Jugando a la política con la seguridad pública

Por Diane Diamond
30 de Agosto de 2020
Actualizado: 30 de Agosto de 2020

Opinión

Los lectores de esta columna saben que no estoy a favor de la intervención federal en los asuntos estatales. La lógica nos dice que la doctrina de los derechos de los estados es el camino a seguir, ya que los funcionarios electos locales son los que están más en contacto con las necesidades de sus ciudadanos.

Pero, ¿qué pasa cuando los estados hacen un lío con eso? ¿Qué sucede cuando los líderes comunitarios se preocupan más por sus próximas elecciones y por apaciguar a los disidentes y menos por la seguridad pública?

El gobierno federal ahora se ha insertado, aunque de manera oculta, en tratar de restaurar un cierto sentido de seguridad en las comunidades asediadas. Lástima que no sea en lugares donde los disturbios se han convertido en un evento nocturno.

Durante tres meses, la ciudad de Portland, Oregon, ha estado plagada de la violencia de una banda de delincuentes errantes alimentados por benefactores desconocidos. Los incendios provocados, los saqueos, y el espantoso acoso de ciudadanos y dueños de negocios inocentes son ahora algo común.

Peor aún, descontrolada, esta revolución destructiva dirigida por marxistas y anarquistas ha envalentonado a los alborotadores en otras ciudades. Oye, cuando los políticos locales ordenan a la policía que se retire, ¿qué detendrá a los que están empeñados en la revolución?

En ciudades tan dispares como Denver, Seattle, Baltimore, San Antonio y Lafayette, Louisiana, las turbas criminales han protagonizado estragos destructivos. Ciertamente es aceptable si los ciudadanos quieren protestar pacíficamente, pero cuando esas manifestaciones se transforman en tormentas de destrucción sin sentido, las autoridades deben detener la violencia de inmediato.

El disturbio más reciente tuvo lugar en Kenosha, Wisconsin, tras otro disparo de un policía contra un hombre negro. A pesar de dos noches de violencia aterradora, el gobernador demócrata Tony Evers rechazó la oferta de tropas federales del presidente republicano. Después de que los disturbios se intensificaron y dos personas murieron, Evers estuvo de acuerdo en que su estado necesitaba ayuda federal.

¿Podemos dejar de jugar a la política aquí?

¿Es así como se ve el futuro de Estados Unidos? ¿Cuánto más se les puede pedir que aguanten a los ciudadanos y dueños de negocios promedio?

Mientras tanto, los agentes federales han seguido adelante silenciosamente con la “Operación Legend”, un programa contra el crimen que liberó a 1000 agentes federales para ayudar a detener a criminales profesionales violentos. En solo seis semanas, la operación, que lleva el nombre de LeGend Taliferro, de 4 años, a quien dispararon mientras dormía en un apartamento de Kansas City, Missouri, ha resultado en casi 1500 arrestos en las nueve ciudades en las que se ha desplegado.

Hasta ahora, la operación ha confiscado casi 400 armas de fuego de las calles y se ha arrestado al menos a 90 presuntos asesinos. Otros fueron acusados ​​de delitos que incluían tráfico de drogas, fraude bancario, robo bancario, extorsión, robo, incendio premeditado, robo de vehículos y posesión ilegal de un arma de fuego, a menudo realizado por exconvictos.

La operación comenzó en Kansas City, Missouri, la ciudad natal de la pequeña LeGend, y se expandió a Albuquerque, Nuevo México; Chicago; Cleveland; Detroit; Memphis, Tennessee; Milwaukee; y St. Louis. Recientemente, Indianápolis sumó.

Para ser claros, Operation Legend no se centra en sofocar los disturbios. Se centra simplemente en ayudar a los oficiales locales en lo que debe parecer una abrumadora rutina diaria del bien contra el mal. Al menos es un comienzo.

Pero no todas las ciudades han recibido con agrado la asistencia federal de Operation Legend. La alcaldesa demócrata de Chicago, Lori Lightfoot, declaró que no dejaría entrar a las tropas federales para “aterrorizar” la ciudad. Más tarde cambió de opinión luego de que los asesinatos de Chicago aumentaron casi un 200 por ciento. Tim Keller, el alcalde demócrata de Albuquerque, una ciudad que según el FBI tiene la dudosa distinción de tener una tasa de criminalidad aproximadamente un 194 por ciento más alta que el promedio nacional, calificó burlonamente a los agentes federales como “la policía secreta de Trump”.

No obstante, los federales activaron el programa en la ciudad más grande de Nuevo México y comenzó la redada de criminales.

Nuevamente, ¿podemos dejar de jugar a la política con la seguridad pública?

Creo en los derechos de los estados. Pero si continúa la anarquía desenfrenada, es completamente apropiado que el presidente, quienquiera que sea, invoque la Ley de Insurrección y envíe tropas federales. Al menos diez presidentes anteriores han desplegado tropas federales en los estados.

En 1957, el presidente Dwight Eisenhower envió miles de tropas a Little Rock, Arkansas, para garantizar que la eliminación de la segregación escolar siguiera adelante según lo ordenado por un tribunal federal. En los años 60, el presidente Lyndon B. Johnson envió tropas federales varias veces para sofocar disturbios en cinco ciudades. Hay muchos precedentes para que el comandante en jefe interceda, ya sea que el gobernador de un estado lo quiera o no.

El despliegue de tropas federales debería ser automático durante estos tiempos difíciles. La población acosada está cansada. Olvídense de la política. Los ciudadanos quieren paz.

Diane Dimond es autora y periodista de investigación. Su último libro es “Pensar fuera del marco del crimen y la justicia”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

PCCh prefiere que Trump no gane un segundo mandato

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS