La cineasta Rebecca Friedlander está ayudando a las mujeres a definir el concepto de belleza

Por Catherine Yang
21 de Noviembre de 2019 Actualizado: 21 de Noviembre de 2019

¿Cuál es su definición de la palabra “bella”? La cineasta Rebecca Friedlander salió a las calles con este interrogante, preguntando a mujeres y hombres en las playas de la costa oeste, en el centro de Londres, en las aceras de Madrid, en varios lugares de Estados Unidos y Europa.

“A veces la gente decía: ‘no lo sé'”. A veces la gente dice que es sentirse seguro o cómodo en su propia piel”, aseguró Friedlander. También les preguntó si creen que la cultura hace un buen trabajo definiendo “bella”. En general, la respuesta fue no.

“¿Quién es la persona más bella del mundo?”, fue otra de las preguntas que hizo Rebecca a la gente.

“La respuesta más grande que obtuve fue ‘mi madre'”, dijo Friedlander. “Eso me dice que la amabilidad, el cuidado y la educación son una gran parte de la belleza”.

¿Y si pudiéramos aprovechar eso como cultura?

Friedlander es una creativa de toda la vida y productora de “Radical Makeovers”, un programa de televisión que presenta las transformaciones de 30 mujeres jóvenes de todo el mundo.

Rebecca Friedlander es la productora de “Radical Makeovers”, que fue adaptado al libro “Finding Beautiful”. (Cortesía de Rebecca Friedlander)

Nuestra cultura a menudo se equivoca con la belleza, pero Friedlander quería profundizar contando historias de transformación de adentro hacia afuera. Recientemente, el programa ha sido adaptado en forma de libro, titulado “Finding Beautiful”, que incluye 12 de las historias de estas mujeres.

Mina de oro

Hay algo en una gran transformación, una revelación dramática que Friedlander adora.

“Nos encanta ver la cara de alguien transformada”, comentó Friedlander. “Me encantan las buenas historias de cambio de imagen, ya sea que se trate de una renovación de una casa o de alguien que tenga un cambio de imagen antes y después”.

“Creo que muchas de mis obras giran en torno a eso”, afirmó. En cierto modo, ser capaz de ver una manifestación visual del cambio, puede traer esperanza.

La semilla del programa de cambio de imagen de Friedlander surgió de un proyecto de docudrama que había estado produciendo. “Girl Perfect” llevó a los espectadores detrás de los bastidores de la industria de la moda.

Friedlander es productora de cine y televisión, fotógrafa autodidacta, oradora y compositora. (Cortesía de Rebecca Friedlander)

La experiencia despojó por completo la glamorosa fachada y Friedlander se dio cuenta que se había topado con una gran historia no contada.

“Recuerdo que un día estaba rodando en Italia, en Florencia, y estábamos pasando por alto lo que se conoce como el Puente de Oro”, relató Friedlander.

El Ponte Vecchio sigue estando repleto de vendedores de recuerdos y joyeros, pero en su momento fue un barrio de carniceros.

“Solía ser, hace cientos de años, un mercado de carne”, según se enteró Friedlander. “Y tiraban los cadáveres que no querían por el lado del puente al río”.

“Había un gran hedor debido al mercado de carne”, dijo. “Así que hubo un gobernante que vino a Florencia y decidió cerrar todas las carnicerías, y en su lugar, comenzó la tendencia de hacer tiendas de oro y joyería que aún hoy, cientos de años después, siguen alineadas en este puente”.

Friedlander se dio cuenta que la industria de la belleza se había convertido en una especie de mercado de la carne, comerciando con un producto perecedero. Quería representar la belleza como un tesoro duradero, como el oro.

En “Finding Beautiful”, Friedlander presenta a mujeres que descubrieron o se reconectaron con su fe, lo que lleva a una nueva comprensión de la belleza. (Cortesía de Rebecca Friedlander)

Belleza y valentía

Hay un aspecto muy importante en estas 30 transformaciones de mujeres de adentro hacia fuera: cada una de ellas descubrió, reconectó, o tuvo un momento de epifanía en su fe, trayendo consigo una comprensión del verdadero significado de lo bello. Después de todo, la fe es una de las cosas más transformadoras que una persona puede experimentar.

“Quería hablar sobre la transformación del corazón”, expresó Friedlander.

Las historias que escogió fueron singulares y dramáticas. Desde la hija de un pastor, hasta una mujer cuyos padres trabajaban en la industria del porno, desde misioneras hasta modelos; éstas eran mujeres que luchaban contra el miedo, la ansiedad, la depresión, la intimidación o los trastornos alimenticios, pero que de alguna manera salían del otro lado con paz, belleza, gracia y esperanza.

