La Casa Blanca considera restringir las remesas a México para detener la inmigración ilegal

Por Ivan Pentchoukov - La Gran Época
10 de Abril de 2019 Actualizado: 10 de Abril de 2019

La Casa Blanca está considerando un plan para frenar los pagos enviados a México y a los países centroamericanos con el fin de frenar el aumento de inmigrantes ilegales que llegan a Estados Unidos.

Un alto funcionario de la administración dijo a los periodistas el 10 de abril que el plan restringiría las remesas desde Estados Unidos para desalentar a los migrantes.

La medida forma parte de un plan más amplio dirigido a los migrantes que cruzan la frontera ilegalmente para solicitar asilo. La gran mayoría de las solicitudes de asilo son rechazadas, pero las lagunas en las leyes de inmigración hacen que muchos de los migrantes sean liberados en el interior con permisos de trabajo mientras esperan la resolución de sus solicitudes. Muchos nunca se presentan para ser deportados y continúan trabajando en Estados Unidos y enviando dinero a familiares en sus países de origen.

Según el Banco Mundial, en 2018 se enviaron 33.700 millones de dólares en remesas a México, lo que representa un aumento del 21 por ciento con respecto a 2016. El flujo de salida hacia Guatemala, El Salvador y Honduras creció en un 25 por ciento con 19.700 millones de dólares en 2018 en comparación con 2016. Una parte significativa de los pagos se destina a los cárteles de la trata de personas que cobran al menos 5000 dólares por persona para ayudar a los migrantes a viajar y entrar en Estados Unidos.

En una entrevista con Breitbart el 9 de abril, el exsecretario de estado de Kansas Kris Kobach presentó un plan para amenazar con poner fin a las remesas a México por completo. La amenaza puede ser usada para forzar a México a promulgar una prohibición de que los centroamericanos viajen a través del país hacia Estados Unidos. México ya cuenta con un sólido sistema de asilo y podría exigir que los migrantes soliciten asilo en el primer país al que lleguen.

“La amenaza que propongo es una que realmente nos ayudará si la llevamos a cabo. Esa es la amenaza de poner fin a las remesas de la mayoría de las personas de México que están aquí ilegalmente en Estados Unidos”, dijo Kobach a Breitbart.

Esa es una amenaza que podríamos llevar a cabo y que en realidad ayudará a nuestra economía porque el dinero no será enviado a casa, sino que permanecerá en circulación en la economía de Estados Unidos y ayudará a revitalizar nuestra economía. De hecho, es algo bueno si seguimos adelante”, dijo.

“No quieren arriesgarse a perder ese flujo masivo de capital extranjero. En la mayoría de los años, es su segunda mayor fuente de capital extranjero”, agregó.

Kobach es una de las varias personas que se rumorea que serán consideradas para reemplazar a la secretaria de seguridad nacional Kirstjen Nielsen, quien renunció a su cargo el 7 de abril. La renuncia de Nielsen es parte de una remodelación en la cima de las agencias de inmigración a medida que el presidente Donald Trump cambia hacia un enfoque más agresivo de la aplicación de la ley de inmigración.

Dos días después de que Nielsen anunciara su partida, un alto funcionario de la administración dijo que otros en el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) no estaban haciendo lo suficiente para promulgar la agenda de inmigración de Trump.

La subsecretaria interina del DHS, Claire Grady, ofreció su renuncia a Trump, a partir del 10 de abril, después de una carrera de 28 años en los Departamentos de Defensa y Seguridad Nacional. El Servicio Secreto de Estados Unidos dijo el 8 de abril que su director, Randolph “Tex” Alles, dejaría su trabajo el próximo mes. Días antes, Trump retiró la nominación de Ronald Vitiello como director del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas.

Varios otros funcionarios del DHS podrían ser expulsados pronto, dijo un funcionario familiarizado con el asunto. Entre ellos se encontraban el asesor general del departamento, John Mitnick, y el director del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS), Francis Cissna, dijo la fuente.

Trump negó que estar reformando el DHS y dijo que su administración estaba luchando contra las “malas leyes” sobre inmigración y un sistema judicial que “nunca jamás nos gobernará”.

“Nadie dijo que estaba limpiando la casa”, dijo Trump a los periodistas de la Casa Blanca.

El DHS dijo que el mes pasado arrestó o negó la entrada a más de 103.000 personas a lo largo de la frontera, más del doble de la cifra de marzo de 2018. Las autoridades de inmigración liberaron a más de 120.000 migrantes que viajaban como familias al interior del país en lo que va del año.

****************************

Video relacionado:

Las caravanas son una invasión a EE.UU. y a México

TE RECOMENDAMOS