La economía china sigue hundiéndose

El último seguimiento económico muestra que la ralentización económica de China se inclina ahora hacia la contracción

Por Milton Ezrati
06 de Noviembre de 2023 3:28 PM Actualizado: 13 de Noviembre de 2023 3:30 PM

Opinión

Xi Jinping ha ido mucho más allá que sus predecesores para afirmar el poder chino en el escenario mundial -económica, diplomática y militarmente- y lo ha hecho de forma agresiva. Logró algunos éxitos pero, en el proceso, también consiguió convertir la buena voluntad occidental y japonesa en desconfianza y hostilidad.. Y ahora se encuentra presidiendo los peores resultados económicos de China en décadas.

Salvo un breve repunte del gasto de los consumidores a principios de año, cuando Beijing abandonó por fin su draconiana política de cero-COVID, la economía china en 2023 ha decepcionado. Las últimas noticias de los datos de octubre no ayudan mucho a cambiar ese panorama. El índice de gestores de compras para la actividad manufacturera cayó a un nivel de 49.5 en octubre, por debajo del 50.2 de septiembre y muy por debajo del máximo de 52.6 del pasado febrero. Este último dato es especialmente digno de mención, ya que un nivel inferior a 50.0 indica una clara contracción. Un indicador similar para el sector no manufacturero -que abarca un compuesto de la actividad en los servicios y la construcción- cayó a 50.6 en octubre desde 51.7 en septiembre.

Empleados trabajan en una cadena de montaje de altavoces en una fábrica de Fuyang, en la provincia oriental china de Anhui, el 30 de junio de 2023. (AFP vía Getty Images)

Las cifras de pedidos incluidas en el informe sobre fabricantes muestran un descenso tanto de los compradores nacionales como de los extranjeros. Esta última refleja la debilidad económica tanto en Europa como en Estados Unidos, provocada sin duda por las políticas monetarias antiinflacionistas, especialmente la subida de los tipos de interés. La caída de los pedidos extranjeros a los productores chinos también refleja la creciente desconfianza hacia las fuentes chinas mostrada tanto por los gobiernos occidentales como por las comunidades empresariales de ambos lugares. De hecho, las cifras de exportación de la Administración General de Aduanas de Beijing muestran la debilidad. Sin duda, la cifra de septiembre, la más reciente de la que se dispone, supera en un 5 por ciento los niveles de agosto, pero septiembre sigue estando un 10 por ciento por debajo del nivel del pasado enero y, dado el informe más reciente de los directores de compras, es probable que muestre un descenso cuando se disponga de las cifras de octubre.

El descenso de los pedidos de los compradores nacionales refleja, al menos en parte, la debilidad de las exportaciones. Al fin y al cabo, y a pesar de la interminable retórica de Beijing sobre una mayor orientación interna de la economía, China sigue siendo en gran medida una economía impulsada por las exportaciones. La actividad interna también depende de cuánto compren los extranjeros. Más que este efecto, la disminución de los pedidos nacionales también es el resultado de una vacilación generalizada entre las empresas privadas chinas para ampliar la capacidad, un legado tanto de las incertidumbres provocadas por años de medidas de Beijing de cero COVID como de la hostilidad abierta que Xi ha mostrado recientemente hacia las empresas privadas.

Detrás de estas decepcionantes estadísticas económicas está el impedimento al crecimiento que supone la quiebra de los principales promotores inmobiliarios: Evergrande y Country Garden. Por un lado, las pérdidas financieras impuestas por la incapacidad de este gigantesco sector económico para cumplir sus obligaciones han limitado el apoyo del sistema financiero a nuevas empresas. Por otro, la incertidumbre que rodea a estas pérdidas ha frenado la compra de viviendas por parte de los hogares chinos. Sin duda, las ventas de viviendas nuevas, tras una caída de varios años, se han recuperado últimamente por encima de los mínimos de agosto, pero en el equivalente a USD 55,600 millones en octubre, según la Corporación de Información Inmobiliaria de China, siguen estando un 30 por ciento por debajo de los niveles de hace un año y todavía por debajo de los niveles máximos de antes de la pandemia.

Ante estas inquietantes noticias, Beijing, después de esperar demasiado, se ha puesto por fin en marcha para promover el crecimiento económico. Hasta ahora, el esfuerzo parece ser demasiado poco, demasiado tarde. Para fomentar el endeudamiento y el gasto de particulares y empresas, el Banco Popular de China ha bajado los tipos de interés. Sin embargo, estos movimientos monetarios han sido tan tímidos -solo fracciones de un punto porcentual- que es difícil ver cómo pueden marcar una gran diferencia frente a las poderosas fuerzas que desalientan el gasto de los consumidores y la inversión empresarial.

Beijing también ha lanzado programas para gastar más en infraestructuras, el medio por defecto de China para estimular la economía. El último esfuerzo autoriza el préstamo de unos 137.000 millones de dólares, para financiar más proyectos, especialmente en las provincias devastadas por las inundaciones. Dados los tibios esfuerzos realizados hasta ahora, es razonable preguntarse si esto es suficiente en una economía equivalente a unos 18 billones de dólares.

Cuando Xi asumió el poder en China hace aproximadamente una década, el país parecía en vías de superar a la economía estadounidense en tamaño y fuerza. Se esperaba que China se convirtiera en el actor dominante en la escena mundial. Xi dejó claro que tal era su ambición para el país. Desde entonces, China ha hecho algunos progresos en estos frentes, pero el motor que sustenta todo el esfuerzo -la economía- está flaqueando. Ahora, el futuro parece menos prometedor que antes y, desde luego, parece abocado a no estar a la altura de las ambiciones de Xi.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.