La campaña de desprestigio de los medios de comunicación “woke” contra Sidney Powell

Por Rob Natelson
12 de Junio de 2021
Actualizado: 12 de Junio de 2021

Comentario

Sidney Powell es una exfiscal federal y una de las principales críticas de las elecciones presidenciales de 2020. Los principales medios de comunicación nos enviaron recientemente dos mensajes sobre ella. Ilustran cómo los reporteros “woke” atacan a las figuras públicas que les desagradan.

Uno de los mensajes era que Powell ahora admite que ninguna persona razonable creería sus afirmaciones sobre la manipulación de las máquinas de votación. El otro era que ella cree que el presidente Joe Biden se verá obligado a hacerse a un lado para dar paso a Donald Trump.

Ambos mensajes distorsionan gravemente las posiciones de Powell con la intención de degradarla y marginarla.

Nunca he conocido a Powell y no tengo ninguna actitud particular hacia ella, ni positiva ni negativa. Pero los periodistas profesionales deben tratar a todo el mundo de forma justa. Al no tratar a Powell con justicia, los periodistas impugnan su propia profesionalidad.

Powell es una víctima de la técnica de Distorsión y Censura. Los periodistas irresponsables utilizan la técnica de distorsión y censura para presentar a figuras perfectamente respetables —generalmente conservadores— como extremas, locas o mezquinas. Personalmente, estoy familiarizado con este recurso porque cuando era políticamente activo (pdf), los periódicos de izquierda lo utilizaban con frecuencia contra mí.

Así es como funciona:

Supongamos que el senador John Doe pronuncia un importante discurso político. El tema es cómo mejorar la educación K-12, y Doe propone seis reformas diferentes.

Un periodista responsable que informe sobre el discurso resumiría cuidadosamente las seis propuestas. El periodista escribiría el reportaje de forma que los lectores se sintieran casi como si hubieran escuchado al propio Doe. Para añadir contexto, el escritor podría informar de la reacción de los expertos en educación, de los transeúntes o de algunos de los oponentes políticos de Doe.

Pero un periodista irresponsable y hostil a Doe podría centrarse en una sola de las seis propuestas, distorsionarla para hacerle quedar mal e ignorar por completo las otras cinco. Esta es la técnica de la distorsión y censura.

Además, algunos periodistas podrían ponerle azúcar al pastel envenenado presentando versiones distorsionadas a otros para que las comenten, obteniendo así respuestas previsiblemente desfavorables.

He aquí cómo los medios de comunicación han hecho esto a Powell:

Powell ha sido muy crítica con las máquinas de votación de Dominion Voting System. La empresa ha respondido demandándola por difamación. Sus abogados han pedido al tribunal que desestime el caso de Dominion.

Los abogados de Powell apoyaron su moción de desestimación con un Memorándum de Derecho de 86 páginas (pdf)—una especie de informe legal. Este documento está repleto de razones por las que el tribunal debería desestimar la demanda de Dominion.

Una de las razones es un argumento jurídico técnico empleado para defender casos de difamación. El argumento es que una persona no puede ser considerada responsable por expresar opiniones, y que Powell estaba expresando su opinión sobre las máquinas de votación de Dominion y que esas máquinas fueron manipuladas para alterar los resultados de las elecciones presidenciales de 2020. El memorando dice además que, dado que representaba a la campaña de Trump en un entorno político partidista, los oyentes razonables entenderían que estaba expresando opiniones.

Aunque el memorando afirma específicamente que Powell creía (y cree) que su opinión era correcta, los principales medios de comunicación distorsionaron el argumento legal hasta convertirlo en una admisión personal de Powell de que sus afirmaciones eran falsas.

Además, los medios de comunicación ocultaron todas las demás defensas del memorando.

Los principales medios de comunicación emplearon la misma técnica de distorsión y censura al “informar” sobre sus últimos comentarios sobre las elecciones presidenciales de 2020.

El 29 de mayo de 2021, Powell fue entrevistada en el escenario de una conferencia política. La entrevista fue larga y contenía mucho material que los periodistas legítimos podrían considerar digno de informar. Pero los medios de comunicación lo ocultaron todo, excepto un único punto, y lo distorsionaron.

La “cobertura” de Newsweek fue típica. Decía en parte,

“‘Simplemente se le puede reincorporar’, dijo Powell sobre Trump durante la conferencia. La multitud vitoreó fuertemente en respuesta a sus afirmaciones infundadas. ‘Y a Biden se le dice que se vaya de la Casa Blanca’, continuó la abogada con una sonrisa de oreja a oreja”.

