. Fue completamente una operación de compinches, tontos privilegiados a punto de apoderarse de la vida privada de cientos de millones de personas.

“Boehler fue la persona perfecta para ayudarnos con la respuesta de COVID del gobierno federal, especialmente porque tenía las habilidades para superar las feroces rivalidades entre el equipo de atención médica de la administración… Después de la reunión, Boehler y yo nos reunimos en mi oficina y comenzamos a esbozar cómo podríamos ayudar con las pruebas y los suministros. Para obtener apoyo adicional, llamamos a nuestro amigo en común y exitoso empresario de atención médica, Nat Turner…”

“Al lidiar con la escasez de hisopos de algodón y otros suministros, enfrentamos otro problema: La necesidad de desarrollar pautas de salud pública”.

Detengámonos justo ahí y consideremos esta situación. Oh, necesitaban pautas para que el resto de nosotros las siguiéramos, por razones de política y relaciones públicas. Después de todo, seguramente son los maestros del oficio. Continuando:

“Dado que las personas de todo el país estaban confundidas y preocupadas, Birx y Fauci habían estado discutiendo la necesidad de un conjunto unificado de estándares federales para ayudar a los estadounidenses a comprender qué deben hacer para mantenerse a salvo y frenar la propagación del virus. Insistieron en que estas pautas ayudarían a evitar que los hospitales se vean abrumados. A pesar de todo lo que se habló durante la última semana, nadie había tomado medidas para producir un documento. Cuando Nat Turner señaló el problema…”

Una vez más, detengamos la cinta allí. Nat Turner señaló que nadie había emitido todavía ninguna orden. Buena llamada, amigo. Alguien tiene que hacerlo bien. Simplemente abra un documento de Google y póngase a trabajar en la redacción de un plan central para todo el país. Tienes un plazo de dos horas.

“Le pedí que se coordinara con Derek Lyons para producir un borrador y lo alenté a llamar al Dr. Scott Gottlieb, exdirector de la FDA y un reconocido experto en salud pública [y miembro de la junta de Pfizer]. Estuve tratando de persuadir a Gottlieb para que volviera al gobierno por un período breve para ayudarnos a organizar mejor nuestra respuesta y apoyar nuestro esfuerzo por desarrollar una vacuna”.

“Cuando llamamos a Gottlieb, estaba agradecido de que estuviéramos preparando pautas. “Deberían ir un poco más allá de lo que te sientes cómodo”, dijo. “Cuando sientes que estás haciendo más de lo que deberías, es una señal de que lo estás haciendo bien”.

Mira, toda esta escena realmente aturde la mente. Llamadas telefónicas, documentos apresurados, amigos de amigos, ejecutivos farmacéuticos. ¡Gente que sabe!

El resultado fue un documento que confinó a Estados Unidos y al mundo, todo redactado por aficionados de rango con privilegios impíos, que no pensaron en preguntarle a expertos desinteresados. Lo que sea que escribieron afectaría la vida de 333 millones de personas de costa a costa. ¿Pensaron en eso? ¿Les importaba? ¿Pensaron alguna vez en personas que no eran de su clase y pedigrí?

El resultado: Trump estuvo de acuerdo con las “directrices”, lo que condujo a la decisión de confinamiento más trascendental en la historia de la salud pública e incluso en toda la historia de la humanidad. Cerró hospitales, hogares de ancianos y todos los establecimientos comerciales del país, excepto los llamados esenciales. Los hogares también: El CDC dijo que no pueden venir más de diez personas a tu casa a cenar.

Así que aclaremos esto. Esta decisión, que arruinó la vida en Estados Unidos y en todo el mundo, y que eventualmente provocó la pérdida de la presidencia y del Congreso, fue tomada por un puñado de empresarios tecnológicos bien conectados con NINGUNA experiencia en enfermedades infecciosas, epidemiología, inmunología, historia de la pandemia, o cualquier otra cosa que no sean clases de administración y negocios en Wharton School. Con conexiones cercanas a Google. Y lo hicieron en cooperación con un miembro de la junta de las Grandes Farmacéuticas que terminó obteniendo miles de millones en ganancias de las vacunas obligatorias que se impusieron al pueblo estadounidense. Además, Google hizo una fortuna.

Aparentemente, lo anterior es una historia real, basada en un relato de primera mano y un relato periodístico. El mundo fue destrozado por un vendedor de serpientes literal, el inventor de DoorDash para medicamentos financiado por Google, un gran ejecutivo farmacéutico, un burócrata que vivía de la generosidad del SIDA, una estrella octogenaria de los medios que había estado en el gobierno durante 40 años, además del yerno de un proveedor de marcas fácilmente embaucado que imaginó durante sus años como director ejecutivo que podía cerrar un país y volverlo a encender. Constituyen una plétora de élites que se abrieron camino hasta la cima y desplegaron su nuevo poder en formas sumamente inmorales que arruinaron este país y muchos otros.

Ahora, para ser claros, seguramente hay mucho más en esta historia. Por un lado, incluso mientras estas aves estaban deliberando, el Departamento de Salud y Servicios Humanos ya había emitido el 13 de marzo una orden de cierre marcada como clasificada. Entonces, ya estaba en las cartas. Tal vez estos tontos solo creían que estaban a cargo cuando el poder real estaba más arriba. No sé. Pero me gustaría que fuera así. Es como un caleidoscopio que nunca deja de girar. Lo que sabemos ahora es suficiente escándalo.

Del Instituto Brownstone


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.