La crisis energética de Europa fue creada por el intervencionismo político

Por Daniel Lacalle
05 de Septiembre de 2022 5:21 PM Actualizado: 05 de Septiembre de 2022 5:21 PM

Comentario

Una política energética que prohíbe la inversión en algunas tecnologías basándose en opiniones ideológicas e ignorando la seguridad del suministro está condenada a un estrepitoso fracaso.

La crisis energética de la Unión Europea no fue creada por fallos del mercado o por la falta de alternativas. Fue creada por el empuje político y la imposición.

Las energías renovables son una fuerza positiva dentro de una combinación energética equilibrada, no por sí solas, debido a la naturaleza volátil e intermitente de la tecnología. Los políticos han impuesto un mix energético inestable al prohibir tecnologías de base que funcionan casi el 100% del tiempo, y esto ha hecho que los precios se disparen para los consumidores y ha amenazado la seguridad del suministro.

La semana pasada, Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, lanzó dos mensajes que han acaparado muchos titulares. Primero, anunció una fuerte intervención en el mercado de la electricidad, y luego declaró en la Cumbre del Mar Báltico la propuesta de aumentar las energías renovables hasta el 45% de la mezcla total de generación para 2030. Ella considera que no se trata de una crisis energética, sino de “una crisis energética de los combustibles fósiles”.

Sin embargo, los mensajes de von der Leyen tienen dos problemas. La crisis energética de Europa se debe a una intervención a gran escala. Además, el aumento masivo de las renovables no elimina el riesgo de dependencia de Rusia u otros proveedores de materias primas.

El mercado eléctrico europeo es probablemente el más intervenido del mundo. Más intervención no va a resolver los problemas creados por un diseño político que ha hecho que la mezcla energética de la mayoría de los países sea cara, volátil e intermitente.

La ideología es una mala compañera en la energía.

Entre el 70 y el 75 por ciento de la tarifa eléctrica en la mayoría de los países europeos son costes regulados, subvenciones e impuestos fijados por los gobiernos y, en la parte restante, la llamada generación “liberalizada”, el coste de los derechos de CO2 se ha disparado debido a esos mismos gobiernos que limitan la oferta de permisos e imponen una mezcla energética por decisiones políticas.

En Alemania, solo el 24% de todos los costes de la factura de un hogar son “costes del proveedor”, según la Asociación Alemana de Industrias de la Energía y el Agua (BDEW) para 2021. La gran mayoría de los costes son impuestos y costes fijados por el gobierno: tasas de red (24%), un recargo por energía renovable (20%), el impuesto sobre las ventas (IVA) (16%), el impuesto sobre la electricidad (6%), una tasa de concesión (5%), una tasa de responsabilidad civil (0.03%), un recargo para las plantas de cogeneración de calor y electricidad (0.08%) y una tasa para un descuento de la industria sobre las tarifas de red (1.3%). Sin embargo, el “problema”, según los mensajes del presidente de la Comisión Europea, es el mercado. Imagínese.

Sorprende leer que los mercados eléctricos europeos son “mercados libres” cuando los gobiernos imponen las tecnologías dentro del mix energético, monopolizan y limitan las licencias, prohíben la inversión en algunas tecnologías o cierran otras, además de forzar el encarecimiento de los permisos de CO2 limitando su oferta.

La intervención fue detener la energía nuclear y depender masivamente del gas natural y el lignito, como hizo Alemania. La intervención fue prohibir el desarrollo del gas natural no convencional doméstico en Europa. Intervención es cerrar los embalses cuando la energía hidráulica es clave para reducir las facturas de los hogares. Intervención es aumentar las subvenciones a destiempo y luego subir los impuestos a las tecnologías eficientes. Intervención es parar el gasoducto que duplicaría las interconexiones con Francia. Intervención es prohibir la extracción de litio mientras se habla de defender las renovables, que necesitan esta materia prima. Intervención es llenar la factura del consumidor con impuestos y costes regulados que nada tienen que ver con el consumo de energía. La intervención, en esencia, es la cadena de errores de la política energética que han llevado a Europa a tener precios de la electricidad y el gas natural que son más del doble de caros que los de Estados Unidos, como advirtió en 2013 el entonces presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso.

