Joven paciente de COVID-19 describe una experiencia aterradora

Por JAMIE JOSEPH
31 de Marzo de 2020 5:09 PM Actualizado: 31 de Marzo de 2020 5:09 PM

Orange, California — “Tenía un sudor frío. Mi cuerpo estaba muy, muy adolorido. Tenía un dolor de cabeza que me partía, como una gran migraña que me golpeaba y luego ocasionaba algo de náuseas también”.

El residente del condado de Orange, Jason Sievert, de 32 años, se despertó el 14 de marzo con lo que pensó que era un fuerte brote de gripe: fiebre, náuseas y fatiga.

“Tuve escalofríos y fiebre de 38 [grados]”, dijo Sievert a The Epoch Times.

Inmediatamente después, casi vomita cuando se levantó de la cama.

“Me tomé la [temperatura] inmediatamente porque sabía que estaba enfermo”, añadió.

Usualmente, Sievert, gerente de marca de una agencia de mercadeo digital en Irvine, tiene un estilo de vida activo, lleno de yoga, caminatas y visitas al gimnasio. No sería raro encontrarlo al aire libre el fin de semana, haciendo snowboard en la montaña Big Bear o haciendo un tee-shot en el campo de golf con amigos.

Nunca se imaginó que sería uno de los muchos que lucharían contra el nuevo virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como el nuevo coronavirus.

Pero sus síntomas empeoraron y la pesadilla de un brutal virus respiratorio que ha causado una pandemia mundial se convertiría en la nueva realidad de Sievert durante los próximos 16 días.

“No podía ni hablar” sin toser

Los primeros síntomas de Sievert aparecieron cuando se despertó el sábado por la mañana. Al día siguiente, las cosas empezaron a empeorar.

“Hacia el final del fin de semana, cuando empecé a desarrollar un poco de tos, fue cuando me di cuenta de que podía ser COVID-19”, dijo Sievert.

“No tenía apetito y fue entonces cuando perdí mi sentido del olfato y del gusto”.

El día antes de enfermarse, su empresa había autorizado trabajo desde casa para todos sus empleados, por lo que en ese momento se puso en contacto con sus compañeros de trabajo y les preguntó si mostraban algún síntoma. No los tenían.

Para entonces, la enfermedad había progresado aún más y la tos seca empeoró.

De pronto, Sievert no podía tomar “de un cuarto a un octavo de aliento sin toser”, dijo. Otro síntoma típico, la dificultad para respirar, le siguió poco después.

“No podía ni siquiera decir unas pocas palabras en ese momento sin toser demasiado”, dijo.

Fue entonces cuando llamó por primera vez a un doctor.

Dificultad para convencer a los médicos que le hicieran una prueba

“Llamé a todos mis doctores, tratando de hacerme la prueba o al menos tratar de conseguir una prueba de detección”, dijo.

Pero no fue fácil conseguir una prueba.

“Era casi imposible en ese momento”, dijo — porque su médico de cabecera no tenía un suministro de kits de prueba. Con la demanda en aumento, tampoco era elegible para una prueba de detección, según el consultorio de su médico.

Pero cuando su condición empeoró, pronto se desesperó, así que llamó a la sala de emergencias.

“Entonces llamé a la sala de emergencias, porque había escuchado que uno podía tratar de ser examinado por un doctor de emergencias”, dijo Sievert. Sin embargo, eso tampoco funcionó.

“Así que, incluso eso fracasó. Agoté todos los caminos que pude”.

Con su salud empeorando, Sievert decidió hacer lo que estaba en sus manos y realizar una auto-cuarentena.

Pero pronto los síntomas se volvieron insoportables.

Intentándolo de nuevo, llamó al consultorio de su médico y pidió que lo vieran para una revisión. Cuando los médicos lo escucharon por teléfono —luchando por sacar una frase, interrumpida por la tos constante— finalmente accedieron a examinarlo.

“No podía decir ni unas pocas palabras en ese momento sin toser mucho”, explicó Sievert. “Así que me escucharon por teléfono y dijeron: ‘Está bien, ven’”.

“Y fue entonces cuando me dieron la referencia para ir a la clínica a hacerme la prueba”.

Mirian Fuentes, asistente médica, habla con alguien que se presentó en una clínica de manejo con cita previa establecida por el Centro Médico de la Universidad de Washington Centro Médico de Pacientes Externos del Noroeste el 17 de marzo de 2020 en Seattle, Washington.  (Karen Ducey/Getty Images)

Visitando la clínica

Sievert se las arregló para ir a la clínica en su Volkswagen Golf eléctrico, aunque dijo que probablemente no podría haber conducido unos días antes.

La clínica era un centro de pruebas en el auto en Anaheim, parte del sistema de salud de Providence.

Sievert describió su visita en detalle.

En la primera estación, los médicos hacen a los pacientes una serie de preguntas. Si los pacientes califican para las pruebas, conducen hasta la segunda estación, donde se estacionan. El personal médico procederá entonces con el examen.

“Enviarán a los médicos a tu ventana, con máscaras y todo, y luego te harán más preguntas”, dijo Sievert. “Definitivamente sabían que [tenía el virus] en ese momento y me miraban espantados”.

