Juzgan a un agente chino acusado de reclutar espías para robar tecnología aeronáutica de EEUU

Por Danella Perez Schmieloz
24 de Octubre de 2021 2:59 PM Actualizado: 24 de Octubre de 2021 2:59 PM

El 18 de octubre comenzó en Cincinnati (Ohio) un histórico juicio federal por espionaje contra un agente de la inteligencia china. El agente, llamado Yanjun Xu, ha sido acusado de reclutar espías para robar tecnología de las empresas aeronáuticas y aeroespaciales de EE. UU.

Según los fiscales, el régimen chino intentaba robar conocimientos técnicos de las empresas aeronáuticas estadounidenses, en particular de GE Aviation, con sede en Evendale, con la intención de replicar los motores de turbina, informó el canal de noticias local WCPO.

El Partido Comunista Chino tiene el objetivo de desarrollar la industria de “aeronaves y componentes de aeronaves” —junto con otras nueve industrias— dentro de su “Made in China 2025“, un plan económico de 10 años que pretende convertir al país en una potencia manufacturera de alta tecnología.

Yanjun Xu es un subdirector de división del Ministerio de Seguridad del Estado (MSS) de China, la agencia de inteligencia, seguridad y policía secreta del régimen comunista. Es el primer agente del MSS extraditado a Estados Unidos, lo que hace que el juicio sea el primero de este tipo.

Desde diciembre de 2013, Xu se había puesto en contacto con expertos de empresas de aviación de Estados Unidos y otros países, incluida GE Aviation, según su acusación. Comenzó a reclutar a personas para que viajaran a China, con todos los gastos cubiertos, normalmente haciéndolos pasar por viajes académicos. Esto continuó hasta su detención en Bruselas el 1 de abril de 2018 por la policía federal belga. Entonces fue extraditado a Estados Unidos.

El agente del FBI Todd Vokas declaró el 20 de octubre sobre el contenido encontrado en los dispositivos incautados durante la investigación. “Puse una unidad USB en la caja de gafas en medio de la estantería, y contiene algunos documentos cifrados”, dijo Vokas que escribió Xu. “Si ocurre algo, alguien vendrá y le dirá la contraseña”.

Cuando Xu fue detenido, su colega, Heng Xu, tenía un paquete negro que contenía cuatro celulares, tarjetas de memoria, discos duros, llaves magnéticas, lectores de tarjetas, soportes para tarjetas SIM y otros dispositivos, declaró un agente de la policía federal belga en el juicio. También encontraron 7000 dólares y 7700 euros (8960 dólares), así como billetes de avión y de tren, pasaportes y tarjetas de crédito.

Vokas realizó un análisis forense de los cuatro celulares y determinó que uno de ellos había sido borrado a distancia, al día siguiente de la detención de Xu.

Uno de los otros celulares tenía una nota en la que se indicaban los materiales y el tamaño de un aspa de ventilador, que los fiscales creen que está relacionada con la tecnología de GE Aviation que China pretendía replicar, dijo Vokas. El teléfono también contenía fotos familiares de un ingeniero de GE que, según los fiscales, era un objetivo de Xu.

James Mulvenon, experto en temas de ciberespionaje y espionaje chino, y especialista militar chino, declaró el 19 de octubre que los aviones han supuesto una dificultad para el régimen.

“La aviación ha sido activamente una prioridad clave durante décadas, y una fuente clave de frustración”, dijo Mulvenon. Añadió que China ha estado comprando aviones Boeing y Airbus, ya que no tiene la capacidad de construirlos.

David DeVillers, que supervisó el caso como exfiscal del distrito sur de EE. UU., dijo: “Tenemos una situación real en la que alguien de la comunidad de inteligencia del gobierno chino está reclutando espías y fue extraditado por hacerlo”.

“Esto es espionaje. Esto es espionaje real”, dijo.

“Este juicio en particular tendrá más impacto en nuestra relación con China que cualquier (…) caso criminal que haya ido a juicio en relación a cualquier individuo. No hay duda de ello”, dijo DeVillers.

Jim Lewis, exmiembro del Servicio Exterior de EE. UU. y del Servicio Ejecutivo Superior, destacó el carácter histórico del caso. “Nunca hemos podido extraditar (…) a un agente de inteligencia del Ministerio de Seguridad del Estado de otro país a Estados Unidos”, dijo. “Llevarlos a juicio es realmente un paso importante para que los chinos se replanteen el coste del espionaje”.

“Ya hay varios cientos de agentes de inteligencia chinos operando en EE. UU.”, dijo Lewis. “No vamos a poder disuadirlos, así que vamos a tener que atrapar a más de ellos”.

Si es condenado, Xu podría enfrentarse a 15 años de prisión.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.