La cambiante narrativa sobre Ucrania

Por Roger Kimball
07 de Junio de 2022 2:51 PM Actualizado: 07 de Junio de 2022 2:51 PM

Opinión

Allá por marzo, cuando recién comenzaba la aventura de Vladimir Putin en Ucrania, escribí sobre algunos “pronósticos” emitidos por Francis Fukuyama sobre el conflicto.

Fukuyama estaba emocionado ante la perspectiva de reiniciar la máquina globalista.

Había dos lados en la emoción.

Una era la oportunidad para el espectáculo moral.

Abastécete de esas banderas ucranianas azules y amarillas, camarada, para que puedas demostrar tu solidaridad con la última causa políticamente correcta.

El año pasado fue Black Lives Matter.

Ahora es Volodymyr Zelensky, el empresario telegénico de Ucrania.

Recordatorio: Comprar algunas de esas camisetas verdes exclusivas cuando explote la venta de banderas de Ucrania.

Ahora hay un nuevo elemento de vocabulario por cortesía de Bill Kristol: “Demócratas de Zelensky”. Liz Cheney es una de ellas, al igual que el propio Kristol.

El otro lado del sentimiento pro-ucraniano es la pasión anti-Putin.

Como he señalado en otra parte, el propio Putin no siempre está disponible para los momentos catárticos, por lo que se reclutan muchos suplentes para el ejercicio.

La soprano Anna Netrebko, por ejemplo, ha actuado casi 200 veces en el Metropolitan Opera.

Pero ella no actuará allí este año porque ha tenido unas bonitas palabras para el dictador ruso.

Algo similar le sucedió a Valery Gergiev.

Se suponía que iba a dirigir la Filarmónica de Viena en el Carnegie Hall, pero su asociación con Putin acabó con eso.

Incluso los alimentos se han usado en la brigada anti-Putin.

Un restaurante de Quebec elimina la poutine del menú, la palabra, no el plato, para denunciar a Putin”.

Pero, ¿Cómo va ese espectáculo en estos días?

Entre los “pronósticos” de Fukuyama estaba la predicción de que “Rusia se dirige a una derrota absoluta en Ucrania”.

¿Es así?

Todo el mundo sabe que la invasión de Putin no fue tan fácil como él suponía.

Pero a pesar de las interminables historias sobre el coraje y la determinación de los ucranianos, los rusos no parecen haber recibido el memorando de Fukuyama.

Según Fukuyama, el colapso ruso será “repentino y catastrófico, en lugar de ocurrir lentamente a través de una guerra de desgaste”.

Eso fue hace cuatro meses.

Ahora, la narrativa ha cambiado.

En estos días, los medios están llenos de historias aleccionadoras sobre las ganancias rusas en el este de Ucrania.

En una columna titulada “La desagradable verdad en Ucrania”, Andrew Latham señala lo que debería haber sido obvio desde el principio.

El “resultado menos improbable” de la guerra en Ucrania, escribe Latham, “es una victoria rusa”.

Se apresura a agregar que no dijo que tal resultado sería “deseable” o que Rusia terminaría logrando todo lo que buscaba al comienzo del conflicto.

De hecho, Latham sugiere que “cualquier victoria rusa concebible ahora implicará tal pérdida de sangre y riquezas que tendrá que ser juzgada como pírrica en el mejor de los casos”.

Sin embargo, al final del día, es muy probable que Rusia gane en Ucrania: “no obstante, será una victoria, y será mejor que en Occidente nos enfrentemos a esa dura verdad”.

Me pregunto si el presidente Joe Biden ha leído esa columna.

O si ha tenido en cuenta la reciente observación de Henry Kissinger de que poner fin a la guerra en Ucrania implicará concesiones territoriales de Ucrania a Rusia.

Biden se ha jactado de que sus sanciones a Rusia están “aplastando” su economía.

¿En serio?

¿Sabías que el rublo está en su punto más alto en cuatro años y que Rusia tiene las quintas reservas de oro más altas del mundo?

No hay duda de que las sanciones de Biden están pasando factura.

El problema es que el peaje lo está pagando el pueblo estadounidense.

El precio de la gasolina se ha más que duplicado desde que Biden está en el cargo.

Los altos precios de la energía están a la vuelta de la esquina.

Eso significa que todo será más caro.

No solo le costará más, mucho más, llenar su tanque de gasolina.

También le costará más calentar o enfriar su casa, comprar un boleto de avión o comprar el pan para el desayuno.

La verdad es que las sanciones de Biden a Rusia, cualquiera que sea su efecto en la economía rusa, están teniendo un efecto devastador en casa.

A Donald Trump le gustaba decir que sería “algo bueno, no malo” si Estados Unidos se llevaba bien con Rusia.

Algunos pensaron que Trump estaba capitulando ante Putin al reconocer que tanto Estados Unidos como Rusia tenían intereses y esferas de influencia legítimos.

Creo que Trump se enfrentó efectivamente a Putin en formas que Putin entendió.

Una de ellas fue hacer que Estados Unidos fuera independiente energéticamente, negándole así a Rusia unos 74 millones de dólares diarios en ventas de petróleo a Estados Unidos.

Al cerrar el oleoducto Keystone XL y perseguir el sueño del flautista de la “energía verde”, Biden complació a la izquierda, pero le hizo el juego a Putin y ayudó a pagar la acción militar que Biden dice deplorar.

Otra forma en que Trump se enfrentó a Putin fue a través de su demostración efectiva de determinación en Siria en 2018, cuando las fuerzas estadounidenses destruyeron una columna blindada de mercenarios rusos.

Me han dicho que fue la mayor pérdida de mercenarios rusos a manos de las fuerzas estadounidenses desde la invasión de Siberia en 1919 para ayudar a los rusos blancos.

Putin absorbió la lección y retrocedió.

No invadió ningún otro país mientras Trump era presidente.

Con la ascensión de Biden y su agenda de energía verde, había amanecido un nuevo día para Putin.

Así como se había tragado Crimea cuando Obama era presidente, ahora se sentía envalentonado para atacar y despojar más partes de Ucrania.

La guerra no ha resultado como Putin esperaba.

Pero la respuesta torpe de Biden y del partido de guerra neoconservador ha exacerbado drásticamente el conflicto en Ucrania y ha provocado una espiral inflacionaria en la economía estadounidense.

Este invierno, Francis Fukuyama nos dijo que “no hay una solución diplomática posible a la guerra… No existe un compromiso concebible que sea aceptable tanto para Rusia como para Ucrania”.

Todos debemos esperar que se haya equivocado.

Afortunadamente para el mundo, suele estarlo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.