Algunas de esas preguntas incluían: ¿Ha viajado fuera del país? ¿Tiene fiebre? ¿Tiene dificultad para respirar y tos? ¿Ha perdido el apetito? ¿Ha perdido su sentido del olfato y del gusto?

Después de que Sievert tosiera sus respuestas, los doctores finalmente administraron el test insertando un largo hisopo en su nariz.

“Te meten un palo muy largo con un algodón al final y básicamente lo ponen en tu cerebro”, dijo Sievert. “Es realmente incómodo. Y lo mandan al laboratorio para examinarlo”.

Después que la prueba fue completada, Sievert firmó algunos papeles y se le dijo que recibiría una llamada con los resultados de la prueba dentro de cuatro a seis días.

El día cinco, recibió la llamada. Confirmaba lo que ya sabía: había dado positivo en la prueba de COVID-19.

Finalmente mejorando

La clínica le dijo a Sievert que permaneciera en cuarentena y le dijo que se mantuviera alejado de la gente por lo menos tres días después de que los síntomas hubieran desaparecido por completo.

Aunque comparte una casa con otras dos personas en Tustin, se refugió en su gran habitación la mayor parte del tiempo. Recibió una receta para un inhalador para ayudar con la tos después de su visita inicial al médico, pero nada más.

Finalmente, después de 11 días, comenzó a sentirse un poco mejor, aunque todavía no tenía sentido del gusto ni del olfato.

Dieciséis días después de que comenzaran los síntomas, sintió como si se hubiera recuperado completamente. Sus sentidos del gusto y el olfato habían vuelto, y solo quedaba el más leve rastro de tos, normalmente por la mañana.

El residente del condado de Orange Jason Sievert (izq) y sus amigos disfrutan de un día de excursión antes de que le diagnosticaran COVID-19. (Cortesía de Jason Sievert)

Consejo de un paciente

“Honestamente, en este momento, no creo que, con el tiempo que lleva hacerse la prueba y obtener los resultados, valga la pena ir a hacerse la prueba”, dijo Sievert.

Cree que es mejor para los que creen que tienen síntomas leves que se pongan en cuarentena y limiten el movimiento, ya que el proceso de prueba es muy difícil y los suministros son limitados.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) también señalan que no todos los casos necesitan pruebas. Algunos con síntomas leves pueden quedarse en casa y tomar las precauciones recomendadas para detener la propagación de la enfermedad sin hacerse los exámenes.

Pero los CDC señalan que quienes experimentan síntomas graves, como dificultad para respirar, labios azulados, confusión y dolor de pecho persistente, deben buscar atención médica. También sugieren llamar a los profesionales médicos para pedir recomendaciones y señalan que la necesidad de realizar una prueba es decidida por los profesionales de la salud de la localidad.

“Si sientes síntomas leves, porque en ese momento probablemente ya los tuviste por un tiempo, y si no estás en el periodo final… solo te arriesgas a exponerte si lo haces”, dijo Sievert.

Él piensa que para cuando se descubra que puedes tener el virus, y si los síntomas son leves, tal vez sea mejor que te quedes en casa.

“Creo que solo empeorará las cosas si la gente se sigue asustando y tratando de salir, hacerse la prueba, y salir a lugares públicos, y exponerse aún más”, agregó.

No es broma

Unas semanas antes de que contrajera el virus, Sievert aún no se había dado cuenta de la gravedad de la amenaza. Incluso hizo bromas sobre ello.

“Todavía era una especie de ‘forma de juego’, en el que haces bromas sobre ello, pero también te lo tomas en serio”, admitió.

Ahora se da cuenta de la gravedad de la amenaza e insta a los demás a tomar la enfermedad en serio.

“Soy una persona extremadamente sana, así que fue algo divertido, porque estaba hablando como un idiota antes de contagiarme”, dijo Sievert. “Estaba bromeando diciendo, ‘Tengo el mejor sistema inmunológico para ello, me he estado preparando para ello durante tanto tiempo con mi estilo de vida'”.

Había “duplicado” los pedidos de Daily Harvest, que son recetas orgánicas entregadas directamente a las residencias y se abasteció de “suministros básicos y desinfectantes”. Pero aún así no fue suficiente.

Sievert no había estado cerca de nadie que viajara recientemente y tampoco había viajado fuera del país, lo que significa que lo más probable es que contrajera el virus por transmisión comunitaria.

Hasta el 30 de marzo, los funcionarios de salud del condado de Orange habían informado de 464 casos del virus, incluyendo cuatro muertes.

En cumplimiento de los dictámenes del estado de California, el condado ha emitido una orden de permanecer en casa y cerrar los negocios no esenciales hasta nuevo aviso.

“Sabemos que existe un riesgo en todo el condado”, dijo David Souleles, director de servicios de salud pública de la Agencia de Salud del condado de Orange, en una conferencia de prensa el 27 de marzo. “No necesitamos que la gente asuma que si su ciudad tiene un número alto o un número bajo están en mayor o menor riesgo”.

“En este momento no es ni siquiera gracioso bromear sobre esto”, dijo Sievert.

The Epoch Times se refiere al novedoso coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, como el virus del PCCh porque el encubrimiento y la mala gestión del Partido Comunista Chino permitieron que el virus se propagara por toda China y creara una pandemia mundial.

A continuación

Pacientes desatendidos en un hospital de Wuhan

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.