La contribución de las exportaciones netas de China al crecimiento se redujo en un -7,3% a finales de 2019

Por Chriss Street
23 de Enero de 2020 12:31 PM Actualizado: 23 de Enero de 2020 12:31 PM

 Análisis de noticias

China firmó una tregua comercial de Fase 1 con Estados Unidos justo cuando los datos estaban a punto de demostrar que su contribución de las exportaciones netas al crecimiento económico nacional se desplomó en un -7.3 por ciento en el cuarto trimestre de 2019.

Enodo Economics informó que en los 10 años que van desde el fondo de la Crisis Financiera de 2008 hasta el tercer trimestre de 2019, la contribución trimestral de China al crecimiento de las “exportaciones netas” promedió  0.25 por ciento por trimestre. Pero ese lento declive se desplomó en el cuarto trimestre de 2019 cuando los aranceles de EE.UU. golpearon la competitividad de la “fábrica del mundo” de China.

Enodo Economics estima que en la misma década de un impulso levemente negativo de las exportaciones, el crecimiento real trimestral de China (después de la inflación) a partir del consumo y la inversión interna, promedió un aumento del 8.6 por ciento en la ganancia trimestral compuesta. Pero cuando el impulso de las exportaciones se desplomó en el cuarto trimestre, una asombrosa ganancia trimestral de +13 por ciento en consumo doméstico e inversión evitó que China cayera en recesión.

A pesar del repunte reportado en la economía interna de China en el cuarto trimestre de 2019, la tasa de crecimiento trimestral anualizada de las ventas al por menor fue de un magro +1.7 por ciento; las ventas de automóviles cayeron -4.3 por ciento, y la inversión total en activos fijos se desplomó en -87.6 por ciento.

En 2019, el régimen chino hizo todo lo posible para apoyar la economía nacional con una combinación de recortes de impuestos, reducciones reglamentarias, flexibilización monetaria específica y un aumento del 8.8 por ciento en los gastos del gobierno para bienes y servicios nacionales.

Una ventaja clave para los líderes autocráticos comunistas en una economía dirigida, es la capacidad de ordenar a las empresas estatales para que aumenten su volumen, independientemente de la falta de demanda. Como resultado, China imprimió grandes ganancias trimestrales en el cuarto contra el tercer trimestre, con la producción de acero invirtiéndose de -0.3 a un +4.9 por ciento; la producción industrial aumentando de +2.2 a +5.3 por ciento; y la generación de energía saltando de +4.3 a +10.2 por ciento.

Según Enodo Economics: “La firma del acuerdo comercial de Fase 1 con EE.UU. sugiere que las preocupaciones del liderazgo chino sobre el crecimiento y la transformación estructural de la economía son mayores de lo que parecen en la superficie”.

El acuerdo comercial de la Fase 1 da a China un período de estabilidad en el comercio y una mejora de las relaciones con Washington a corto plazo. Pero es un acuerdo que no incluye la eliminación total de los aranceles estadounidenses, que “se mantienen como una herramienta de aplicación”.

Aunque algunos analistas han sugerido que la firma de una tregua comercial por parte de Beijing se debe a que el líder chino Xi Jinping “se inclina ante la presión imperialista”, Enodo Economics sugiere que Xi hizo un gesto de buena voluntad para poder seguir adelante con sus “ambiciones económicas y geopolíticas y continuar buscando la autosuficiencia que buscan, sobre todo en tecnología”.

El presidente Donald Trump, en su discurso ante el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, el 26 de enero de 2018, habló sobre el apoyo de Estados Unidos a la firma de acuerdos bilaterales para lograr un comercio libre y abierto. Sin embargo, se enfocó en China al afirmar que “Estados Unidos ya no hará la vista gorda a las prácticas económicas injustas, incluyendo el robo masivo de propiedad intelectual, los subsidios industriales y la omnipresente planificación económica dirigida por el Estado”.

La tregua de la Fase 1 no significa el fin del conflicto entre la visión del mundo comercial y financiero entre una China comunista y un Estados Unidos democrático. Enodo Economics pronostica que, teniendo en cuenta estos factores, solo hay un 10 por ciento de probabilidades de que China y Estados Unidos firmen un acuerdo comercial de Fase 2 para las elecciones de 2022.

Descubra

¿Cuántos países realmente comunistas hay en el Mundo?

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.