¿La debilidad de Estados Unidos ha provocado una amenaza nuclear rusa?

Por Lee Smith
10 de Octubre de 2022 4:06 PM Actualizado: 10 de Octubre de 2022 4:17 PM

Según el presidente Joe Biden, la “perspectiva del Armagedón” es más alta de lo que ha sido desde 1962. Fue entonces cuando Washington y Moscú se increparon de forma aguda a causa de la crisis de los misiles en Cuba. Sesenta años después, dice Biden, las dos potencias pueden volver a estar a punto de iniciar la Tercera Guerra Mundial.

La invasión a Ucrania por parte de Vladimir Putin ha desestabilizado a Europa y las consecuencias han dejado a los mercados mundiales tambaleándose. En cuanto a Biden, desde que asumió el cargo en enero de 2021, sus acciones han ilustrado la máxima de que la debilidad invita a la agresión. El mundo es un lugar peligroso porque hombres duros como Putin y hombres como Biden lo hacen más peligroso.

En el episodio de la semana pasada de “Over the Target”, Brendon Fallon y yo discutimos las posibles respuestas de EE.UU. en caso de que Putin despliegue armas nucleares tácticas y cómo Biden aumentó las apuestas en Ucrania.

El general retirado de cuatro estrellas David Petraeus dice que, si Rusia usa armas nucleares contra Ucrania, Estados Unidos “eliminaría todas las fuerzas convencionales rusas que podamos ver e identificar en el campo de batalla en Ucrania y también en Crimea y todos los barcos en el Mar Negro”.

Eso es posible. Los miles de millones que la administración Biden ha gastado en la defensa de Ucrania son evidencia de que Washington ve a Kiev como un representante de Estados Unidos, y puede sentirse impulsado a actuar en caso de un ataque con armas de destrucción masiva. Pero la amenaza de Petraeus debe verse en un contexto más amplio: La Casa Blanca de Biden aún tiene que responder a un ataque masivo en el territorio nacional de Estados Unidos que, según dice, mató a más de un millón de estadounidenses y enfermó a decenas de millones más.

El COVID-19 también fue un arma de destrucción masiva. Si el Partido Comunista Chino (PCCh) lo lanzó intencionalmente o no, es irrelevante. El hecho de que Beijing mintiera sobre sus orígenes y amenazara con represalias si el gobierno de EE.UU. los investigaba convierte al COVID-19 en un instrumento de la doctrina de guerra sin restricciones del régimen. Biden no ha hecho nada para disuadir a China de volver a intentarlo.

La miopía de Biden plantea varias preguntas importantes: Primero, ¿la Casa Blanca no anticipó las posibles consecuencias del envío de armas a la frontera de Rusia? Los legisladores estadounidenses saben desde hace mucho tiempo que Rusia podría usar armas nucleares, aunque solo sea de manera limitada: La doctrina militar de Moscú prevé el despliegue de armas nucleares tácticas.

Las doctrinas nucleares de Moscú y Washington divergieron poco después de la crisis de los misiles en Cuba. En ese momento, Estados Unidos tenía un arsenal nuclear superior y, según el difunto estratega militar, Angelo Codevilla, “podría haber devastado las pocas y altamente vulnerables plataformas de lanzamiento de misiles de la Unión Soviética, así como gran parte de su aviación de largo alcance”.

Eso cambió después de la crisis cuando Moscú colocó sus misiles en silos subterráneos. Como explicó Codevilla en su libro de 2006 “Guerra: Fines y medios”, Estados Unidos tendría que aumentar la capacidad y el rendimiento de sus misiles como fuerza contraria al arsenal soviético, o cambiar de estrategia. Escogió esta última opción.

A partir de entonces, los planificadores estadounidenses se enfocaron en lo que podían ver claramente en el mapa, las ciudades soviéticas. La administración Kennedy razonó que la “gran guerra”, escribió Codevilla, “podría ser exorcizada para siempre por la amenaza del suicidio mutuo”.

Así nació la doctrina de la “destrucción mutua asegurada”, o MAD. El temor de que las dos superpotencias avanzaran poco a poco hacia el Armagedón originó un estilo de pensamiento que dio forma a las películas y a los libros estadounidenses de la Guerra Fría. Como indica la advertencia de Biden, se sigue informando la estrategia militar de Estados Unidos.

Y aquí llegamos a la segunda pregunta con respecto a la falta de anticipación de Biden: ¿Por qué no vio lo que probablemente sucedería al retirar las sanciones en Nord Stream 2?

El gasoducto que transporta gas natural ruso a Alemania ha sido noticia después de que una explosión generó especulaciones de que podría haber sido saboteado. Algunos piensan que la administración de Biden lo hizo; otros dicen que fueron los propios rusos. Como evidencia de lo primero, algunos han señalado un video del presidente amenazando con detener Nord Stream 2. Pero eso también debe entenderse en contexto.

Nord Stream 2 se construyó para eludir a Ucrania. Mientras el gasoducto no estuviera completo, Putin no podía estar seguro de tener una forma de mover energía a Europa. En 2019, se impusieron sanciones a Nord Stream 2 y se detuvo la construcción. Fuentes del Capitolio me dicen que esto ayudó a disuadir a Putin de actuar contra Ucrania.

Cuando Biden llegó al cargo, deshizo esas sanciones a pesar de las advertencias. La Casa Blanca estaba ansiosa por recompensar a una amiga, Angela Merkel.

La excanciller alemana fue una de las principales voces anti-Trump en el escenario internacional, y Nord Stream 2 representó una gran victoria política para ella y una jugada estratégica vital para Alemania.

El oleoducto Nord Stream 2 va directamente desde Rusia hasta el puerto de aguas profundas más oriental de Alemania, Mukran. El puerto está ubicado en Sassnitz, una ciudad en Mecklenburg-Vorpommern, el estado que Merkel representó cuando estaba en el parlamento alemán. Convertir a Sassnitz en un corredor para la energía europea fue bueno para los patrocinadores y clientes políticos de Merkel.

También le da a Alemania una ventaja sobre el resto de la Unión Europea. Al cobrar tarifas al gas natural que sale de Alemania, Berlín encarece la energía para los competidores industriales europeos.

Entonces Biden renunció a las sanciones de Nord Stream 2. Con las tropas rusas reunidas en la frontera de Ucrania, se le preguntó a Biden por qué había regalado el único instrumento que podría evitar que Putin atacara a su vecino. Todo lo que pudo reunir fue hablar duro.

“Si Rusia invade”, dijo Biden, “entonces ya no habrá un Nord Stream 2, le pondremos fin”. La alta funcionaria del Departamento de Estado, Victoria Nuland, se hizo eco de las amenazas de su jefe. “Si Rusia invade Ucrania, de una forma u otra, Nord Stream 2 no avanzará”.

Pero como había advertido el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, aplicar las sanciones de Nord Stream 2 después de una invasión rusa las dejaría sin sentido. Con Biden pronosticando un posible holocausto nuclear, es importante tener en cuenta cómo su miopía nos ayudó a llegar a este umbral.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.