Jueza federal permite demanda contra empresas de redes sociales por la crisis de salud mental juvenil

Por Naveen Athrappully
16 de Noviembre de 2023 6:56 PM Actualizado: 16 de Noviembre de 2023 6:56 PM

Una jueza federal dictaminó el martes que las empresas de redes sociales Big Tech deben hacer frente a una demanda que acusa a las empresas de diseñar plataformas de una manera que crea una “crisis de salud mental juvenil”.

El litigio multidistrito se interpuso contra Facebook e Instagram (propiedad de Meta), TikTok (propiedad de ByteDance), Snapchat y YouTube (propiedad de Google). Se alegaba que los demandados tienen a los niños como “mercado principal” y diseñan sus plataformas “para atraerlos y crear adicción”, según una presentación judicial del 14 de noviembre.

Dado que los niños aún están desarrollando el control de sus impulsos y son especialmente susceptibles a los daños derivados del uso compulsivo de las redes sociales, las empresas tecnológicas crearon una “crisis de salud mental juvenil” a través de sus plataformas, argumentan los demandantes.

Además, la demanda también acusa a las plataformas de facilitar y contribuir a la explotación sexual de menores, incluida la difusión de material de abuso sexual infantil (CSAM, por sus siglas en inglés).

Las plataformas de redes sociales presentaron una moción para desestimar la demanda, alegando inmunidad y protecciones en virtud de la Primera Enmienda y la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones. El artículo 230 exime a las redes sociales de responsabilidad por los contenidos de terceros publicados en sus sitios web.

La jueza de distrito Yvonne Gonzalez Rogers dictaminó que, si bien la Primera Enmienda y la Sección 230 protegen a las redes de redes sociales de algunas de las reclamaciones de los demandantes, otras alegaciones formuladas por los demandantes son válidas.

La decisión permite ahora que la demanda siga adelante.

“Los demandados alegan que la Primera Enmienda los protege de la responsabilidad por los discursos que publican, así como por todas las decisiones que han tomado al difundirlos”, escribió la jueza en su decisión.

Sin embargo, muchas de las infracciones alegadas por los demandantes “no constituyen discurso o expresión, ni publicación de los mismos”, señaló.

Por ejemplo, los demandantes acusaron a las empresas de redes sociales de no proporcionar controles parentales eficaces a los padres, no ofrecer opciones para que los usuarios se autorestrinjan el tiempo que pasan en una plataforma, no utilizar una verificación de edad sólida y no implementar protocolos de denuncia que permitan a los usuarios denunciar el material de abuso sexual infantil y otros materiales similares.

“Para subsanar estos defectos no es necesario que los demandados cambien la forma o el tipo de discurso que difunden”, escribió la jueza Rogers.

Daños en las redes sociales

Durante una audiencia, los demandados también insinuaron que hacer más accesible la denuncia de material de abuso sexual infantil requeriría que eliminaran dicho contenido, violando así la Sección 230, señaló la jueza Rogers. Desestimó el argumento.

“Recibir más denuncias no les obliga a retirar el contenido. Podrían responder tomando otras medidas, como informar del contenido a una agencia gubernamental o proporcionar las advertencias pertinentes”, señaló la jueza.

La jueza Rogers afirmó que las empresas están legalmente obligadas a asegurarse de que diseñan productos razonablemente seguros para los usuarios debido a su condición de fabricantes de productos. También están obligadas a advertir a los usuarios de cualquier defecto conocido.

El litigio es una demanda bellwether, que es una pequeña consolidación de múltiples pleitos que se toman de un grupo mayor de casos similares. Este tipo de pleito es el primero que se juzga y actúa como un ensayo que podría indicar los resultados futuros de litigios similares, según TorHoerman Law.

El litigio se presentó en nombre de niños que supuestamente sufrían efectos negativos en su salud mental, física y emocional por el uso de las redes sociales, incluidos pensamientos suicidas, depresión y ansiedad. La demanda detallaba los siguientes atributos de las plataformas de medios sociales que contribuyeron a esta crisis:

-Un flujo “interminable” de contenidos mostrados a los usuarios, con plataformas diseñadas para “maximizar la duración de las sesiones de los usuarios”.

-Algoritmos diseñados para “cronometrar estratégicamente el momento en que muestran contenidos a los usuarios con el fin de maximizar la interacción”. Por ejemplo, Instagram puede esperar hasta que un contenido reciba varios “me gusta” antes de notificárselo al usuario. Esto hace que se intensifique la reacción dopaminérgica del usuario, argumentan los demandantes.

-Limitar el tiempo durante el que determinados contenidos están disponibles para crear una sensación de urgencia entre los usuarios a la hora de interactuar con ellos.

-El uso de “algoritmos basados en la atracción que promueven contenidos a los usuarios en función de la probabilidad de que les mantengan enganchados e la plataforma y la utilicen”.

-Recomendar cuentas de menores a adultos desconocidos, ofreciendo al mismo tiempo funciones de chat privado que podrían facilitar la explotación de menores por parte de depredadores.

-Hacer que sea más difícil eliminar una cuenta que crearla. Esto pone barreras a los menores que desean eliminar sus cuentas.

Reacción de los abogados a la sentencia

En una declaración conjunta, Lexi Hazam, Previn Warren y Chris Seeger, abogados principales de los consumidores demandantes, calificaron la decisión del juez Rogers de “victoria significativa para las familias que se han visto perjudicadas por los peligros de las redes sociales”, según la CNN.

“El fallo del tribunal repudia la pretensión exagerada e incorrecta de las grandes tecnológicas de que la Sección 230 o la Primera Enmienda deberían concederles inmunidad general por el daño que causan a sus usuarios. La crisis de salud mental entre los jóvenes estadounidenses es el resultado directo del diseño intencionado por parte de estos demandados de características de producto perjudiciales”, afirmaron.

Un portavoz de Google calificó las alegaciones de la demanda de “sencillamente falsas”. El portavoz insistió en que la empresa ha creado “experiencias apropiadas para la edad de los niños y las familias en YouTube, y proporciona a los padres controles sólidos”.

La demanda se produce mientras algunos estados han tomado medidas para proteger a los menores en las redes sociales. En marzo, Utah promulgó dos leyes que establecen límites al uso de las redes sociales por parte de los menores.

Una de ellas exige a las plataformas de redes sociales que comprueben que los usuarios del estado tienen al menos 18 años. Los menores necesitarán permiso de sus padres para abrir una cuenta.

The Epoch Times se puso en contacto con Google, Meta, TikTok y Snapchat para obtener sus comentarios.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.