La economía de Taco Bell

Dueño de Taco Bell ofrece salario de 100,000 dólares para gerentes de sucursales
Por James Gorrie
13 de Enero de 2020 Actualizado: 13 de Enero de 2020

¿Quién habría pensado que administrar un restaurante de comida rápida podría pagar cien mil dólares al año?

Bueno, esa es la remuneración que Taco Bell ofrecerá por los puestos de gerencia en tiendas específicas en las regiones del Medio Oeste y Noreste de Estados Unidos. Eso es un aumento significativo de los 50,000 a 80,000 dólares que pagan a los gerentes en este momento.

La compañía dice que la oferta de pago de seis cifras es una prueba. ¿Valdrá la pena? ¿Realmente vale la pena administrar un restaurante de comida rápida con un salario similar al de un vicepresidente adjunto de un banco o un director de mercadeo?

Al parecer (…) Taco Bell piensa que sí.

En 2018, el ingreso promedio de una tienda de Taco Bell fue de 1,6 millones de dólares, en comparación con los 1,5 millones de dólares de 2017. Pero, como muchas otras industrias, el negocio de la comida rápida es competitivo. Una vez más, como otros negocios, encontrar y mantener gerentes talentosos y trabajadores es una prioridad principal.

Los líderes de Taco Bell se dan cuenta de que, aunque los trabajos de comida rápida son a menudo temporales para adolescentes, trabajadores de baja capacitación e inmigrantes, el capital humano, también conocido como personas, puede hacer una gran diferencia en la rentabilidad de una tienda. Con los márgenes en la industria de la comida rápida estrechándose, ¿por qué debería ser tan sorprendente pagar bien a los gerentes por ayudar a mantener y aumentar los ingresos?

Pagar a los gerentes significativamente más cuando los márgenes se están estrechando puede parecer contrario a la intuición, pero tiene buen sentido comercial. Para competir, hay que tener buenas personas. De la misma manera que una mala administración puede matar los márgenes de ganancia debido al desperdicio y a un servicio deficiente, una buena administración puede ciertamente ampliarlos.

¿Efecto Taco Bell?

Con la economía estadounidense en auge, la tasa de desempleo ha bajado a cerca de 3,5 por ciento, el nivel más bajo desde 1969. En consecuencia, la mano de obra calificada es escasa. Eso típicamente resulta en un aumento de los salarios, que es exactamente lo que está sucediendo, finalmente. Pero están muy atrasados.

Sin embargo, la tasa de incremento de  salarios es más baja de lo que los economistas pensaban que sería, incluso con el entendimiento de que los salarios generalmente son inferiores al crecimiento económico. Desafortunadamente, esa tendencia se ha mantenido durante una década o más. Hay diferentes razones para ello, dependiendo de cómo se mire.

La compensación a menudo también significa beneficios

Por un lado, ahora la compensación a menudo incluye beneficios de atención médica para los trabajadores que antes no se ofrecían. Por el momento, ese ha sido un factor significativo en los bajos salarios. Ajustados por la inflación, los sueldos y salarios han crecido solo un 5,3 por ciento desde sus niveles de 2001, mientras que el costo para las empresas de proporcionar beneficios ha aumentado un 22,5 por ciento.

Los beneficios de atención médica son una forma positiva de compensación que no siempre se entiende o es incluso beneficiosa. Dado que muchos trabajadores de la comida rápida son jóvenes y relativamente saludables, esos beneficios son a menudo una forma de pago no realizada. Es decir, a menudo son subutilizados y por lo tanto tienen menos valor e impacto que un salario por hora más alto.

Los costosos acuerdos de libre comercio reducen los salarios

La exportación de empleos manufactureros, a partir de mediados de la década de 1990, es también un factor enorme. Las empresas estadounidenses cerraron fábricas y se trasladaron a México con la aprobación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA). Luego, en 2001, el éxodo de empleos estadounidenses se aceleró cuando se dio a China el estatus de nación más favorecida. Millones de empleos estadounidenses desaparecieron, matando los trabajos de clase obrera bien pagados, dejando un excedente de mano de obra que resultó en la caída o el estancamiento de los salarios durante las dos décadas siguientes.

Demasiada mano de obra barata

Al mismo tiempo que las políticas de libre comercio del NAFTA y de China, Estados Unidos permitió una inmigración masiva de personas no calificadas al país prácticamente sin control. Decenas de millones de personas de países pobres han competido con estadounidenses por trabajos de baja calificación.

Este exceso de oferta de mano de obra es otro factor que explica el estancamiento de los salarios durante tanto tiempo, especialmente en los empleos de servicios como la industria de la comida rápida.

Cambios tectónicos de la economía en curso

Al menos dos de estos tres factores que contribuyen al estancamiento de los salarios están cambiando. La relación comercial de EE.UU. con China está experimentando un cambio tectónico. La guerra comercial, que incluye altos aranceles sobre los productos manufacturados chinos, está haciendo que los productos chinos sean menos atractivos.

Eso ya está ayudando a algunos fabricantes estadounidenses a traer sus fábricas de vuelta a Estados Unidos. También significa la contratación de estadounidenses, lo que conduce a una reducción de la oferta de mano de obra.

Afrontando a la inmigración, la oferta de mano de obra también se contrae. Las políticas de inmigración del presidente Trump, aunque no son perfectas, han frenado la afluencia de mano de obra inmigrante. De hecho, como informa The New York Times, la inmigración está en su nivel más bajo desde 2008.

Otras personas que todavía están en la fuerza laboral pero que no son afectadas por las cifras de desempleo han renunciado debido a la automatización, la inmigración y la reubicación de fábricas en el extranjero. Estos trabajadores desalentados no quieren trabajar o sus habilidades son ahora tan obsoletas que no pueden trabajar más.

Al mismo tiempo, la economía estadounidense está disfrutando del entorno más favorable para los negocios en décadas. El recorte de las tasas de impuestos corporativos y la regulación ha llevado a una explosión de la actividad empresarial y al crecimiento económico.

Todos estos factores, así como otros, han llevado a un mercado laboral altamente competitivo. Como se ha señalado anteriormente, los salarios son inferiores al crecimiento económico, pero a veces, sin embargo, se ponen al día más tarde, a menudo con un sorprendente repunte.

La gran pregunta, por supuesto, es si el experimento de 100,000 dólares de Taco Bell resulta ser rentable o no. ¿Es la oferta de cien mil dólares de Taco Bell una indicación de que los salarios están subiendo?

Si resulta rentable, entonces puede tener un impacto generalizado en la economía de servicios en su conjunto.

Intercambiando deudas universitarias por ingresos

A corto plazo, podríamos esperar ver a gerentes de comida rápida talentosos y aparentemente mal pagados abandonando la competencia para ir a trabajar en Taco Bell. Pero a largo plazo, podríamos ver que la compensación en otros trabajos de la industria de servicios, en particular los altamente lucrativos, aumente mucho más que en el pasado.

Por supuesto, también es probable que se produzcan aumentos de precios. Mucho podría depender de la oferta de mano de obra en el futuro. Pero con la posibilidad de ganar 100,000 dólares al año, los puestos administrativos de Taco Bell pueden convertirse en la próxima moda para millones de estadounidenses.

¿Quién necesita la deuda de seis cifras de una educación universitaria cuando puedes ganar seis cifras en Taco Bell sin un título, simplemente trabajando a la manera antigua?

James Gorrie es un escritor y conferencista radicado en el sur de California. Es el autor de “La crisis de China”.

*****

Mira a continuación:

Las caravanas son una invasión a EE.UU. y a México

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS