La estafa de la burbuja de 31,000 millones de dólares y el mito del canal de Nicaragua

Por The Epoch Times
24 de Septiembre de 2021
Actualizado: 24 de Septiembre de 2021

Análisis de noticias

En mayo de este año, la Bolsa de Shanghai (SSE) impuso sanciones disciplinarias a la empresa Beijing Xinwei Technology Group Co. (Xinwei Group) y a su presidente, Wang Jing. Las sanciones incluían la exclusión de la cotización de las acciones de la empresa y la prohibición de que Wang ejerciera cualquier cargo directivo en empresas cotizadas durante 10 años.

Tras la imposición de las sanciones, los activos de Xinwei Group pasaron a tener un valor de -2300 millones de dólares y crearon una importante confusión financiera para más de 100,000 de sus accionistas.

El revuelo del Canal de Nicaragua

Xinwei Group creó un escándalo sensacionalista cuando fracasó en su promesa de construir una vía navegable a través de Nicaragua que habría rivalizado con el Canal de Panamá en tamaño.

En 2012, Wang inició conversaciones con las autoridades nicaragüenses para discutir la obtención de permisos para construir un canal nicaragüense. Mientras tanto, Xinwei Group creó una empresa privada en Hong Kong, HKND Group, que supervisaría la construcción de este gran canal.

En julio de 2013, The Telegraph reportó de los planes de Wang para construir el Gran Canal de Nicaragua, de 170 millas, que conectaría el Océano Pacífico y el Mar Caribe. La empresa, de 40,000 millones de dólares, se presentaba como un desafío a la octava maravilla del mundo —el monopolio del Canal de Panamá sobre el transporte marítimo en Centroamérica— y cambiaría para siempre las rutas marítimas internacionales.

La idea del canal de Wang no era nueva. En 1567, el rey Felipe II de España propuso la misma idea y realizó estudios del terreno para el proyecto. A principios del siglo XIX, el emperador francés Napoleón III propuso un proyecto similar para la región.

Incluso el gobierno de Estados Unidos consideró la posibilidad de construir un canal a través de Nicaragua a principios del siglo XX, pero luego abandonó esos planes tras negociar con los franceses la compra y finalización de sus obras en el Canal de Panamá. No se volvería a hablar de un canal nicaragüense hasta que se aprobó el plan de ruta del canal de Wang en 2014.

El plan de Wang era completar el canal nicaragüense en 5 años. Después, el principal inversor, HKND Group, obtendría los derechos de uso del canal y sus instalaciones durante 100 años. Mientras tanto, se crearían más de 400,000 puestos de trabajo, pero esto no impediría que los miembros locales de la Región Autónoma del Atlántico Sur protestaran y dijeran: “Nuestra tierra no está en venta y no será regalada”, “Fuera chinos” y “No al canal”.

A pesar de las protestas públicas, el gobierno nicaragüense aceptó seguir adelante. Wang aumentó la inversión total del canal a 50,000 millones de dólares. El día que comenzó la construcción, el mundo vio cómo Wang y el presidente nicaragüense Daniel Ortega se fotografiaban cortando la cinta ceremonial.

El proyecto no evolucionó como se publicitó inicialmente. Unos años más tarde, la BBC reportaba que el proyecto de 50,000 millones de dólares empleaba a menos de 30 personas y solo había construido un polvoriento camino de unos 10 kilómetros. Lo que antes era un fenómeno de la ingeniería se había convertido en la estafa del siglo.

Exponiendo la estafa

Después de concluir el acuerdo del canal de Nicaragua en junio de 2013, Xinwei Group comenzó a aprovechar el creciente prestigio del proyecto para atraer a los inversores y a las cotizaciones en bolsa de empresas fantasmas. En septiembre de 2013, anunció la salida a bolsa de la empresa fantasma Beijing Zhongchuang Telecom Test Co. por un importe total de 4200 millones de dólares. En los dos años siguientes, su valor de mercado superó los 31,000 millones de dólares y pasó a cotizar en el índice SSE 50.

Wang también obtuvo grandes beneficios. Según Forbes China, los 1010 millones de acciones de Wang en Xinwei Group ascendieron a 6600 millones de dólares en 2014, lo que le convirtió en uno de los principales multimillonarios de China. Xinwei Group permitió que otros tres inversores chinos se convirtieran en multimillonarios, como Jiang Ning, Wang Yongping y Wang Qinghui.

El atractivo inicial de Xinwei Group acabaría por evaporarse debido a sus débiles cimientos, sus misteriosos negocios y su falta de transparencia. El grupo fue creado originalmente en 1995 por Datang Telecom, una entidad estatal china. No le fue bien financieramente y luego fue adquirido por Bonade Investment Company, que declaró a Wang como principal accionista. Desde entonces, el propietario de eijing Changping Bathhouse, que abandonó la Universidad de Medicina Tradicional China de Jiangxi, se transformó en el presidente de Xinwei Group.

Tras asumir la presidencia de Xinwei Group, Wang afirmó que la empresa había convertido una pérdida en un beneficio de 88.4 millones de dólares debido a un gran pedido de 466 millones de dólares procedente de Camboya. Pero un reporte de investigación de NetEase Finance en 2016 “El sorprendente juego de Xinwei Group: ocultando enormes deudas y misteriosas personas sacando dinero”, dijo que el informe de Wang era fraudulento. Las ganancias que reportó estaban basadas en una ilusión creada por Xinwei Group y su subsidiaria, Cambodia Xinwei.

La investigación descubrió que la filial (Camboya Xinwei) acordó hacer un pedido de 466 millones de dólares en productos a la matriz (Xinwei Group). La matriz utilizó el pedido como garantía para obtener un préstamo de 466 millones de dólares del Banco de Desarrollo de China. A continuación, la filial utilizó los fondos prestados para financiar su pedido a la matriz. Esto equivale a utilizar la garantía para obtener ingresos.

Basándose en el mismo modelo de negocio fraudulento utilizado en Camboya, Xinwei Group comenzó a expandir sus operaciones a Ucrania, Rusia, Tanzania y Nicaragua, entre otros.

Mientras tanto, Wang utilizó proyectos internacionales novedosos para captar la atención del público dentro de China. Por ejemplo, Wang desempeñó un papel decisivo en la creación de Beijing Skyrizon Aviation, una empresa que fue sancionada por Estados Unidos por intentar adquirir una empresa ucraniana de motores de aviación. Otros proyectos incluyen la construcción de un puerto de aguas profundas en Crimea, la adquisición de una empresa israelí de satélites y la participación en seguridad en el extranjero. Wang incluso lanzó la idea de una “red de información aérea y espacial”, con la intención de lanzar un cohete que pueda transportar cuatro satélites en tres años, y para 2019, lanzar 32 o más satélites para formar un sistema de comunicación por satélite que cubra el mundo. Estos proyectos y sueños novedosos entusiasmaron a los medios de comunicación y a los inversores, y ayudaron a la empresa a obtener nuevos préstamos para pagar la antigua deuda.

NetEase Finance confirmó que el aparente crecimiento de Xinwei Group se basaba en mentiras y prácticas fraudulentas. De hecho, la empresa estaba muy endeudada y había permitido que muchos de sus misteriosos accionistas redujeran sus participaciones o cobraran sus acciones antes de que se descubriera cualquier problema. En concreto, se mencionaron los inversores Wang Yongping, que rescató 35.38 millones de dólares; Wang Qinghui, que obtuvo 26.85 millones; y Lu Dalong, que recogió 19.24 millones. Wang Jing había recibido personalmente al menos 1600 millones de dólares en efectivo en 2017.

El 12 de julio de 2019, la cotización de Xinwei Group fue anulada tras más de 900 días de suspensión. Después de caer durante 36 días consecutivos, la compañía estableció un récord de pérdidas consecutivas en acciones A, con un valor de mercado que se evaporó casi en 29,500 millones de dólares. Más de 150,000 de sus accionistas se vieron perjudicados por una pérdida per cápita de 37,000 dólares, aunque 120,000 accionistas seguían en la lista de inversores de Xinwei Group a finales de marzo de 2021.

Se alega que Wang ha desaparecido después de entregar como garantía el 35 por ciento de sus acciones de Xinwei Group a las principales compañías financieras y de valores chinas, incluyendo el Banco de Desarrollo de China y el Banco Shengjing.

Las estafas perpetradas por Wang causaron estragos y la ruina financiera de miles de personas en China y en todo el mundo. También supuso un sufrimiento para el pueblo nicaragüense. El gobierno nicaragüense sigue teniendo los derechos de explotación de las tierras que fueron expropiadas por la fuerza para la construcción del canal, y los residentes locales siguen molestos por haber sido desalojados de sus propiedades. Muchos propietarios fueron encarcelados, heridos o asesinados durante los conflictos con la policía y las autoridades gubernamentales.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS