La debilidad de la eurozona: mucho más que COVID

Por Daniel Lacalle
29 de Marzo de 2021
Actualizado: 29 de Marzo de 2021

Si observamos la mayoría de los informes de perspectivas de los bancos de inversión para 2021, uno de los principales temas de consenso es la fuerte convicción de una rápida y sólida recuperación de la zona euro. Se equivocaron.

La semana pasada, Capital Economics se unió a otros analistas y rebajó el crecimiento de la eurozona, destacando: “Ahora pensamos que la economía de la eurozona se recuperará más lentamente de lo que habíamos previsto antes, creciendo en torno al tres por ciento este año y al 4.5 por ciento en 2022. Mientras tanto, parece improbable que los rendimientos de la deuda pública de la zona del euro caigan mucho más, y con los rendimientos del Tesoro a punto de aumentar significativamente, esperamos que la creciente brecha de rendimiento haga que el euro se debilite frente al dólar estadounidense”.

Esta oleada de rebajas, que incluye las estimaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y del Banco Central Europeo, viene acompañada de la misma antigua y aburrida actualización de las expectativas para el próximo año, que probablemente volverán a rebajarse más adelante.

La mayoría de los políticos culpan de la debilidad de la eurozona a la pandemia y a la lentitud en la aplicación de las vacunas. Es parcialmente cierto. Ninguno de esos dos factores se desprende de uno de los principales rasgos que hacen que la eurozona decepcione sistemáticamente tanto en períodos de crecimiento como de crisis: la enorme burocracia.

La lentitud de la eurozona en el despliegue de las vacunas queda patente en la clasificación de Bloomberg Economics’ COVID-19 resilience y en que las vacunas administradas por cada 100 personas se sitúan muy por debajo de Israel, Chile, Estados Unidos o el Reino Unido, a pesar de que las economías de la eurozona tienen los mayores niveles de gasto sanitario público del mundo. La razón por la que la eurozona va a la zaga en materia de vacunación se debe a un proceso burocrático y lento en la aprobación y compra de vacunas.

La Unión Europea retrasó innecesariamente la aprobación de vacunas que ya habían sido probadas y confirmadas por las autoridades sanitarias de Estados Unidos y el Reino Unido, pero también implementó un proceso rígido, complicado y tedioso para llegar a acuerdos comerciales con las empresas proveedoras de vacunas. Lamentablemente, en lugar de reconocer los errores cometidos, los políticos decidieron iniciar una guerra de culpas, acusando a AstraZeneca y a otras empresas de no cumplir los contratos, algo que se desmintió en numerosas ocasiones pero que está retrasando aún más los esfuerzos de vacunación.

Financial Times destacó que “la vacilante campaña de vacunación de la UE se vio obstaculizada por un proceso de adquisición centralizado y fallido, la escasez de suministros, los obstáculos logísticos y la excesiva aversión al riesgo de algunos reguladores médicos nacionales”. La élite política europea estaba tan orgullosa de su sistema sanitario y de su proceso de adquisición centralizado que no comprendió la importancia del tiempo y la eficacia en esta pandemia. Mientras que el Reino Unido administró ya 48.6 dosis de vacunas por cada 100 personas y Estados Unidos 41.9, la UE solo ha conseguido 15.1, según Our World in Data.

Los problemas económicos de la eurozona no se deben solo a la lentitud de la vacunación, sino también a unos cierres demasiado agresivos. Entre octubre y noviembre, las principales economías europeas decidieron cerrar la economía de forma agresiva para evitar un aumento de los casos.

A pesar del cierre extremadamente severo de Francia, uno de los más agresivos del mundo, los nuevos casos diarios confirmados por cada millón de personas pasaron de 250 casos a mediados de octubre (media de 7 días) a 522 hasta el 26 de marzo. Los nuevos casos diarios aumentaron rápidamente y descendieron en el mes de noviembre, pero han aumentado constantemente desde enero. En Italia, los nuevos casos pasaron de 75 en octubre a 369 el 26 de marzo, y en Alemania, de 48 a 188 en el mismo periodo.

En todos ellos, los nuevos casos diarios aumentaron de forma constante desde que tocaron fondo a mediados de febrero, incluso con los severos cierres. El cierre de la economía durante períodos prolongados genera efectos secundarios a largo plazo en el empleo y el crecimiento que probablemente perjudicarán la recuperación y crearán importantes retos sociales. No podemos olvidar que la eurozona seguía teniendo una tasa de desempleo del 8.3 por ciento y más de siete millones de puestos de trabajo suspendidos a finales de febrero.

Se han puesto en marcha planes de estímulo masivos, con el Banco Central Europeo aumentando su balance hasta el 71 por ciento del PIB de la eurozona, frente al 36 por ciento de la Reserva Federal, con la oferta monetaria creciendo a una tasa anualizada del 12 por ciento en la zona euro. El estímulo fiscal también es enorme, con medidas de impulso fiscal y de liquidez que oscilan entre el 10 por ciento (España) y el 50 por ciento (Alemania) del PIB en las principales economías.

Es importante señalar que no se trata solo de cuánto se gasta, sino también de dónde y cuándo. Una parte significativa del estímulo fiscal en España, Francia, Italia y Alemania se dirigió a mantener el gasto público actual, y las medidas de apoyo a las empresas solo han sido decisivas en Alemania y Francia. Sin embargo, las grandes y decisivas medidas de apoyo a las empresas pueden fracasar, ya que los cierres prolongados conducen a una crisis de insolvencia, e inevitablemente una parte relevante de esos mecanismos de apoyo zombificará la economía, sobre todo porque éste era un riesgo importante que ya existía en la eurozona antes de la COVID-19, según el Bank for International Settlements.

No podemos olvidar que la recuperación de la eurozona podría ser volver a una situación de debilidad, que era evidente antes de COVID-19. Alemania estaba al borde de la recesión a finales de 2019, y Francia e Italia presentaban un crecimiento nulo en el último trimestre. La desaceleración de la eurozona era, de hecho, una preocupación generalizada para 2020 a pesar de todas las medidas de liquidez y fiscales aplicadas, los tipos negativos, las recompras masivas de bonos soberanos por parte del Banco Central Europeo y un ya olvidado Plan Juncker que se lanzó como el programa de inversión más importante de la UE unos años antes de la pandemia, cuyos resultados fueron, como mínimo, decepcionantes.

La eurozona tiene un enorme potencial y podría convertirse en líder mundial en la salida de la crisis y la atracción de inversiones. Para lograrlo, necesita tomar medidas urgentes para reducir la burocracia, desbloquear el potencial de creación de empleo y empresas y reducir la perjudicial fiscalidad. El momento de hacerlo es ahora.

El doctor Daniel Lacalle es economista jefe del fondo de cobertura Tressis y autor de “Freedom or Equality” (Libertad o igualdad), “Escape from the Central Bank Trap” (Escapar de la trampa de los bancos centrales) y ” Life in the Financial Markets” (La vida en los mercados financieros).


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


 

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS