La conexión entre China, el cártel de la droga mexicano y el robo en tiendas

Por Thomas McArdle
02 de Septiembre de 2023 4:00 PM Actualizado: 26 de Septiembre de 2023 2:02 PM

Comentario

Durante muchos años, los estadounidenses han estado irritados por el crimen violento que acompaña a los millones de inmigrantes ilegales que se convierten en residentes permanentes de Estados Unidos a través de nuestra insegura frontera sur. Por ejemplo, cuatro jóvenes llegaron en autobús a la ciudad de Nueva York desde Texas y hace unos meses condujeron a Long Island y supuestamente robaron cerca de USD 12,500 en mercancías de Macy’s. Todos fueron liberados para seguir viviendo ilegalmente dentro de Estados Unidos; dos fueron puestos en libertad sin fianza, mientras que los otros dos pagaron fianzas por cantidades modestas.

Aquí están en juego varios aspectos del radicalismo que ahora domina el Partido Demócrata: la despenalización de facto de la entrada ilegal a Estados Unidos; tolerancia hasta el punto de fomentar implícitamente el hurto y los disturbios desde que ocurriera la muerte de George Floyd en 2020 mientras estaba bajo custodia policial; y numerosos fiscales “blandos con el crimen” financiados por George Soros que anulan el requisito de la fianza en efectivo y dejan a los delincuentes violentos nuevamente en las calles poco después de su arresto, dejando a la policía impotente y humillada.

HISTORIAS RELACIONADAS

Senadores exigen sanciones duras por inacción de López Obrador contra cárteles

Experto revela cómo Venezuela usa el narcotráfico y la migración para atacar a EE. UU.

Pero esto va mucho más allá de una mera agenda política interna de anarquía urbana crónica, la importación de votos confiables para los demócratas y una discordia racial perpetua que exija mano dura del gran gobierno. Esto debería escandalizar y alarmar a los estadounidenses al reconocer que dos enemigos de este país, y de la libertad ordenada, el sistema de libre mercado y el estado de derecho en los que se basa su forma de vida, están directamente involucrados en la nueva epidemia de delincuencia minorista organizada: el Partido Comunista Chino y los cárteles de droga mexicanos.

Después de años de ganar miles de millones de dólares y matar a miles de estadounidenses mediante el contrabando de fentanilo fabricado en China continental a través de la frontera, los cárteles de México están supervisando lo que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de Estados Unidos describió hace más de un año (descuido de la identificación de las entidades extranjeras detrás del crimen) como “grupos de robo organizado” que “se involucran en robos a gran escala que dependen de equipos de ‘impulsores’ que roban productos de las principales tiendas minoristas, ‘limpiadores’ que disfrazan los orígenes de la mercancía robada, ‘esgrimistas’ que revenden productos a través de fachadas físicas y los principales sitios web de comercio electrónico, y blanqueadores de dinero profesionales que canalizan ganancias ilícitas a delincuentes que organizan los planes. En muchos casos, los grupos de robo organizados recurren a la violencia o amenazas violentas contra los empleados de las empresas minoristas”.

Mucho antes de COVID-19, los laboratorios de Wuhan, en el centro de China, producían la mayor parte del fentanilo que se consumía en Estados Unidos. El informe de Evaluación Nacional de la Amenaza de las Drogas de 2019 de la Administración de Control de Drogas (DEA) indicó que las organizaciones asiáticas de lavado de dinero (MLO) “están trabajando en conjunto con las DTO [organizaciones de narcotráfico] hispanas con una frecuencia cada vez mayor (…) Varias FD [divisiones de campo de la DEA] han observado Las DTO mexicanas utilizan cada vez más agentes domésticos asiáticos para facilitar el movimiento de dinero del narcotráfico a través de una variedad de métodos, incluido el TBML [lavado de dinero basado en el comercio], CUBS [sistema bancario clandestino chino], monedas virtuales e incluso almacenamiento y envío de moneda a granel”. Los cárteles también participan activamente en la trata de personas y el contrabando de armas de fuego.

De la misma manera, las redes de ladrones dirigidas por los cárteles de droga mexicanos revenden bienes robados y utilizan a blanqueadores de dinero chinos para enviar el dinero obtenido de regreso a México. La Encuesta de seguridad minorista de 2022 de la Federación Nacional de Minoristas encontró que el “crimen minorista organizado (ORC)” y otras formas de robo externo costaron “USD 94,500 millones en pérdidas, frente a USD 90,800 millones en 2020” para los minoristas estadounidenses. Como resultado directo, una familia promedio tendrá que pagar alrededor de USD 500 adicionales cada año en la medida que los minoristas aumenten sus precios para compensar las pérdidas por bienes robados.

Las investigaciones de Seguridad Nacional de ICE describieron cómo los ladrones profesionales conocidos con el nombre de “impulsores” “viajan en equipo por todo el país utilizando alias, vehículos de alquiler y herramientas como ‘bolsas de refuerzo’ y llaves de seguridad adquiridas ilegalmente para robar mercancías de alto valor”. Luego, el botín se vende barato a un “esgrimista” que utiliza sitios web de comercio electrónico como eBay y Amazon para obtener una cantidad óptima de efectivo.

Los fiscales de figuras chinas con sede en Chicago que trabajan con cárteles mexicanos con dinero del narcotráfico observaron en 2021 que “una red relativamente pequeña de corredores de dinero chinos con sede en México ha llegado a dominar los mercados internacionales de lavado de dinero”. Un método particular utilizado, que requirió solo unas horas, fue un “intercambio espejo” en el que participaron empresarios chinos en México y corredores chinos con sede en Estados Unidos que transfirieron moneda china entre las cuentas bancarias de China continental, sin transferir dinero directamente desde Estados Unidos a China, evitando el sistema bancario estadounidense. El destino final del efectivo era México.

Claramente, el inalcanzable sistema financiero de Beijing ha hecho posible la amplia criminalidad de los cárteles, ya sea vendiendo esclavas sexuales, envenenando a estadounidenses con fentanilo o robando en tiendas minoristas en las ciudades de este país. Es un eje de enemigos que libran una guerra encubierta contra Estados Unidos, un ataque muy diferente de la guerra abierta de la Alemania nazi o de la amenaza nuclear de la Guerra Fría practicada durante décadas por la Unión Soviética.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.