La administración Obama aprobó una subvención de USD 200.000 a un grupo relacionado con al-Qaeda

Por Zachary Stieber
28 de Julio de 2018 Actualizado: 28 de Julio de 2018

La administración del expresidente Barack Obama aprobó una subvención de USD 200.000 a un grupo relacionado con al-Qaeda, a pesar de la designación del grupo como una organización que financiaba terroristas.

En 2004, la Islamic Relief Agency con sede en Sudán, fue designada por el gobierno de Estados Unidos como una organización que financia actividades terroristas debido a sus lazos con Osama bin Laden y su grupo Matktab Al-Khidamat, el precursor de al-Qaeda.

De acuerdo con el Tesoro de EE. UU., el cual hizo la designación, la Islamic Relief Agency recaudó al menos USD 5 millones para el grupo de bin Laden. Los funcionarios del Tesoro señalaron que los funcionarios de la Islamic Relief Agency también intentaron ayudar a trasladar a bin Laden a un lugar seguro.

El Tesoro hizo la designación, incluyendo a la oficina de la agencia en EE. UU., después que la Islamic Relief Agency recaudara fondos en 2003, especialmente para los ataques suicidas de Hamas contra Israel.

“Este es un ejemplo excelente de cómo las agencias del Gobierno de EE. UU. coordinan sus esfuerzos para tener el máximo impacto contra quienes apoyan al terrorismo”, dijo Stuart Levey, subsecretario del Tesoro para la Oficina de Terrorismo e Inteligencia Financiera, en una declaración del momento.

Diez años después, y a pesar de los conocidos lazos con al-Qaeda, Hamas y otros grupos terroristas, la Agencia de EE. UU. para el Desarrollo Internacional (USAID) le otorgó en julio de 2014 USD 200.000 a la Islamic Relief Agency mediante una subvención mayor a World Vision, informó National Review.

Emails y otra correspondencia obtenida por el medio revelaron que: World Vision estaba recibiendo presiones de gobierno de Sudán para obtener fondos para la Islamic Relief Agency, y que luego de alrededor de un año de idas y vueltas entre funcionarios de la Islamic Relief Agency y de la USAID, se aprobaron USD 115.000.

Charles Wanjue, alto funcionario de la USAID, escribió a sus colegas: “¡Buenas noticias y un gran alivio, realmente!” y un funcionario anónimo de World Vision dijo que la decisión era un “gran alivio ya que la ISRA [Islamic Relief Agency] se ha obstinado y ha amenazado con iniciar acciones legales, lo que habría dañado nuestra reputación y nuestra situación en Sudán”.

Un funcionario de la USAID confirmó lo dicho con Fox News, y dijo que la subvención no debería haber sido otorgada.

La agencia dice que desde entonces ha realizado una revisión de las políticas con respecto a la investigación de los adjudicatarios.

“USAID también ha actualizado la capacitación para nuestros oficiales de convenios para mejorar la investigación de los adjudicatarios principales y secundarios”, dijo el funcionario.

La actual portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, dijo a National Review que la subvención se llevó a cabo durante la administración anterior.

“Dado que esto ocurrió durante la administración anterior, los actuales Secretario de Estado, Secretario del Tesoro y Administrador del USAID no estuvieron involucrados en las decisiones con respecto a esta subvención o a alguna licencia subsecuente”, dijo.

Esta es la última de una serie de noticias con respecto a las relaciones de la administración Obama con grupos terroristas. Por ejemplo, la administración habría detenido una importante investigación sobre las actividades criminales de Hezbollah a nivel mundial a fin de poder completar las conversaciones nucleares con Irán.

World Vision dijo en un comunicado que el pago en cuestión fue por “trabajo humanitario legítimo (salarios, ayuda humanitaria y suministros para los beneficiarios, viajes, etc) ya realizados”.

“De no hacer lo dicho anteriormente, World Vision habría quedado expuesta a una eventual responsabilidad legal por incumplimiento de contrato, lo que habría resultado en una posibilidad muy real de que el Gobierno la expulsara de Sudán y, como consecuencia, se habría perdido el sustento de decenas de miles de niños y sus familias”, decía la declaración.

“World Vision tiene fuertes controles y procesos de investigación, y condena toda desviación de los fondos de ayuda y condena fuertemente todo acto de terrorismo o de apoyo a tales actividades. No tenemos evidencia de que ninguno de nuestros fondos haya sido usado para ninguna otra cosa que no sea el trabajo humanitario urgente”.

TE RECOMENDAMOS