Jueza restablece prohibición de bloqueadores de pubertad y terapias hormonales para menores en Georgia

Por Caden Pearson
06 de Septiembre de 2023 10:15 AM Actualizado: 06 de Septiembre de 2023 10:15 AM

Una jueza federal dictaminó el martes que la prohibición de Georgia sobre los bloqueadores de la pubertad y la terapia hormonal para los menores con disforia de género puede ser restablecida, citando una reciente decisión de la corte federal de apelaciones que confirmó una ley similar de Alabama.

La jueza de distrito, Sarah Geraghty, nombrada por el presidente Joe Biden, emitió el 20 de agosto una medida cautelar (pdf) que paralizaba temporalmente la prohibición de Georgia, cuya entrada en vigor estaba prevista para el 1 de julio.

Ella dictaminó que, sin una medida cautelar, los demandantes, que son un grupo de padres con hijos transgénero anónimos en edad escolar media, experimentarían un “daño irreparable”. La jueza declaró que los bloqueadores de la pubertad y los tratamientos hormonales “habían sido recomendados por sus proveedores de atención sanitaria a la luz de sus diagnósticos individuales y sus necesidades de salud mental”.

HISTORIAS RELACIONADAS

“El niño es quien sufre”: Padre lucha ante tribunales para salvar a su hija de la ideología de género

Corte Suprema de Texas ordena que entre en vigor la prohibición de cambio de sexo en niños

Padres de California lanzan iniciativas de votación estatal contra la ideología de género

Sin embargo, el mismo día en que se ordenó la medida cautelar, el 11º Circuito de Apelaciones dictaminó que una prohibición similar en Alabama podía seguir adelante. El 11º Circuito también admitió las apelaciones de Georgia.

Tras la sentencia de la corte de apelaciones, el fiscal general de Alabama, Chris Carr, instó a la jueza Geraghty a anular su medida cautelar.

El martes, la jueza Geraghty dejó en suspenso la medida cautelar a la espera de una decisión definitiva en ese caso, afirmando que “se basa en fundamentos jurídicos que han sido rechazados de plano por el panel” en el caso de Alabama, pero que se están llevando a cabo nuevas apelaciones en ese asunto.

La prohibición de Georgia incluye dos disposiciones principales: en primer lugar, prohíbe que los menores obtengan terapias de sustitución hormonal y cirugías de reasignación de sexo para tratar su disforia de género en centros sanitarios autorizados. En segundo lugar, estipula que los proveedores médicos que contravengan esta ley corren el riesgo de perder sus licencias.

Sin embargo, la demanda inicial se centraba únicamente en la terapia hormonal y no incluía ningún problema relacionado con la cirugía.

Los demandantes interpusieron la demanda contra el Estado en junio. Ellos sostienen que la prohibición vulnera el derecho de los padres a tomar decisiones médicas relativas a la salud y el bienestar de sus hijos. Además, alegan que la prohibición impide a los padres obtener atención médica adecuada para sus hijos con disforia de género.

Un portavoz del Sr. Carr acogió con satisfacción el fallo del martes de la jueza Geraghty.

“Estamos satisfechos con la decisión de la corte y seguiremos luchando para proteger la salud y el bienestar de los niños de Georgia”, dijo Kara Richardson en una declaración.

En marzo, el gobernador de Georgia, el republicano Brian Kemp, aprobó una ley estatal que prohíbe procedimientos y tratamientos médicos específicos para menores que sufren disforia de género, que se refiere a la angustia emocional experimentada por algunas personas que no sienten que su sexo biológico coincida con su “identidad de género.”

Esa ley señala que ha habido un “aumento masivo inexplicable de diagnósticos de disforia de género entre los niños en los últimos 10 años, y que la mayoría de los que experimentan este fenómeno son niñas”.

La ley de Georgia prohíbe que los menores se sometan a operaciones quirúrgicas de transexualidad, aunque este aspecto de la ley no se estaba estudiando en el caso presidido por la jueza Geraghty.

Aproximadamente seis tribunales federales han dictado medidas cautelares contra las restricciones a lo que comúnmente se denomina “atención de afirmación de género” para menores. Los defensores afirman que este tipo de atención se considera “médicamente necesaria”, ya que puede reducir significativamente el riesgo de que las personas con disforia de género recurran al suicidio.

Los detractores cuestionan la idea de que los procedimientos transgénero reduzcan definitivamente las tasas de suicidio. Una revisión de la investigación realizada en marzo, que se centraba únicamente en la probabilidad de suicidio, encontró resultados poco concluyentes.

Esta incertidumbre se debe a la falta de control del tiempo transcurrido tras los procedimientos transgénero. Los investigadores sugieren que las personas pueden experimentar una mejora inicial de la salud mental, pero con el tiempo este efecto podría disminuir, lo que podría conducir a una vuelta a los niveles de ideación suicida previos al procedimiento.

“Aquí puede haber implicaciones para el proceso de consentimiento informado del tratamiento de afirmación de género, dada la actual falta de solidez metodológica de la literatura revisada”, escribieron los autores del estudio.

Con la contribución de Tom Omizek e información de Reuters.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.