Juez de EE.UU. rechaza pedido de los Demócratas para detener la construcción del muro de Trump

Por Mimi Nguyen Ly - La Gran Época
04 de Junio de 2019 Actualizado: 04 de Junio de 2019

Un juez federal rechazó una demanda que los demócratas de la Cámara de Representantes querían utilizar para bloquear el plan del presidente Donald Trump de desviar fondos para ayudar a construir el muro fronterizo.

El Juez del Tribunal del Distrito de Columbia, Trevor McFadden,  dictaminó que la demanda carecía de capacidad legal (pdf). Los demócratas querían demandar a Trump por usar el dinero asignado por el Congreso para otros propósitos para construir el muro.

“Este es un caso sobre si una cámara del Congreso tiene los ‘medios constitucionales’ para reclutar al Poder Judicial en una guerra política contra el Presidente sobre la implementación de la legislación”, escribió McFadden.

“[Mientras] la Constitución otorga a los miembros de la Cámara muchos poderes, no les otorga la facultad de enviar al tribunal al Poder Ejecutivo y reclamar una dilución de la autoridad legislativa del Congreso”, agregó.

“Por lo tanto, el Tribunal carece de jurisdicción para escuchar las reclamaciones de la Cámara y negará su moción”.

El Departamento de Justicia apoyó la decisión de McFadden. En una declaración, un portavoz del departamento dijo: “El tribunal dictaminó acertadamente que la Cámara de Representantes no puede pedirle al poder judicial que se ponga del lado de las disputas políticas y no puede usar a los tribunales federales para lograr a través de un litigio lo que no pueden lograr utilizando las herramientas que brinda la Constitución”.

Los demócratas revisaron el fallo y están decidiendo si apelar, dijo a Reuters un portavoz de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Anteriormente, el 24 de mayo, el juez Haywood Gilliam Jr. había bloqueado USD 1 mil millones en fondos del Departamento de Defensa que Trump había querido usar para el muro fronterizo. El 30 de mayo, Gilliam rechazó los esfuerzos del gobierno para comenzar a construir el muro mientras apela a un tribunal superior.

Asegurar el financiamiento para la crisis fronteriza

Desde que asumió el cargo, Trump ha exigido que el Congreso financie la construcción de un muro en la frontera sur, la promesa histórica que hizo en su campaña. Los demócratas, cuyos votos son necesarios para alcanzar el umbral de 60 votos en el Senado, han frustrado todos los intentos.

En diciembre del año pasado, cuando el presidente mantuvo su promesa de campaña y se negó a firmar el proyecto de ley de gastos que llegó a su escritorio reteniendo fondos para un muro fronterizo, el Congreso no cumplió un plazo para financiar al gobierno, lo que provocó un cierre parcial. El cierre se prolongó durante 35 días, entre el 22 de diciembre y el 25 de enero, el más largo en la historia de los Estados Unidos.

El 14 de febrero, después de una prolongada batalla política, el Congreso y el presidente aprobaron USD 1.375 mil millones para la construcción de “cercas peatonales primarias” a lo largo de la frontera en el sureste de Texas. Este monto no era lo que pedía Trump, pero el presidente firmó los fondos y dijo que obtendría el dinero de otra manera para abordar la crisis humanitaria en la frontera suroeste.

Trump luego declaró una emergencia nacional el 15 de febrero. La medida le permitió redirigir los fondos del Departamento de Defensa, más allá de lo aprobado por el Congreso, hacia la construcción del muro fronterizo de EE. UU. y México.

Trump permitió la transferencia de USD 3.6 mil millones del presupuesto de construcción militar a la construcción del muro. El presidente también ordenó el cambio de USD 3,1 mil millones adicionales, por los que no se requirió declarar una emergencia nacional: USD 2,5 mil millones se transfirieron de las actividades antidrogas del Departamento de Defensa USD $ 601 millones del fondo de decomiso de activos del Departamento del Tesoro.

El 14 de marzo, el Senado aprobó una resolución privilegiada para terminar la declaración de emergencia de la frontera nacional de Trump. Luego, Trump utilizó su poder de veto por primera vez en su presidencia el 15 de marzo para anular esa resolución del Congreso.

El 26 de marzo, la Cámara liderada por los demócratas intentó, pero no pudo anular el veto de Trump. En ese momento, la Casa Blanca había asegurado USD 8.1 mil millones para la construcción del muro fronterizo.

En promedio, aproximadamente 2000 inmigrantes ilegales entran a los Estados Unidos diariamente, según la Casa Blanca. Muchos de los que ingresan tienen antecedentes penales o son pandilleros.

Los cárteles están aprovechando la frontera porosa para introducir grandes cantidades de drogas en el país, lo que contribuye a una ya devastadora crisis de opioides. Mientras tanto, se trafican alrededor de 10.000 niños a través de la frontera cada año para ser vendidos como esclavos sexuales.

Con informes de Reuters, y los escritores de La Gran Época Ivan Pentchoukov y Petr Svab.

***

Si te importan los hispanos, apoya el muro fronterizo

TE RECOMENDAMOS