Lauren abordó sus temores a lo desconocido para hacer un viaje de aventura alrededor del mundo. Ahora vive en las montañas de la Sierra Oriental de California. (Cortesía de Rebecca Friedlander)

Aunque estas mujeres procedían de todos los ámbitos de la vida, de todas partes del mundo y de entornos difíciles y prósperos, había un hilo conductor de inseguridad.

“El hilo común tenía que ver con su valoración y sus méritos, y con la superación de las inseguridades que les impedían entrar realmente en el siguiente lugar de su vida”, aseguró Friedlander. “Solo tenían algo que las desafiaba a profundizar un poco más en la vida”.

La gigante de las industrias de la belleza y la moda es prueba suficiente de que ser bella es importante para la gente, por lo que es fácil ver cómo la imagen está ligada a la autoestima.

En “Finding Beautiful”, Friedlander presenta a mujeres que descubrieron o reconectaron con su fe, conduciendo a una nueva comprensión de la belleza. (Cortesía de Rebecca Friedlander)

“Creo que tu identidad y tu seguridad realmente vienen de cómo te ves en el espejo”, señaló Friedlander, ya sea que tú, o las voces a tu alrededor, sean positivas o negativas. Pero “la fe trae el elemento del espejo de Dios para nosotros, y cómo nos ve”.

“Creo que todas estas mujeres comienzan a cambiar cuando se dan cuenta que, ya sabes, no se trata solo de descubrir nuestro propio valor dentro de nosotros mismos, sino de cómo nos ve nuestro Creador”, dijo Friedlander. “Y que tenemos un asombroso Padre en el cielo, que es un buen padre. Y realmente nos ama y quiere darnos fuerza. Tener al Padre y su espejo a la manera en que ve a sus hijas desempeñó un papel importante en ayudar a estas mujeres a superar las inseguridades de la vida”.

Escuchar las historias de estas mujeres conmovió a Friedlander y abrió aún más su comprensión. Una gran lección que aprendió de las experiencias fue la honestidad y el coraje.

Oriel, una valiente israelí cuya abuela sobrevivió al holocausto, vive en Jerusalén (Cortesía de Rebecca Friedlander).

Estas mujeres estaban dispuestas a ser honestas y vulnerables, y Friedlander vio que esto era clave para su curación. Su voluntad de compartir sus historias, y sus a veces desgarradores comienzos, fue una señal de que maduraron más allá de lo que les había sucedido en el pasado, y que creían lo suficiente en lo que estaban haciendo ahora como para hablar de ello.

“A menudo tendemos a escondernos, o a ponernos máscaras, y realmente no queremos que nos conozcan. Así que creo que, para mí, fue un momento realmente hermoso para conocer a algunas mujeres increíbles a un nivel un poco más profundo”, enfatizó. “Y continúo siendo muy amiga, de muchas de ellas hoy”.

Lucie encontró la curación de la intimidación severa de la niñez y ahora trabaja como una apasionada joven misionera en París. (Cortesía de Rebecca Friedlander)

“Si nos escondemos detrás de una máscara, nunca nos encontraremos con esa máscara y ni permitiremos que nos la quiten”, mencionó. “Pero hay tanta alegría, tanta libertad y tanta curación en el otro lado, si estamos dispuestos a ir ese punto”.

Lucie encontró la curación del acoso infantil severo y ahora trabaja como una joven misionera apasionada en París. (Cortesía de Rebecca Friedlander)

Creatividad

Friedlander creció como un niño, en un hogar donde la apariencia no era importante. Dijo que no fue hasta que tuvo veintitantos años cuando se dio cuenta que, bueno, no es malo vestirse y lucir bien. Pero esa no es su historia de transformación.

“Mi historia es que crecí sin un padre en mi vida a partir de los 9 años”, relató.

El día de Navidad, toda su familia sufrió un accidente automovilístico: ella, su hermano menor y su padre fueron arrojados del coche. Tenía fracturas y necesitaba cirugía plástica, pero su padre sufrió una lesión cerebral y permaneció en coma durante dos semanas. Cuando se despertó, era una persona completamente diferente. Poco después, los padres de Friedlander se separaron.

“Creo que eso realmente dejó un hueco”, recordó. “No solo estás devastada por perder a tu padre, sino que no hay nada que pueda llenar ese vacío”.

