Juez de Colorado dirá si Trump participó en “insurrección” y si cumple requisitos para ocupar el cargo

Por Catherine Yang
16 de Noviembre de 2023 12:38 PM Actualizado: 16 de Noviembre de 2023 12:38 PM

El miércoles, la jueza del Tribunal del Segundo Distrito de Colorado, Sarah Wallace, escuchó los argumentos finales de los partidos en un caso de la 14° enmienda, en el que los demandantes buscaban eliminar al expresidente Donald Trump de las boletas primarias del estado mientras busca la reelección.

Apartándose de los tribunales estatales que han revisado y desestimado otros casos similares debido a falta de legitimación o jurisdicción, la juez Wallace presidió un juicio que abordó la cuestión de si los acontecimientos del 6 de enero de 2021 constituían una “insurrección”. Tiene previsto emitir un fallo el fin de semana.

La Enmienda 14, ratificada después de la Guerra Civil, otorgó igualdad de derechos y ciudadanía a todos los nacidos o naturalizados en Estados Unidos, con el propósito de extender estos derechos y ciudadanía a los que fueron esclavos. Incluía una disposición, la Sección 3, que descalificaba a quienes habían participado en “insurrecciones” o “rebeliones” para ocupar cargos sin un voto de dos tercios del Congreso que los calificara.

Los activistas han lanzado varias peticiones civiles de este tipo contra funcionarios electorales estatales en todo el país, argumentando que esto descalifica al presidente Trump para postularse nuevamente para un cargo. Varios estados ya han desestimado estos casos, siendo Michigan el último en sumarse a ellos el martes. Anteriormente, la Corte Suprema de Estados Unidos se negó a escuchar un caso similar, pero los abogados de ambas partes, en casos como este en Colorado, esperan apelar sus decisiones ante el tribunal superior.

El presidente Trump interviene en el caso de Colorado, pero no es el demandado. En este caso, como en los demás, el secretario de Estado es el demandado, y los demandantes -votantes locales- argumentan que el principal funcionario electoral del estado debe sacar a Trump de la papeleta.

Varios secretarios de Estado de todo el país, a lo largo de ambos lados del espectro político, han hecho declaraciones públicas argumentando que no tienen ese poder según las leyes estatales, y este asunto de la descalificación de la 14° Enmienda es un tema que deben resolver los tribunales.

La secretaria de Estado de Colorado, Jena Griswold, al igual que otros secretarios de estado que demandaron en casos similares, se negó a discutir si tuvo lugar una insurrección. Sin embargo, a diferencia de otros secretarios, la oficina de Griswold argumentó que “no se cumple ningún propósito electoral” al incluir a un candidato “no elegible” en la boleta, y pidió al tribunal que se pronunciara sobre la cuestión de la calificación del presidente Trump, lo que llevaría a una acción por parte de la secretaria.

El Partido Republicano del estado, otro interventor, argumentó en contra de esta posición, afirmando que las votaciones primarias son una cuestión de partido, señalando los recientes fallos en Michigan y Minnesota que así lo afirman. Si estuviera dentro de la oficina del secretario investigar las calificaciones de los candidatos presidenciales primarios, habría estatutos, personal y presupuesto de apoyo, argumentaron.

Señalaron la afirmación de la secretaria de que el límite de cualquier “investigación” que realicen es verificar los documentos presentados por los candidatos.

Informe del 6 de enero y argumentos finales

El informe del Comité Selecto del 6 de enero ocupó un lugar destacado en el juicio y en los argumentos finales. Los abogados de los demandantes se habían basado en las conclusiones, los hechos, los testigos y las acusaciones del informe como base para sus argumentos, a lo que el abogado del presidente Trump, Scott Gessler, exsecretario de Estado de Colorado, objetó varias veces.

Gessler intentó omitir el informe de la evidencia en sus argumentos iniciales, describiéndolo como un informe controvertido y partidista. En sus alegatos finales, dijo que los peticionarios no habían tratado de demostrar lo contrario.

Sean Grimsley, abogado de los demandantes, relató los puntos presentados a lo largo del juicio en sus argumentos finales, que de hecho surgieron del informe del comité. Mostró imágenes de las cámaras corporales de los agentes de policía, testimonios de agentes que creían que su vida estaba en peligro y citas sobre combates cuerpo a cuerpo durante horas ese día, y afirma que “este fue un ataque coordinado” que ocurrió a instancias del presidente Trump.

Además de basarse en el informe del comité, los tuits del presidente Trump aparecieron en gran medida en los argumentos finales, y Grimsley argumentó que el presidente Trump no hizo nada para reducir la violencia ese día, cuando “solo él tenía el poder” para hacerlo.

Grimsley argumentó que el presidente Trump había “profanado” su juramento y no debería poder volver a ocupar el cargo.

El Sr. Gessler trató de contrarrestar la admisibilidad del informe en sus argumentos finales, diciendo que el comité había sido parcial desde el principio, como lo demuestra el testimonio del abogado Timothy Heaphy. Heaphy dirigió la investigación del comité y dijo que era “un hecho obvio” que el presidente Trump participó en una “insurrección”, y esa había sido la hipótesis de trabajo que mantuvieron desde el comienzo de la investigación.

Añadió que el Sr. Heaphy testificó que los investigadores han sido fuertemente “dirigidos” por los miembros del Congreso que forman parte del comité. Gessler argumentó que todos esos miembros habían votado a favor del impeachment del presidente Trump y habían prejuzgado al presidente Trump.

Sostuvo además que había una distinción clara entre “incitar a la violencia” y “participar” en una “insurrección”, y que los demandantes habían combinado ambas cosas al presentar su caso. Incluso si las ideas pudieran combinarse, no hay evidencia de que el presidente Trump haya “incitado” tal comportamiento ilegal, agregó, señalando la prueba de Brandenberg, que determina cuándo el discurso se utiliza para incitar a acciones ilegales y, por lo tanto, no está protegido por la Primera Enmienda.

Los demandantes habían traído a un experto en extremismo de derecha, quien testificó que el presidente Trump tenía una “relación” con extremistas violentos construida a lo largo de cinco años. Sin embargo, dijo que no podía hablar del estado mental del presidente Trump, y que la interpretación del discurso de un oyente por sí sola no pasaría la prueba de Brandenberg.

Gessler argumentó que no se presentó ninguna evidencia de que el presidente Trump tuviera la intención de causar violencia, y mucho menos una insurrección. Dijo que el presidente Trump había declarado públicamente que lo que quería era que el vicepresidente retrasara la certificación de los votos en medio de impugnaciones pendientes y no resueltas y devolviera las cosas a los estados.

Gessler también señaló que en total el juicio duró 17 horas.

“Este es un gran tema y fue una audiencia pequeña”, dijo. “Esto no estuvo ni cerca de involucrarse en violencia, insurrección o actividades ilegales”.

La jueza Wallace, haciendo un guiño a los fallos recientes, dijo que es posible que los tribunales estatales no tengan jurisdicción sobre el asunto, pero que no revisaría decisiones anteriores y emitiría un fallo. A menos que se conceda una prórroga, emitirá el fallo en un plazo de 48 horas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.