Julen supera las 100 horas en el pozo y su rescate prosigue con angustia

Por EFE
17 de Enero de 2019 Actualizado: 17 de Enero de 2019

La búsqueda del pequeño Julen, desaparecido el pasado domingo después de precipitarse en un pozo en Málaga, ha superado ya las cien horas de complicados trabajos que todavía no han dado sus frutos.

El delegado del Colegio de Ingenieros de Minas del Sur en Málaga, Juan López-Escobar, ha asegurado este jueves que el rescate no es cuestión de horas, sino de días.

Los equipos de rescate continúan por cuarto día las tarea al pie del pozo, en la localidad de Totalán (Málaga), sin que se haya podido determinar el estado en el que se puede hallar Julen, de 2 años y once kilos de peso.

El pozo al que cayó el pequeño, de unos 107 metros de profundidad, está situado en una finca privada y se trata de un orificio de prospección para buscar agua de unos 25 centímetros de diámetro.

El domingo, 13 de enero, su padre avisó sobre las 14.00 horas a los servicios de emergencia de que Julen había caído por el estrecho pozo, en una finca de la zona, donde pasaban el día en el campo con familiares y amigos.

Los servicios de auxilio encontraron el lunes una bolsa de golosinas y también sacaron un vaso del pozo, aunque la cámara introducida no logró ninguna imagen que constatara la presencia del niño.

Ante las dificultades del terreno se han planteado varias opciones de trabajo para el rescate, como la apertura a cielo abierto, la excavación de un túnel paralelo y otro lateral.

En estos días, los equipos de rescate encontraron un poco de pelo en el túnel y restos biológicos que, tras las pruebas de ADN, se confirmó que pertenecen al niño.

Por el momento, un robot-cámara teledirigido, que se emplea habitualmente para revisar alcantarillas, ha logrado descender hasta unos 73 metros de profundidad.

Junto a los efectivos del 112, trabajan miembros del Consorcio Provincial de Bomberos, Protección Civil, el Equipo de Rescate e Intervención de Montaña (EREIM) de Alora y Granada, Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil, bomberos de Málaga capital, varias empresas privadas, así como un grupo de ingenieros llegados desde Asturias expertos en rescate en minas.

Transmisión en vivo del rescate:


Entre las empresas que se han sumado a las tareas de rescate se encuentra una compañía sueca que logró localizar el punto exacto donde estaban 33 mineros de Chile, atrapados 69 días tras el derrumbe del yacimiento.

Desde la desaparición, los padres prosiguen con angustia la búsqueda del menor. El padre, José Rocío, es un feriante en paro, y la madre, Victoria María García, es empleada en una cadena de hamburgueserías y residen en la popular barriada de El Palo, en Málaga capital.

El matrimonio sufrió la perdida un hijo (Oliver), hermano mayor de Julen, en 2017 por un problema cardíaco.

Te puede interesar

Cómo un exitoso empresario encuentra alivio al estrés y un significado más profundo para la vida

TE RECOMENDAMOS