Ella fue creativa desde que tiene memoria; cantando con la familia, tocando el piano, haciendo manualidades y haciendo ropa para sus muñecas.

La fe siempre fue parte de su educación, pero tuvo que tomar esa decisión por sí misma y comprometerse con ella un poco más tarde en la vida, eso no solo la llevó a la curación, sino que fue una bendición para su creatividad.

“Creo que parte de mi transformación y parte de mi historia no fue solo encontrar a Dios como mi Padre, sino verlo aparecer y hacer algunas de las cosas que un padre haría”, manifestó Friedlander. Una gran parte de su transformación fue darse cuenta de que Dios no causó ninguna de estas cosas malas, que a veces la vida simplemente sucede, pero Él siempre está ahí para ayudar a recoger los pedazos del otro lado.

“Creo que uno nace con ciertas fortalezas y ciertos dones, y yo siempre fui muy creativa. Pero creo que encontrar la fe ha abierto una nueva vía de creatividad, porque creo que el Dios de todo el universo también es muy creativo”, sostuvo.

Además de ser una exitosa productora de cine y televisión y fotógrafa autodidacta, Friedlander también es compositora, oradora y ministra, con 300 discos, y casi todos sus esfuerzos creativos son un espectáculo de una sola mujer.

Al principio de su carrera, Friedlander había estado tratando de grabar un video musical, y su gato no paraba de pasar por delante de la cámara y arruinar su toma, y después de casi un día de trabajo se dio cuenta de lo fácil que sería no hacerlo. De hecho, sería una locura continuar con una carrera como creadora, porque la baraja está estadísticamente en contra de ella.

Dijo esto durante una llamada en la que acababa de regresar de una gira de un mes por Irlanda y Escocia, y estaba a dos meses de brindar una conferencia para creativos que buscaban lanzar su visión, mientras se preparaba para reunirse con su editor sobre otro libro que saldría a la venta, después de uno que se publicará en diciembre.

Amy superó la anorexia severa y los pensamientos suicidas, y ahora está escribiendo su historia mientras trabaja como educadora de niños en Inglaterra. (Cortesía de Rebecca Friedlander)

“Muchos de mis proyectos parecen imposibles para la gente, no mucha gente viaja por el mundo y crea sus propios programas de televisión por sí misma”, dijo. “Pero creo que Dios nos da la visión primero, y luego nos da poder para hacerlo”.

“No solo aprecio a Dios como artista, sino como si quisiera estar cerca de nosotros y asociarse con nosotros y crear cosas hermosas, esa es la única manera en que puedo describirlo a la gente, porque no hay otra manera de describirlo, y acabo de ver tantas cosas sobrenaturales y milagrosas que han sucedido para poder contar estas historias”, cuenta ella. “Y le doy crédito por eso”.

Cuando Friedlander creó el show de maquillaje, no había pensado en ponerlo en un libro, pero una amiga suya, la autora de un best-seller, la animó a escribir uno. Al escuchar las respuestas de su lectora, resultó ser la decisión correcta.

Amy superó la anorexia severa y los pensamientos suicidas, y ahora está escribiendo su historia mientras trabaja como educadora de niños en Inglaterra. (Cortesía de Rebecca Friedlander)

“Sabes, tenemos tantos recursos en el mundo, que nos hacen sentir bien por un momento, pero luego no dura, simplemente nos decepcionamos”, enfatizó. “Encontrar lo ‘bello’ realmente apunta a algo que perdura: hay algo poderoso en tener un libro que puedes guardar en tu estantería, al que puedes volver o que puedes regalar a un amigo, pero el solo hecho de poder sostenerlo en tus manos es otro paso en nuestro proceso de descubrir la belleza”.

“He escuchado de mujeres de todo el mundo que están profundamente conmovidas, tengo muchas cartas de personas que me dicen que simplemente están llorando mientras ven el programa”, preciso.

“Tengo personas que me dicen que se sientan y las miran con su hija, tengo madres que me dicen que leen el libro con su hija, tengo una madre que me dice que su hija de 8 años está leyendo el libro, y está planteándose algunas preguntas increíbles, que pueden hablar juntas sobre la belleza y el crecimiento”, apuntó. “Estas chicas están empezando a hacer esas preguntas y son muy precoces. Y así la retroalimentación fue, no solo positiva, sino que realmente ha tocado el corazón de muchas mujeres”.

***

Mira a continuación:

Esta chica solitaria y acosada recupera su autoestima al asistir a un evento que cambiaría su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS