La ‘bomba de hidrógeno’ de Corea del Norte sugiere que las relaciones con China no están bien

08 de Enero de 2016 Actualizado: 08 de Enero de 2016

Esta vez, las payasadas de Corea del Norte pueden estar actuando en contra de los intereses del régimen chino, en tanto las Naciones Unidas evalúan su respuesta, la dificultad la tiene el tribunal de China.

Los medios estatales norcoreanos afirmaron el 6 de enero que probaron una bomba de hidrógeno. Datos sísmicos sugieren que de hecho, ensayaron un arma nuclear, pero para nada tenía la fuerza de una bomba de hidrógeno y fue incluso un poco menos potente que la prueba anterior en 2013.

Norsar, un grupo con sede en Noruega que supervisa pruebas nucleares, publicó datos sísmicos que muestran una magnitud de 4,9 después de la explosión. Ésta fue en realidad más pequeña que la última prueba de Corea del Norte el 12 de febrero de 2013, que midió una magnitud de 5; fue más grande que su primera prueba el 9 de octubre de 2006, que tuvo una magnitud de 4,2.

Para poner esto en perspectiva, Norsar estima que la explosión fue “comparable en tamaño a las bombas que fueron arrojadas sobre Hiroshima y Nagasaki en 1945.” En otras palabras, Corea del Norte se encuentra todavía en las primeras etapas en la construcción de armas nucleares, y los informes muestran que no han mejorado mucho sus armas con el paso de los años.

Sin embargo, cualquiera que sea el poder de la bomba, Corea del Norte es vista como una amenaza teniendo cualquier tipo de arma nuclear.

Poco después que se confirmó la prueba, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas convocó a una reunión de emergencia. Si la reunión puede lograr algo depende de China. El régimen chino es el principal respaldo de Corea del Norte, dotándolo de suministros y apoyo; China también está vetada en el Consejo de Seguridad de la ONU.

MÁS

En la mayoría de los casos, la respuesta del régimen chino a las amenazas de Corea del Norte no han pasado mucho más allá de vacías condenas. Pero las cosas pueden ser diferentes esta vez, ya que Corea del Norte ha estado recientemente mordiendo la mano que lo alimenta.

A mediados de diciembre del 2015, China envió una delegación de menor rango para protestar por las afirmaciones de Kim Jong Un de que tenía una bomba de hidrógeno, y Kim no tomó amablemente ese rechazo. Corea del Norte luego canceló las “presentaciones de amistad” de su Banda Moranbong de mujeres en Beijing, y al parecer puso al embajador chino en Corea del Norte bajo investigación.

Las relaciones entre Corea del Norte y el régimen chino ya estaban débiles antes de eso. Corea del Norte ha estado en una especie de cacería, con una “investigación de emergencia” por lo que cree son espías chinos, y en octubre ya había arrestado o ejecutado a más de 100 ciudadanos chinos.

Una fuente no identificada le dijo a DailyNK que la campaña se inició por las percepciones de que el Partido Comunista Chino se estaba acercando demasiado a Corea del Sur. Declaró, “Algunos cuadros del Partido, incluso han especulado que esta medida significará el principio del fin para las relaciones entre China y Corea del Norte”.

Cambio de planes

Para el régimen chino, el momento de la reciente prueba nuclear no pudo haber sido peor.

Mientras que a Corea del Norte le gusta amenazar a Estados Unidos, en realidad es sólo una amenaza regional, principalmente a Corea del Sur y Japón.

Ante el aumento de las hostilidades por parte de China, Japón aprobó una nueva política de defensa en septiembre del 2015 que permitirá a sus tropas luchar en el extranjero por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial. También aprobó recientemente un presupuesto de defensa récord de 41,4 mil millones de dólares para el año fiscal 2016/2017.

MÁS:

La falta de cambio en la política de defensa de Japón fue apoyado entre el sector público y Corea del Norte pudo simplemente cambiarlo en cierta medida al crear una amenaza muy visible para el pueblo japonés.

El régimen chino se enfrenta ahora a un problema similar con Corea del Sur. Para gran desaliento del régimen, Corea del Sur recientemente ha estado negociando con Estados Unidos para construir un sistema en el país con Terminal de Defensa de Alta Altitud (THAAD).

Corea del Sur en general ha estado cada vez más cerca de China diplomáticamente. Seúl considera al régimen chino como un intermediario para negociar con Corea del Norte y todavía no estaba seguro de instalar el sistema THAAD y arriesgar las relaciones con China.

Pero la reciente prueba nuclear en Corea del Norte pudo cambiar esto, y es posible que Corea del Sur pueda seguir ahora adelante con el plan.

Los acontecimientos sugieren que el régimen chino ya no tiene la misma influencia sobre Corea del Norte que la que tenía cuando Kim Jong Il estaba en el poder.

Normalmente, una prueba nuclear de Corea del Norte es buena para los intereses del régimen chino. Le gusta ser la voz calmadora cuando Corea del Norte se enloquece, y esto le ayuda con sus propias misiones diplomáticas en Corea del Sur y Japón, pero este caso es diferente.

El conocimiento previo era que Corea del Norte podría actuar desenfrenadamente, y el régimen chino podría utilizar esto para la diplomacia con Corea del Sur y Japón. El intercambio era que el régimen escudaba a Corea del Norte a través de su papel en las Naciones Unidas, además de darle a Corea del Norte los suministros que necesitaba para que continuara lo que estaba haciendo.

Sin embargo, este procedimiento parece que comenzó a desmoronarse, ya que Kim Jong Il murió en 2011 y su hijo, Kim Jong Un, tomó la dirección del país.

TE RECOMENDAMOS