Juez de Nueva York emite nueva orden de silencio en el caso de fraude contra Trump

Por Catherine Yang
03 de Noviembre de 2023 7:51 PM Actualizado: 03 de Noviembre de 2023 7:51 PM

El juez de la Corte Suprema de Nueva York Arthur Engoron emitió el viernes una nueva orden de silencio, esta vez prohibiendo a los abogados del expresidente Donald Trump hacer comentarios sobre sus empleados después de que los abogados defensores se enfrentaran con el juez en el tribunal esa misma mañana por esta cuestión.

El juez explicó en su orden escrita que originalmente había impuesto la orden de silencio “sólo a las partes, operando bajo el supuesto de que tal orden de silencio sería innecesaria para los abogados, que son funcionarios de la corte”.

A continuación, nombró a los abogados de Trump Christopher Kise, Clifford Robert y Alina Habba, escribiendo que en repetidas ocasiones hicieron, de manera oficial, “comentarios inapropiados sobre mi secretaria judicial principal, acusándola falsamente de parcialidad contra ellos y de influir indebidamente en el juicio en curso”.

“Los abogados del demandado han pronunciado largos discursos alegando que es impropio que un juez consulte con un secretario judicial durante un proceso en curso, y que el pasar notas de un juez a un secretario judicial, o viceversa, constituye una ‘ impresión de improcedencia’ impropia en este caso. Estos argumentos carecen de fundamento”, escribió.

“Mis asistentes jurídicos son funcionarios públicos que desempeñan su trabajo de la manera que yo les pido. Esto incluye proporcionar autoridad legal y opiniones, así como responder a las preguntas que les planteo”, dijo.

Además, desestimó los argumentos de la Primera Enmienda de los abogados defensores el viernes contra la orden de silencio que había impuesto al presidente Trump, escribiendo que su orden había sido “tan estrechamente adaptada como sea posible para lograr su propósito, que es proteger la seguridad de mi personal y promover la progresión ordenada de este juicio”.

Prohibió a todos los abogados hacer declaraciones que “se refieran a cualquier comunicación confidencial, en cualquier forma, entre mi personal y yo”.

“El incumplimiento de esta directiva dará lugar a sanciones graves”, escribió.

La orden de silencio original

El juicio por el caso presentado contra el presidente Trump por la fiscal general de Nueva York, Letitia James, comenzó el 2 de octubre, y un día después se emitió una orden de silencio.

El presidente Trump había publicado un posteo en Truth Social en el que nombraba a Allison Greenfield, la principal asistente jurídica del juez Engoron, e incluía una captura de pantalla de su Instagram en la que posaba para una foto con el senador demócrata Chuck Schumer. Acusó a la Sra. Greenfield de ser partidista y parcial contra él, que el juez seguía sus consejos.

Diez minutos después, el mensaje fue borrado y las partes se reunieron con el juez en un encuentro a puerta cerrada que más tarde se reveló como una discusión sobre el asunto. El juez Engoron dijo en el tribunal que se prohibía a todas las partes hacer declaraciones públicas, incluidos posteos y correos electrónicos, sobre cualquiera de sus empleados, y que se trataba de una orden formal de silencio.

Cuando el juez se enteró de que un sitio web de la campaña de Trump no había borrado el posteo archivado de Truth Social, impuso al presidente Trump una multa de 5000 dólares.

El 25 de octubre, el presidente Trump hizo otra declaración a los periodistas fuera de la sala del tribunal, sin usar nombres. “Este juez es un juez muy partidista con una persona que es muy partidista de su lado, tal vez incluso más partidista que él”, dijo.

El juez Engoron se enteró, a través de un reportero de Associated Press, de los comentarios y los sacó a colación en el tribunal después de la pausa. El Sr. Kise dijo que el presidente Trump se había referido a Michael Cohen, que testificaba ese día, y que el presidente Trump dijo lo mismo cuando el juez convocó una audiencia improvisada y lo subió al estrado.

El juez consideró que esto no era creíble, señalando el hecho de que la defensa ha hecho frecuentes observaciones sobre el patrón de deshonestidad del Sr. Cohen, pero no hizo ninguna mención a su política. Multó al presidente Trump con otros 10,000 dólares.

Durante la audiencia, la Sra. Habba había dicho que no le gustaba que la Sra. Greenfield le “pusiera los ojos en blanco” mientras interrogaba a los testigos, señalando que sí tenía influencia en el banquillo.

El tema ha surgido más de una vez en la corte, y el viernes por la mañana, el Sr. Kise presionó prolongadamente al juez sobre el asunto.

“Creo que es una pregunta legítima que debe abordarse. El presidente Trump, como usted sabe, está aquí y ha hecho una declaración sobre la parcialidad. Es una conclusión justa que en sus advertencias al abogado, el propósito es silenciar cualquier desafío”, dijo. “Todos tenemos que tomarnos esto en serio porque el mundo entero está mirando. Hay al menos una base plausible para plantear inferencias de parcialidad”.

El Sr. Kise había protestado contra la constante anulación por parte del juez de las objeciones de la defensa y por presionarlos para que se dieran prisa, alegando que el juez no trataba por igual a la acusación. Añadió para que constara en acta que la Sra. Greenfield y el juez intercambiaban notas con frecuencia, fomentando una impresión de incorrección y falta de transparencia.

El juez Engoron, a su vez, acusó al Sr. Kise de considerar a su asistente jurídica principal como una secretaria jurídica de bajo nivel y lo acusó de misoginia, lo que el Sr. Kise negó.

Con información de Michael Washburn.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.