Los precios europeos de la electricidad no son caros por casualidad, sino a propósito. El aumento exponencial de las subvenciones, los costes regulados y el precio de los derechos de emisión de CO2 son decisiones políticas.

Eliminar las energías estables (nuclear, hidráulica) que funcionan siempre y sustituirlas por renovables que necesitan un respaldo de gas natural y fuertes inversiones en infraestructuras es caro. Lo ha sido en toda Europa y lo seguirá siendo.

Una transición energética debe ser competitiva y garantizar la seguridad del suministro, o no será una transición. Más intervención no resuelve los problemas.

Los gobiernos europeos deberían preocuparse por borrar de las facturas de los hogares todas aquellas cosas que no tienen nada que ver con el consumo de electricidad, incluido el coste de los errores de planificación del pasado, y deberían bajar los impuestos que son sencillamente inasumibles. Esas partes deberían estar en el presupuesto nacional, y otros gastos no esenciales deberían recortarse para evitar el aumento del déficit.

El mercado no siempre es perfecto, pero la intervención del gobierno siempre es imperfecta.

Los gobiernos son terriblemente malos eligiendo ganadores, pero son aún peores eligiendo perdedores. La intervención constante deja un rastro de deudas y sobrecostes que pagan todos los consumidores.

¿Qué ocurre cuando el gobierno interviene? Detiene la energía nuclear por obsesión ideológica y pasa a depender en un 40% del carbón, el lignito y el gas, como Alemania. O lleva a su empresa pública estrella al borde de la quiebra al intervenir las tarifas, como Francia. O, como España, crea un conflicto diplomático con su mayor proveedor de gas natural, Argelia, y, con ello, ha duplicado sus compras de gas a Rusia desde el inicio de la guerra hasta julio de 2022.

Ahora, la Unión Europea se apresura a instalar nuevas plantas flotantes de regasificación, más de treinta. ¿El problema? Prácticamente todos los barcos de gas natural licuado para este invierno ya han sido contratados.

Los mismos gobiernos que se negaron a reforzar las cadenas de suministro de gas natural cuando era barato, se apresuran ahora a gastar enormes cantidades en soluciones poco eficientes.

La instalación de renovables no elimina la dependencia del gas natural. Las renovables son, por definición, intermitentes y volátiles, además de difíciles de planificar. Además, la instalación de más renovables requiere un enorme gasto en inversiones de transmisión y distribución, lo que encarece la tarifa.

Invertir más en renovables es positivo, pero ningún político puede decir que las renovables son la única solución. El problema del almacenamiento, el coste astronómico de una red de baterías y la infraestructura necesaria, estimada en más de 2 billones de euros si fuera factible, son factores clave. Si hoy Europa tuviera una mezcla solar y eólica del 100%, sería excesivamente volátil e intermitente, y en los periodos de baja disponibilidad solar y eólica aumentaría la dependencia del gas natural, necesario como respaldo, y la necesidad de la hidroeléctrica y la nuclear, energías que siempre funcionan. Además, las renovables, que son positivas en una mezcla energética equilibrada, no reducen la dependencia de otros países. Los países se vuelven dependientes de China y otras naciones para el litio, el aluminio, el cobre, etc.

Instalar un 45% de renovables en la mezcla no elimina la dependencia del gas natural; solo la reduce ligeramente en la parte del factor de carga renovable que es más estable (parte de la producción eólica). De hecho, los periodos de baja energía eólica y de bajo rendimiento solar serían muy probables y, como ya hemos experimentado, esos coinciden con periodos en los que el gas y el carbón son más caros debido a una mayor demanda.

Si algo nos demuestra esta crisis es que lo que Europa necesita es más mercado y menos intervención. Europa ha llegado a esta crisis por una combinación de arrogancia e ignorancia de los legisladores que controlan la mezcla energética. La importancia de una mezcla equilibrada, con nuclear, hidroeléctrica, gas y renovables es cada día más evidente.

La política energética intervencionista ha fracasado estrepitosamente. Más intervención no va a solucionarlo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.