La Casa Blanca intenta redefinir la “recesión” ante la expectativa de datos económicos desalentadores

Por Emel Akan
22 de Julio de 2022 3:21 PM Actualizado: 22 de Julio de 2022 3:21 PM

Los asesores económicos de la Casa Blanca emitieron el jueves una nota en la que aclaran la definición de recesión antes de la publicación, la próxima semana, de unos datos económicos probablemente pésimos.

La mayoría de los economistas suelen buscar dos trimestres consecutivos de descenso del producto interior bruto (PIB) para determinar si una economía ha entrado en recesión. Sin embargo, el Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca se opone a esta definición en un nuevo blog.

“Aunque algunos sostienen que dos trimestres consecutivos de caída del PIB real constituyen una recesión, esa no es la definición oficial ni la forma en que los economistas evalúan el estado del ciclo económico”, escribieron los funcionarios.

Los datos del PIB del segundo trimestre se publicarán el 28 de julio.

La economía estadounidense se contrajo a un ritmo anualizado del 1.6% en el primer trimestre, y la mayoría de los economistas prevén ahora otra caída en el segundo trimestre.

La estimación GDPNow del Banco Federal de Atlanta muestra que Estados Unidos se encuentra actualmente en una fase de recesión económica. El modelo proyecta que la contracción del PIB del segundo trimestre sería negativa en un 1.6%.

Las recesiones, según la Casa Blanca, deben determinarse y “basarse en una mirada holística de los datos”, teniendo en cuenta el mercado laboral, el gasto de los consumidores y de las empresas, la producción industrial y los ingresos, a diferencia de los datos de crecimiento económico en solo dos trimestres.

La Casa Blanca afirma que los datos económicos más recientes, incluido el fuerte mercado de trabajo, no indican una recesión.

“En base a estos datos, es poco probable que el descenso del PIB en el primer trimestre de este año —incluso si va seguido de otro descenso del PIB en el segundo trimestre— indique una recesión”.

Sin embargo, muchos economistas creen que las posibilidades de un “aterrizaje suave” para la economía estadounidense han disminuido. La actividad económica se ha ralentizado en los últimos meses. Los consumidores están recortando su gasto debido a la creciente inflación y a la disminución de los salarios reales. Además, se prevé que el entorno de tipos de interés al alza dificulte la obtención de créditos o el servicio de las deudas. En consecuencia, se prevé un deterioro de la demanda de bienes y servicios.

El gasto de los consumidores constituye dos tercios de la economía estadounidense, por lo que cuando cae, las empresas se resienten y se pierden puestos de trabajo. El mercado laboral ya muestra signos de enfriamiento, a pesar de la fuerte recuperación del empleo este año.

De ahí que algunos acusen al gobierno de Biden de restar importancia a las preocupaciones sobre la recesión, y que el reciente blog se interprete como un intento de controlar los mensajes ante los probablemente pobres datos del PIB que se publicarán la semana que viene.

“Las probabilidades de recesión nunca son nulas, pero las tendencias de los datos hasta el primer semestre de este año que se utilizan para determinar una recesión no indican una recesión”, escribieron los asesores económicos de la Casa Blanca.

¿Quién declara las recesiones?

Las recesiones en Estados Unidos son declaradas oficialmente por un comité de economistas de la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER, por sus siglas en inglés). El NBER define una recesión como “un descenso significativo de la actividad económica que se extiende por toda la economía y que dura más de unos meses”.

En el blog, la Casa Blanca hace referencia a la definición del NBER y afirma que las “variables que el comité suele seguir incluyen la renta personal real menos las transferencias del gobierno, el empleo, varias formas de gasto real del consumidor y la producción industrial”.

“Todos estos indicadores han mostrado un fuerte crecimiento de la economía estadounidense desde el comienzo de la pandemia, y han seguido expandiéndose durante la primera mitad de este año”.

Los funcionarios de la Casa Blanca, en el blog, también explican por qué el PIB real cayó un 1.6% en el primer trimestre de este año.

Lejos de ser una desaceleración general, señalaron, la tasa de crecimiento negativa fue causada por los inventarios y las exportaciones netas. Esto se debió, en parte, a “nuestra fortaleza económica en relación con la de nuestros socios comerciales, así como a unas cadenas de suministro mundiales menos trabadas”.

Mientras tanto, señalaron que el gasto de los consumidores y las inversiones de las empresas, que en conjunto representan más del 80% del PIB, aumentaron a una tasa anualizada del 3.0% en el primer trimestre, “demostrando un crecimiento sólido y por encima de la tendencia”.

La Casa Blanca también destacó la tasa de desempleo, históricamente baja, del 3.6 por ciento, afirmando que “tiene relación con la cuestión de la recesión”.

Sin embargo, los consumidores, las empresas y los pronosticadores no son tan optimistas como los funcionarios de la Casa Blanca. Debido a la elevada inflación y al deterioro de la demanda, muchos economistas han revisado recientemente al alza sus previsiones de recesión.

Según una reciente encuesta de Goldman Sachs, la mayoría de los propietarios de pequeñas empresas creen que el país va en la dirección equivocada, y el 93% de los encuestados prevé una recesión en los próximos seis meses.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.