Joe Biden quiere confiscar patentes de fármacos costosos y recurrir al gobierno para abaratarlos

La administración Biden ha propuesto una nueva norma que permitiría al gobierno confiscar las patentes de medicamentos caros desarrollados con financiación federal

Por Tom Ozimek
07 de Diciembre de 2023 8:45 PM Actualizado: 08 de Diciembre de 2023 5:54 AM

El gobierno de Biden ha propuesto una nueva norma que permitiría a las autoridades federales incautarse de las patentes de medicamentos costosos desarrollados con dinero de los contribuyentes y dejar que terceros utilicen esas patentes para que los fármacos sean más baratos.

El 7 de diciembre, el Instituto Nacional de Normas y Tecnología (NIST), organismo dependiente del Departamento de Comercio de EE.UU., publicó un proyecto de directrices para que los organismos públicos evalúen cuándo puede ser apropiado invocar lo que se conoce como derechos de ” intervención” en el marco jurídico de la Ley Bayh-Dole.

La Ley Bayh-Dole, que es la abreviatura de la Ley de Procedimientos de Patentes Universitarias y de Pequeñas Empresas de 1980, otorga al gobierno la autoridad para suspender las patentes de productos o invenciones que se desarrollaron con financiación federal si esos productos o invenciones no se ponen a disposición del público.

Las nuevas directrices propuestas, revisadas por The Epoch Times, pretenden modificar la Ley Bayh-Dole de tal forma que el elevado precio (de un producto o invento desarrollado con dinero de los contribuyentes) sea condición suficiente para que el Gobierno pueda ejercer las disposiciones de la ley relativas a la “intervención”.

Estas disposiciones -que el gobierno ha solicitado invocar en el pasado, pero nunca lo ha hecho- permitirían a las autoridades confiscar las patentes de medicamentos considerados demasiado caros (cuando el titular original de la patente los pone a la venta) y conceder licencias a terceros para producir esos medicamentos y venderlos más baratos.

“Dejaremos claro que cuando las compañías farmacéuticas no vendan medicamentos financiados por los contribuyentes a precios razonables, estaremos preparados para permitir que otras compañías proporcionen esos medicamentos por menos”, dijo Lael Brainard, asesora de la Casa Blanca, en una llamada con periodistas.

El borrador se publicará en el Registro Federal el 8 de diciembre y se someterá a un periodo de comentarios públicos de 60 días.

El presidente Joe Biden elogió el borrador de la propuesta como una forma de frenar “la especulación con los precios de las grandes farmacéuticas”, mientras que el principal grupo comercial de la industria farmacéutica, Pharmaceutical Research and Manufacturers of America, dijo que sería una pérdida para los pacientes estadounidenses al hacer que la investigación financiada por el gobierno se quedara “en un estante, sin beneficiar a nadie.”

Enfrentamientos

Según el nuevo proyecto de directrices, el gobierno podrá tener en cuenta “la razonabilidad del precio” a la hora de decidir si invoca o no el derecho de intervención.

Otorga a las agencias federales el poder de actuar “si parece que el precio es extremo, injustificado y explotador de una necesidad de salud o seguridad”.

Si bien debe tenerse en cuenta el precio inicial de un determinado medicamento cuando se lanza por primera vez, otra posibilidad para activar el uso de las disposiciones de intervención sería un “aumento repentino y pronunciado del precio en respuesta a una catástrofe”.

El presidente Biden dijo en un comunicado que su administración propone que si un medicamento se fabrica con fondos de los contribuyentes y “no está razonablemente disponible para los estadounidenses”, entonces el gobierno podría ” intervenir” y conceder la licencia de ese medicamento a un productor que pueda fabricarlo y venderlo por menos.

“Es bueno para la competencia. Es bueno para nuestra economía”, dijo el presidente. “Y es bueno para los millones de estadounidenses que no pueden pagar sus medicamentos, que conocen demasiado bien esa delgada línea entre la dignidad y la dependencia que puede trazar el precio de un medicamento recetado”.

La propuesta suscitó una reacción crítica del grupo comercial Pharmaceutical Research and Manufacturers of America (PhRMA).

“Esto supondría otra pérdida para los pacientes estadounidenses que confían en la colaboración entre el sector público y el privado para avanzar en nuevos tratamientos y curas. La administración nos devuelve a una época en la que la investigación gubernamental se quedaba en un estante, sin beneficiar a nadie”, dijo PhRMA en un post en X.

El grupo comercial argumentó que la razón por la que Estados Unidos lidera el mundo en el desarrollo de medicamentos es precisamente porque la estructura actual de la ley permite al sector privado trabajar con el gobierno y los centros de investigación académica “en beneficio de los pacientes.”

“Esta última propuesta es otra mala política de una administración empeñada en ceder nuestro liderazgo en ciencias de la vida a otros países y robar a los estadounidenses la esperanza que dan los nuevos tratamientos y curas”, añadió el grupo.

En una entrada de blog, PhRMA afirmó que Bayh-Dole funciona bien en su forma actual y que, en los últimos 25 años en que ha estado en vigor, ha aportado 1.9 billones de dólares a la economía estadounidense y ha creado 6.5 millones de puestos de trabajo.

¿Qué dicen los autores de la Ley Bayh-Dole?

Los autores de la Ley Bayh-Dole, los difuntos senadores Birch Bayh ( D-Ind.) y Robert Dole (R-Kan.), han declarado públicamente que la ley que desarrollaron no pretendía que el gobierno pudiera fijar los precios de los productos.

“La ley no hace referencia a un precio razonable que deba ser dictado por el gobierno”, escribieron ambos en un artículo de opinión en The Washington Post. “Esta omisión fue intencionada; el objetivo principal de la ley era incitar al sector privado a buscar la colaboración público-privada en la investigación en lugar de centrarse en su propia investigación patentada”.

Los dos senadores argumentaron que, por cada dólar de los contribuyentes que el gobierno gasta en la investigación de un determinado producto o invento, la industria privada debe gastar “al menos 10 dólares” para llevarlo al mercado y que el objetivo de su ley era “estimular la interacción” entre la investigación pública y la privada para que los pacientes pudieran beneficiarse antes de las innovaciones científicas.

“El gobierno por sí solo nunca ha desarrollado los nuevos avances en medicinas y tecnología que se convierten en productos comerciales”, escribieron ambos, añadiendo que la intención de la ley era más novedosa para permitir al gobierno revocar una licencia en función del precio del producto o de alguna forma ligada a la rentabilidad de la empresa que lo ha comercializado.

“La ley que aprobamos trata de fomentar una asociación que impulse avances para ayudar a los estadounidenses”, escribieron.

Según la Ley Bayh-Dole, el Gobierno tiene potestad para confiscar las patentes de medicamentos financiados con fondos federales, pero sin utilizar el precio como criterio.

La propuesta llega en un momento en que el ala más progresista del Partido Demócrata ha arreciado las críticas a los fabricantes de medicamentos por los elevados precios de sus productos y ha pedido al gobierno de Biden que utilice el poder de intervención para bajar los precios.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.