La Corte Suprema deniega el intento de bloquear la ley del aborto de Texas

Por Katabella Roberts
02 de Septiembre de 2021
Actualizado: 02 de Septiembre de 2021

La Corte Suprema denegó el miércoles un intento de impedir que Texas prohíba los abortos después de que se detecte un latido del feto, permitiendo que siga en vigor una de las prohibiciones del aborto más restrictivas de EE. UU.

El proyecto de ley 8 del Senado, conocido como la Ley del Latido del Corazón de Texas, fue promulgado por el gobernador republicano Greg Abbott en mayo.

La ley permite a los ciudadanos particulares —excepto a los que hayan dejado embarazada a una mujer por violación o incesto— demandar a los médicos que realicen abortos después de que se detecte un latido fetal.

También permite entablar una acción civil contra cualquier persona que presuntamente haya ayudado o instigado a violar la ley. Las personas que se descubra que han violado la ley tendrían que pagar 10,000 dólares a la persona que presente con éxito una demanda de este tipo.

La ley no prevé una excepción para el aborto en el caso de un embarazo que sea resultado de un incesto o una violación, pero permite a las mujeres abortar en caso de “emergencias médicas”.

El miércoles, el tribunal falló 5-4 en contra de proporcionar alivio a los proveedores de servicios de aborto y de salud de la mujer que presentaron una orden judicial para impedir la aplicación de la prohibición el lunes, mientras continúa el litigio en su demanda que desafía su constitucionalidad.

El tribunal se negó a bloquear la aplicación de la ley tras la objeción de tres magistrados asociados liberales y del magistrado presidente John Roberts.

“Los solicitantes que ahora tenemos ante nosotros han planteado serias dudas sobre la constitucionalidad de la ley de Texas en cuestión”, escribió la mayoría del tribunal en una breve opinión. “Pero su solicitud también presenta complejas y novedosas cuestiones procesales previas que no han demostrado”.

La decisión vio cómo uno de los seis conservadores del tribunal, el magistrado presidente John Roberts, se unió a los tres liberales en la disidencia.

“La orden del tribunal es sorprendente”, escribió la magistrada liberal Sonia Sotomayor en una opinión disidente.

“Ante una solicitud para prohibir una ley flagrantemente inconstitucional diseñada para prohibir a las mujeres el ejercicio de sus derechos constitucionales y evadir el escrutinio judicial, una mayoría de magistrados ha optado por esconder la cabeza en la arena”, añadió.

La mayoría del tribunal, en una explicación no firmada, dijo que la decisión “no se basa en ninguna conclusión sobre la constitucionalidad de la ley de Texas” y permite que los desafíos legales sigan adelante.

La Ley de latidos del corazón de Texas ha suscitado los elogios de varios defensores provida y la oposición de algunos proveedores de servicios de aborto, 20 de los cuales interpusieron una demanda el mes pasado para impedir que entrara en vigor.

Algunos grupos de oposición, entre los que se encuentra Planned Parenthood, dijeron que la ley podría llevar a los proveedores de abortos, al personal de las clínicas y a otros a “cargar con interminables demandas que consumen su tiempo y recursos y les impiden prestar servicios de atención sanitaria, obligándoles en última instancia a cerrar”.

Varios opositores también dicen que la ley anularía esencialmente el precedente establecido por el caso Roe contra Wade, la decisión de la Corte Suprema de 1973 que legalizó el aborto.

La Unión Estadounidense por los Derechos Civiles (ACLU) y varios grupos por el derecho al aborto, así como proveedores de abortos de Texas, pidieron esta semana a la Corte Suprema que bloqueara temporalmente la prohibición.

La ACLU argumenta que, de hecho, prohibiría al menos entre el 85 y el 90 por ciento de los abortos que se solicitan en el estado, ya que muchas personas no saben que están embarazadas en las primeras seis semanas.

También “crea un mecanismo de caza de recompensas que anima al público en general a presentar costosas y acosadoras demandas contra cualquier persona que crean que ha violado la prohibición”, incluyendo “una persona que lleva a su amiga a obtener un aborto, los fondos de aborto que proporcionan ayuda financiera a los pacientes, el personal de los centros de salud, e incluso un miembro del clero que asiste a una paciente de aborto”, dijo la ACLU en una declaración.

Mientras tanto, organizaciones provida como la Texas Alliance for Life acogieron con satisfacción la Ley de latidos del corazón de Texas y la decisión de la Corte Suprema.

“Celebramos las vidas de los niños no nacidos que estarán protegidos del aborto como resultado”, dijo el Dr. Joe Pojman, director general de Texas Alliance for Life, en una declaración.

“Cientos de centros de embarazo y hogares de maternidad en todo Texas están ampliando su capacidad y recursos para satisfacer las necesidades de las mujeres que se enfrentan a embarazos no planificados y que pueden buscar su apoyo”, dijo.

“Además, el Estado de Texas ha incrementado la financiación del exitoso programa Alternativas al Aborto con hasta 100 millones de dólares para el bienio, con el fin de proporcionar servicios a 150,000 clientes al año”.

Otro grupo provida, Texas Right to Life, dijo en un tuit que la decisión de la Corte Suprema era “una enorme victoria para el movimiento provida”, una que esperaban que se replicara “en toda la nación”.

Manifestantes provida se paran cerca de la puerta del capitolio del estado de Texas el 29 de mayo de 2021. (Sergio Flores/Getty Images)

La medida entró en vigor el miércoles, después de que la Corte Suprema y un tribunal federal de apelaciones no actuaran antes del plazo de la 1 de la madrugada, hora del este, para que la ley entrara en vigor.

Al promulgar la medida en mayo, el gobernador de Texas, Greg Abbott, dijo: “Nuestro Creador nos dotó del derecho a la vida y, sin embargo, millones de niños pierden su derecho a la vida cada año a causa del aborto”.

El lunes, los legisladores estatales también aprobaron provisionalmente el proyecto de ley 4 del Senado, que prohibiría el acceso a las píldoras inductoras del aborto a las pacientes con más de siete semanas de embarazo y también impediría su envío por correo en Texas. La ley actual permite a los profesionales dar esas píldoras a las pacientes que tienen hasta 10 semanas de embarazo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS