La Casa Blanca dice que la campaña de Clinton complotó con Rusia

28 de Octubre de 2017 Actualizado: 10 de Febrero de 2018

La secretaria de prensa de la Casa Blanca Sarah Sanders anunció el viernes que si hubo alguna conspiración con el gobierno ruso, fue por la Campaña Clinton y el Comité Nacional Demócrata (DNC).

Sus comentarios llegaron después de que se revelara que la campaña de Clinton y el DNC pagaron por un dossier sobre el presidente Donald Trump que utilizaba como fuentes a un funcionario del gobierno ruso y a un espía ruso.

El llamado “Dossier Trump” fue producido por Fusion GPS y los pagos a esta compañía fueron ocultados por la campaña de Clinton como gastos legales en los documentos de la Comisión Nacional de Elecciones (FEC) según The Washington Post.

La revelación vino después de casi un año de acusaciones contra Trump de que él tramó con el gobierno ruso para ganar las elecciones. Sin embargo, múltiples investigaciones realizadas por el Congreso y agencias de inteligencia no encontraron evidencia de tal confabulación.

El ex director de Inteligencia Nacional James Clapper, quien supervisó una investigación conjunta de inteligencia sobre el asunto, testificó bajo juramento ante el Congreso el 8 de mayo, que no se había encontrado evidencia de conspiración entre el equipo de Trump y Rusia.

“Pienso que nuestra situación no cambió desde el primer día. Y creo que ahora estamos viendo que si hubo alguna conspiración con Rusia fue entre el DNC y los Clinton y ciertamente no en nuestra campaña”, declaró Sanders.

El presidente también intervino sobre el asunto a principio del día, escribiendo en Twitter que hubo complot entre Rusia y Hillary Clinton.

“Ahora en común acuerdo, después de muchos meses de mirar COSTOSAMENTE, que no hubo ninguna colusión entre Rusia y Trump. Fue conspiración con HC!”, escribió Trump.

Dos días antes, Trump manifestó que la conspiración rusa había cambiado.

“El engaño se dio vuelta. Y mira lo que pasó con Rusia, y sobre el acuerdo del uranio, y también mira el dossier falso. Así que todo eso cambió”, afirmó Trump a los periodistas en la Casa Blanca el 25 de octubre.

El acuerdo sobre el uranio del que habló Trump se refiere a un arreglo sobre el uranio con Rusia que la administración Obama aprobó. El sitio web The Hill informó el 17 de octubre que Rusia había utilizado una sofisticada campaña de soborno para asegurar el tratado nuclear. El convenio le dio a Rusia el control sobre alrededor del 20 por ciento de los depósitos de uranio extraíble de Estados Unidos.

Hillary Clinton, que en ese momento se desempeñaba como secretaria de Estado, recibió sobornos de inversionistas rusos relacionados con el tratado mientras se negociaba. El New York Times informó el 23 de abril de 2015 que la Fundación Clinton recibió más de 10 millones de dólares en donaciones de Uranium Uno y otros inversionistas con participación en el convenio.

El ex presidente Bill Clinton también recibió un cheque de 500.000 dólares de un banco de inversión ruso vinculado al Kremlin por un discurso que pronunció en Moscú mientras el banco presionaba por el acuerdo.

The Hill informó que la administración Obama era muy consciente de que Rusia estaba usando “soborno, cohecho, extorsión y lavado de dinero” antes de firmar el convenio.

El FBI, que descubrió el complot ruso, no intervino. En cambio, el entonces director del FBI Robert Mueller, viajó a Moscú en 2009 para proporcionar a Rusia una muestra de 10 gramos de uranio altamente enriquecido (HEU). Mueller es ahora del consejo especial que investiga los presuntos vínculos entre Trump y Rusia.

Investigaciones en Rusia

La Gran Época informó en múltiples ocasiones que no se encontraron pruebas de colusión entre Trump y Rusia. Sin embargo, muchas otras compañías de medios de comunicación, utilizando fuentes anónimas, sugerían que tal conspiración existía.

El ex director del FBI James Comey explicó el problema del uso de fuentes anónimas durante una audiencia del Congreso el 8 de junio.

Comey declaró al Comité de Inteligencia del Senado que muchas historias sobre las investigaciones de Rusia fueron “totalmente erróneas”.

Comey también afirmó que los reporteros que escriben sobre información clasificada “a menudo no saben realmente lo que está pasando”.

Específicamente desacreditó un artículo de primera plana publicado el 15 de febrero en The New York Times, que afirmaba que Donald Trump y los miembros de su campaña presidencial de 2016 “mantuvieron contactos reiterados con altos funcionarios de la inteligencia rusa el año anterior a las elecciones”.

Cuando el senador Tom Cotton (R-Ark.) le preguntó si “sería justo calificar esa historia como casi completamente equivocada”, Comey contestó: “Sí”.

Sanders dio un golpe a los medios de comunicación en su declaración del viernes.

“Todos los medios de comunicación gastaron probablemente mucho dinero en esto también, lo que consideramos probablemente un gran desperdicio”, sentenció.

TE RECOMENDAMOS