La Casa Blanca se prepara para ayudar a Irán a conseguir la bomba

Por Lee Smith
29 de Enero de 2021 3:10 PM Actualizado: 29 de Enero de 2021 3:10 PM

Comentario

Los críticos del acuerdo nuclear de 2015 de Barack Obama con Irán se preparan para la misma lucha ahora que Joe Biden dejó claro que tiene la intención de volver a entrar en el acuerdo del que se retiró Donald Trump. Y como el último presidente demostró que el legado de la política exterior de Obama era vulnerable a las vicisitudes de la política estadounidense, es probable que el equipo de Biden se apresure a conseguir la bomba para Irán lo antes posible.

Los halcones de Irán están preocupados por el último nombramiento de Biden que se considera demasiado simpático para la República Islámica. Robert Malley es un abogado de 57 años, autor y director del International Crisis Group que trabajó en la administración de Bill Clinton y se incorporó a la Casa Blanca de Obama en su segundo mandato. Desempeñó un papel importante en las negociaciones que condujeron al acuerdo de julio de 2015, conocido oficialmente como Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC). Ahora se dice que está en línea para el puesto de enviado a Irán.

Quienes se oponen al acuerdo con Irán, entre ellos senadores y congresistas republicanos, exfuncionarios de Trump y analistas de Oriente Medio, comparan a Malley de forma desfavorable con los nombramientos de Biden, como el del próximo secretario de Estado, Anthony Blinken, que dice querer un acuerdo “más largo y más fuerte” con Teherán, y el del asesor de seguridad nacional, Jake Sullivan, que goza de una reputación de demócrata moderado que se relaciona con los republicanos moderados. Dicen que Blinken y Sullivan están de acuerdo en que hay que arreglar el PAIC. En comparación con ellos, Malley es de línea dura.

La pauta debería sonar familiar. Es la misma que los responsables de las políticas occidentales que buscan un acuerdo con Irán utilizan para describir el régimen terrorista de Teherán. Hay partidarios de línea dura y moderados, y tenemos que involucrar a los segundos para dejar al margen a los primeros.

Pero el paradigma de los duros y los moderados no arroja más luz en el funcionamiento de la nueva administración Biden que en el de la República Islámica de Irán. La Casa Blanca no está dotada de personal para arreglar el PAIC, sino para aceptarlo tal y como está, por lo que está repleta de funcionarios de Obama que, como Malley, participaron en la consecución del acuerdo original. Blinken, por ejemplo, era el adjunto del secretario de Estado John Kerry cuando se cerró el acuerdo en julio de 2015. La nueva adjunta de Blinken, Wendy Sherman, fue la principal negociadora del equipo de Obama en las conversaciones con Irán. Brett McGurk, que dirigió la iniciativa de enviar 1700 millones de dólares en efectivo a Irán en el invierno de 2015-2016, dirige la oficina de Oriente Medio de la Casa Blanca.

Quizá la decisión de personal más importante que tomó Biden en relación con la política sobre Irán, fue el nombramiento del funcionario retirado del Departamento de Estado William Burns como director de la Agencia Central de Inteligencia. En 2013, él y Sullivan abrieron un canal secreto con Teherán que condujo al PAIC. Su nombramiento como jefe de espionaje indicó a los iraníes que alguien de su confianza tenía un expediente de vital interés para ellos. Bajo la administración Trump, la CIA emprendió una agresiva campaña dirigida a los pilares del régimen, como el jefe de la fuerza expedicionaria de los Guardias Revolucionarios, Qassem Soleimani, quien fue asesinado en un ataque con drones en enero pasado. No se puede llegar a un acuerdo con un Estado terrorista si la CIA está matando a sus principales terroristas, y el nombramiento de Burns dice a los iraníes que la campaña de la agencia contra ellos ha terminado.

La Casa Blanca de Biden no pretende conseguir un mejor acuerdo con Irán esta vez por la misma razón que los mismos responsables políticos no consiguieron un mejor acuerdo cuando trabajaban para Obama. La única diferencia ahora es el rastro de mentiras de seis años que los funcionarios de Obama-Biden sembraron a través de la prensa, desde el eco del acuerdo con Irán hasta la colusión con Rusia y, más recientemente, la amenaza de “terror doméstico” que representan los más de 74 millones de estadounidenses que no votaron por Biden. Señalar a un diputado de Biden como demasiado pro-Irán es ignorar no solo el carácter de la administración sino el propósito del acuerdo con Irán.

El PAIC nunca pretendió impedir que Irán consiguiera la bomba—si así fuera, no contaría con cláusulas de “caducidad” que restringen las actividades nucleares y no nucleares de Irán y que expiran en la próxima década. El objetivo era más bien poner el programa de Irán bajo la protección de un acuerdo internacional sancionado por Washington, y dar al régimen acceso al dinero y a la tecnología que necesitaba para construir su programa de armas nucleares, de modo que cuando las cláusulas de caducidad se agotaran, la bomba del régimen fuera legal. Obama estaba armando a su nuevo aliado.

Lo que distingue a Malley del resto del nuevo equipo de la Casa Blanca para Irán es simplemente que entendió desde el principio que el PAIC nunca fue realmente un acuerdo de armas. Más bien fue el mecanismo con el que Obama realineó los intereses de Estados Unidos en Oriente Medio, inclinándose en contra de socios regionales tradicionales como Israel y Arabia Saudita y a favor de la República Islámica.

Debería ser más fácil seis años después del PAIC entender por qué Obama quería realinear los intereses de Estados Unidos con los de Irán. Al igual que Trump, quería retirarse de Oriente Medio. Pero a diferencia de su sucesor, no creía que Israel, Arabia Saudita y Turquía, miembro de la OTAN, fueran capaces de estabilizar la región en ausencia de Estados Unidos. Creía que Irán podía hacerlo. Admiraba a los hombres duros como Soleimani y dijo a los funcionarios árabes que debían encontrar a alguien como él.

Y esto demuestra que las alianzas no tienen que ver siempre o exclusivamente con intereses compartidos. A menudo se trata de sensibilidades o visiones del mundo comunes. El hecho de que la clase dirigente de Estados Unidos haya adoptado los métodos de los estados de seguridad del tercer mundo —espionaje político, censura, juicios espectáculo, encarcelamiento de opositores políticos como “terroristas domésticos”— muestra por qué el acuerdo con Irán es tan importante para Obama. Se siente afín al régimen. El nombramiento de Malley no hace sino confirmar que Biden es un avatar para un tercer mandato de Obama.

Lee Smith es el autor del libro recientemente publicado “El Golpe Permanente: Cómo los enemigos extranjeros y domésticos tienen como objetivo al presidente estadounidense”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.