Este relato retrata a Powell como malévola (la sonrisa) y chiflada (porque cree que Biden será forzado a abandonar su cargo y sustituido por Trump).

Pero el vídeo, cuya parte relevante comienza en el minuto 1:04:35, nos muestra algo muy diferente. Muestra una sonrisa al público en lugar de una mueca, y nos muestra el contexto que los medios de comunicación de izquierda omitieron.

Powell hizo sus comentarios en respuesta a una pregunta hipotética. El moderador preguntó: “Muy bien, Sidney, demos a la audiencia y a nosotros la oportunidad de soñar un poco juntos”. El moderador procedió a plantear un escenario improbable en el que todos los estados en disputa cambian sus resultados electorales certificados. Luego continuó: “Permitámonos soñar por un momento. Trump es anunciado como ganador. … ¿Qué sucede?”

Así, Powell no estaba respondiendo a nada que haya sucedido o que pueda suceder. El moderador le dio una situación hipotética y le pidió que especulara.

Cualquier persona racional entendería que el escenario hipotético del moderador es altamente improbable. Requeriría auditorías electorales y la anulación de los resultados en todos los estados disputados, nuevas votaciones de los electores presidenciales, un recuento del Colegio Electoral por parte del Congreso y el anuncio de éste diciendo que Trump era el ganador. Fue, como dijo explícitamente el moderador en dos ocasiones, un “sueño”.

Powell es abogada, y los escenarios hipotéticos improbables son conocidos por todos los abogados. Los “hypos” de los profesores (como se les llama) son un pilar en las aulas de las facultades de Derecho. Los educadores jurídicos los plantean para obligar a los estudiantes a considerar y responder a situaciones de hecho cambiantes.

Ante la pregunta, Powell procedió de forma totalmente responsable. Inicialmente, advirtió que se trataba de “territorio inexplorado”. A continuación, señaló que había algunos casos anteriores en los que el tribunal revocó los resultados de las elecciones y ordenó al perdedor recién certificado que cediera el cargo al ganador recién certificado. En esos casos, como observó Powell, el ganador solo cumple el mandato original; no hay crédito por el “tiempo perdido”. Su respuesta demostró que entendía que los tribunales utilizan ciertos poderes (llamados “poderes equitativos”) para trazar reglas en un territorio previamente inexplorado.

A continuación, advirtió que las decisiones anteriores del tribunal no se referían a las elecciones presidenciales. Sin embargo, aplicó sus principios básicos a las elecciones presidenciales.

En virtud de esos principios, concluyó Powell, un tribunal podría obligar a Biden a ceder su puesto a Trump, sin que se le reconozca el tiempo perdido, como en otros casos en los que se revocan elecciones fraudulentas.

Se puede estar en desacuerdo con Powell sobre la ley, pero su respuesta merecía ser informada con respeto.

No satisfechos con su desprestigio inicial de Powell, algunos medios de comunicación presentaron su versión descontextualizada a varios juristas, que ingenuamente ofrecieron opiniones previsiblemente negativas.

El desprestigio de Sidney Powell ejemplifica por qué hace muchos años adopté estas reglas:

En primer lugar, nunca aceptes los artículos de los medios de comunicación sobre los procesos judiciales como hechos. Los periodistas suelen desconocer el derecho, e incluso cuando no lo hacen, suelen tener agendas. Siempre hay que leer los documentos judiciales.

En segundo lugar, un académico nunca debe comentar un acontecimiento basándose en el relato de un solo periodista. Siempre hay que investigar los antecedentes antes de emitir una opinión.

Por último, hay que ser escéptico con respecto a las afirmaciones de los medios de comunicación en las que éstos están muy implicados. En el caso de las elecciones de 2020, la mayoría de los medios de comunicación nacionales adoptaron una narrativa de “no hay problemas” apresuradamente y sin investigación previa. Su insistencia fanática en esa narrativa frente a la duda razonable es una razón para cuestionarla.

Rob Natelson, con experiencia en periodismo, es profesor de derecho jubilado y miembro senior de jurisprudencia constitucional en el Independence Institute. Durante la década de los 90, dirigió varias campañas electorales estatales hasta la victoria, y en el año 2000 quedó en segundo lugar en las primarias abiertas de cinco candidatos a gobernador de Montana. Es autor de “The Original Constitution: What It Actually Said and Meant” (3ª edición, 2014).


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS