La energía verde es política, no ciencia

Por Alexander Liao
12 de Mayo de 2021
Actualizado: 12 de Mayo de 2021

Opinión

La energía verde se impone en Estados Unidos y Europa, acompañada de líneas ultraizquierdistas y socialistas. Se aprovechan de unos supuestos daños causados por cambios climáticos extremos y cambios de la Tierra.

Las políticas medioambientales no se basan en la ciencia, sino en políticas de redistribución del poder social y la riqueza.

En algunas partes de Estados Unidos, la gente está asistiendo a la llamada revolución de la energía verde.

Algunos comparan esta revolución de la energía verde con el Gran Salto Adelante en China continental hace sesenta años. El Gran Salto Adelante del Partido Comunista Chino (PCCh), lanzado por Mao Zedong, el entonces líder del PCCh, provocó la muerte por hambre de decenas de millones de personas.

Una gran parte del paquete de estímulo de 2.3 billones de dólares del presidente Joe Biden financiará la llamada energía limpia, diseñada para reducir las emisiones de carbono, reducir la contaminación y prevenir el calentamiento global.

Examine más de cerca el plan de energía limpia de Estados Unidos y verá que gran parte de él está relacionado con propuestas de izquierda como el “Green New Deal“. En 2019, el estado de Nueva York anunció el objetivo climático más agresivo de Estados Unidos: la Ley de Liderazgo Climático y Protección de la Comunidad (CLCPA, por sus siglas en inglés), que estableció que el estado utilizará electricidad libre de carbono y que todos los edificios utilizarán nuevas tecnologías limpias de calefacción y refrigeración para el año 2040, y que lograra cero emisiones netas de carbono para el año 2050. Ahora insta a la legislatura estatal a que apruebe un proyecto de ley llamado “Ley de Inversión en el Clima y la Comunidad” (CCIA) antes del receso de verano para aplicar un super estimulante Gran Salto Adelante mediante la recaudación de impuestos sobre el carbono y los precios del gas.

Pero, ¿pueden realmente prevenir los huracanes y otras catástrofes climáticas? Todo depende de los resultados reales para ver si es eficaz.

La representante Alexandria Ocasio-Cortez (demócrata de Nueva York), junto al senador Ed Markey (demócrata de Massachusetts), habla durante una conferencia de prensa para reintroducir el Green New Deal frente al Capitolio en Washington el 20 de abril de 2021. (Mandel Ngan/AFP vía Getty Images)

Roger Caiazza es un meteorólogo que lleva más de 40 años trabajando en el sector de la calidad del aire. Ha señalado en su blog que gastar enormes cantidades de dinero para subvencionar la energía eólica y solar e imponer más restricciones al desarrollo económico solo podría, como mucho, hacer descender la temperatura en 0,0097 grados centígrados en 2100. Lo más importante es que ni siquiera la ciencia del clima puede confirmar si el calentamiento global está provocado por el hombre.

Caiazza escribe regularmente en su blog y ofrece un análisis de las disposiciones de la CIAI.

Afirma que “la premisa subyacente en todas las iniciativas legislativas y reguladoras de Nueva York es que existe una crisis climática” y que “los políticos y reguladores que preparan los razonamientos de que hay que abordar el cambio climático confunden con frecuencia el tiempo con el clima”.

Caiazza mencionó las opiniones del Dr. William Briggs, que es escritor, filósofo y científico itinerante. Briggs afirmó que atribuir el clima extremo al calentamiento global provocado por el hombre es una estimación y que es “imposible comprobar de forma independiente esa estimación”, escribió Caiazza.

La principal herramienta utilizada hoy en día para estimar el efecto humano es un modelo climático. Sin embargo, como dijo Briggs, “ellos [los modelos climáticos] tienen que demostrar primero su capacidad de previsión”, y “si no pueden, o son inexactos, no se puede confiar en ellos”. Briggs llegó a la conclusión de que “los estudios de atribución de eventos del cambio climático se basan en todo este tipo de conjeturas y afirmaciones. Como tales, o son incorrectos o están muy lejos de ser certeros”, escribió Caiazza en su blog.

El Laboratorio de Dinámica de Fluidos Geofísicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), con sede en Princeton (Nueva Jersey), ha llegado a la conclusión de que “es prematuro concluir con un alto grado de confianza que el aumento de las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero debido a las actividades humanas haya tenido un impacto detectable en la actividad de los huracanes de la cuenca atlántica, aunque el aumento de los gases de efecto invernadero está fuertemente relacionado con el calentamiento global”.

Por ejemplo, la legislación sobre energía verde del Estado de Nueva York cita a menudo el impacto de los huracanes en Nueva York. La ciudad se ha visto afectada por varios huracanes en los últimos años, que se han utilizado como “prueba” del cambio climático. Sin embargo, los datos muestran en realidad el resultado contrario.

El profesor de la Universidad de Colorado y experto en clima Roger Pielke afirmó que el número de huracanes que tocan tierra ha ido disminuyendo desde principios de la década de 1960.

Por lo tanto, Caiazza cree que los llamados “riesgos asociados al cambio climático son inexistentes [y] por lo tanto reducir las emisiones de gases de efecto invernadero no tendrá ningún efecto”. Por el contrario, la reducción de los gases de efecto invernadero aumentará inevitablemente los costes energéticos, y las comunidades desfavorecidas notarán el impacto. Caiazza sostiene que “cualquier dinero que se gaste en mitigación no va a afectar a los impactos”. Calculó el plan de Nueva York y descubrió que, para 2100, el inventario de emisiones del CLCPA puede reducir el rango de calentamiento del clima entre 0,0097 y 0,0081 grados centígrados, lo que supone menos de una centésima de grado centígrado.

El punto de vista de Caiazza es muy interesante.

De hecho, la temperatura de la Tierra no es siempre constante. Desde la perspectiva de la historia de la Tierra, hubo tres grandes glaciaciones en los mil millones de años de historia del planeta, y la temperatura actual es mucho más baja que la de otros periodos. El ciclo glacial más reciente es la glaciación del Cuaternario, que continúa hasta hoy.

Durante la Gran Edad de Hielo, también hubo una Pequeña Edad de Hielo, y hubo un pequeño período interglaciar entre la Pequeña Edad de Hielo. Parece muy complicado, pero para ponerlo en palabras sencillas, a veces hace frío y a veces calor. La Tierra se encuentra ahora en un pequeño periodo interglacial en medio de la Gran Edad de Hielo, que es un dicho común en la comunidad de las ciencias de la Tierra. Esto quiere decir que, al igual que en invierno, hace calor en los días en que sale el sol, aunque el clima sea frío.

El rompehielos Tor en el puerto de Sabetta, en la línea de costa del mar de Kara, en la península de Yamal, en el círculo polar ártico, a unos 2450 km de Moscú, el 16 de abril de 2015. (Kirill Kudryavtsev/AFP vía Getty Images)

Las investigaciones rusas sobre el hielo del Ártico han llegado a la conclusión de que, en los últimos 400,000 años, la temperatura media de la Pequeña Edad de Hielo y la Pequeña Edad Interglacial de la Tierra ha diferido en unos 10 grados centígrados. Hay un total de cinco ciclos. Ahora, la temperatura de la Tierra se encuentra en el punto más alto del quinto ciclo. El estudio también comparó el contenido de dióxido de carbono, y éste tiene una relación directa con la temperatura de la Tierra.

Lo que hace interesante esta investigación es la relación entre el dióxido de carbono y la temperatura. Dado que el ser humano está industrializado desde hace unos 300 años, ¿de dónde procedía el dióxido de carbono antes de la industrialización? La única explicación es que el dióxido de carbono puede ser el resultado, y no la causa, del aumento de la temperatura de la Tierra; puede ser el resultado del aumento del número de animales causado por el aumento de la temperatura.

Aunque la temperatura aumente, ¿es necesariamente algo malo?

Según un estudio de Kenneth Jinghwa Hsu, científico chino y expresidente del Departamento de Ciencias de la Tierra del Instituto Federal Suizo de Tecnología (ETH Zürich), el período interglacial mínimo global es el más adecuado para la prosperidad de la sociedad humana. La Pequeña Edad de Hielo provocó una reducción de la producción agrícola, hambrunas y migraciones étnicas. En otras palabras, un clima que se calienta será mucho mejor para la humanidad; si el clima es frío, habrá más desastres.

Hsu opina que durante los doscientos años que van del siglo XV al XVII fueron frecuentes los fuertes terremotos en todo el mundo, y también se concentraron localmente otros desastres naturales.

Los promotores del Green New Deal afirman que el aumento de las temperaturas provocará un cambio climático y que surgirán muchos problemas. Sí, es cierto, cualquier cambio climático provocará problemas sociales humanos. El descenso de la temperatura también provoca muchos problemas.

Pero, ¿por qué cambia la temperatura de la Tierra? Hsu cree que durante el periodo del Mínimo de Maunder, entre 1645 y 1715, hubo una baja actividad de las manchas solares, lo que muy probablemente fue la causa del clima de la Pequeña Edad de Hielo.

Independientemente de que la temperatura de la Tierra tenga un impacto en la sociedad humana, los cambios en la temperatura de la Tierra son causados principalmente por la actividad de las manchas solares, y los científicos de la Tierra están convencidos de ello sin lugar a dudas. Por supuesto, esto es así. El sol es la mayor fuente de energía del sistema solar: cualquier cambio en él tendrá un gran impacto. La controversia actual es, ¿cuál es la influencia de la actividad humana en la temperatura y el clima? ¿Un grado centígrado o dos grados centígrados? Entonces, ¿es la humanidad la que determina la temperatura y el clima futuros de la Tierra?

El progreso de la civilización humana también puede verse como un progreso en la utilización de la energía. Los primeros seres humanos empezaron a utilizar el fuego, después se desarrollaron las herramientas tras el llamado Neolítico, y solo tras el uso del carbón surgieron las máquinas, y cuando se utilizó el petróleo, se entró en una nueva era. La búsqueda y el desarrollo de nuevas fuentes de energía por parte del ser humano no se detendrá, y lo más probable es que la próxima generación de fuentes de energía sea la energía nuclear, más que la solar y la eólica.

Trabajadores chinos comprueban los módulos solares fotovoltaicos en una ladera de un pueblo de Chuzhou, en la provincia oriental china de Anhui, el 13 de abril de 2017. (STR/AFP/Getty Images)

Por ejemplo, la energía solar. Requiere paneles solares y baterías de mayor eficiencia. La producción de paneles solares requiere silicio monocristalino y silicio policristalino, todo lo cual supone minería, fundición e ingeniería química. Por no hablar de las baterías, los elementos de tierras raras y los líquidos de base ácida, que son industrias contaminantes.

La mayoría de los paneles solares y las baterías que se utilizan en Estados Unidos y Europa se compran en China continental. Los países europeos y Estados Unidos pueden sentirse limpios, sin ninguna contaminación. Pero la contaminación está en China continental, principalmente en el oeste de Mongolia Interior y Xinjiang. En realidad, la contaminación sigue quedando en la Tierra. Las emisiones de carbono también permanecen en la Tierra. ¿Contribuye esto a cambiar el clima?

Además de la producción, también hay que eliminar los residuos. Ya sea el panel solar o la batería, la vida útil es de solo unos 10 años, y luego será reemplazada por una nueva. ¿Cómo se tratarán estos paneles y baterías viejos? Si tomamos el ejemplo de China, los expertos creen que el número de residuos de baterías se multiplicará entre 80 y 100 veces en los próximos 10 años. ¿Cómo se eliminarán estos residuos altamente contaminantes?

¿Es suficiente el valor creado por la nueva energía para resolver estos problemas y aportar más beneficios a la humanidad? Muchos expertos llevan mucho tiempo discutiendo. Pero, en realidad, esta cuestión no es tanto una cuestión económica y científica, sino que a veces se parece más a una cuestión política, porque el núcleo detrás de los cambios en el uso de la energía y el sistema energético es un cambio importante en la riqueza, los intereses y el predominio.

En Estados Unidos, los izquierdistas han sido hostiles a la industria petrolera durante mucho tiempo, desde la época de John Davison Rockefeller. De hecho, ocurre lo mismo en otros países. Las empresas petroleras son un símbolo del capitalismo. Reducir la importancia de la industria petrolera en el PIB, preferiblemente encontrando nuevas tecnologías que la sustituyan, es muy atractivo para la izquierda, y destruye el capitalismo.

La industria del petróleo no es solo gasolina, sino también productos químicos y diversos materiales de fabricación. Una vez que la industria del petróleo -la principal fuente de energía- sea golpeada, todo el mecanismo en el que se basa la civilización humana moderna puede verse muy afectado.

Las consecuencias del Gran Salto Adelante de la izquierda pueden ser muy terribles. En 1958, Mao Zedong lanzó el Gran Salto Adelante y exigió a la Comuna Popular (la organización rural socialista que él promovió con fuerza) que aumentara la producción de granos. Como resultado, los gobiernos locales falsificaron los informes sobre la producción agrícola, produciendo decenas de miles de jin (medio kilo) por mu, una unidad de superficie china que equivale a una sexta parte de un acre. Muchos dudaron de la racionalidad de esta producción. Qian Xuesen, un científico de alto nivel, escribió un artículo en el Diario del Pueblo en 1958, en el que afirmaba que si se podía utilizar el 30% de la energía de la luz solar por mu, además de suficiente agua y fertilizante, 40,000 jin por mu no serían un problema.

La premisa de la afirmación del científico es que si se puede utilizar el 30 por ciento de la luz solar y otros recursos en la producción agrícola, nadie se daría cuenta porque no lo entendería. En cambio, la mayoría de la gente prestaría atención a un mu de tierra que puede producir 40.000 jin de grano, así que en este contexto, la petición de Mao no era descabellada. Como resultado, el Gran Salto Adelante del PCCh aceleró la aplicación de la política y, en consecuencia, al menos 30 millones de personas murieron de hambre.

Qian no se equivocó, porque sus conclusiones tenían muchas condiciones previas. Lo que está equivocado es la corrección política del PCCh. Esta es una gran lección aprendida a costa de la vida de decenas de millones de chinos. Los responsables de las políticas de energía verde de Estados Unidos también asumen una serie de condiciones previas y la manipulación política posterior no tiene en cuenta necesariamente las cuestiones científicas, sino sobre todo las sociales y políticas.

Alexander Liao es columnista y periodista de investigación sobre asuntos internacionales en Estados Unidos, China y el Sudeste Asiático. Ha publicado un gran número de reportajes, comentarios y programas de vídeo en periódicos y revistas financieras chinas de Estados Unidos y Hong Kong.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS