La facción de Jiang enseña su verdadero rostro al exigir que Xi Jinping sea depuesto

16 de Abril de 2016 Actualizado: 18 de Abril de 2016

Una reciente carta afirmando ser escrita por los “171 miembros leales del Partido Comunista Chino” pidió despojar inmediatamente al líder del Partido Comunista Chino (PCCh), Xi Jinping, de todos sus cargos en el Partido, el ejército y el gobierno.

La carta abierta enumera cinco conductas erróneas de Xi, estas son de un nivel organizacional, legal, diplomático, militar, y en su vida personal. Ésta pidió “la inmediata convocatoria de una reunión de emergencia del Comité Central del PCCh, y una reunión de emergencia de la NPC para discutir las cinco graves irregularidades mencionadas anteriormente, y despojar a XI de todos sus cargos en el Partido, el ejército y el régimen”.

Esta carta y una anterior, publicadas durante las reuniones llamadas “Dos Sesiones” del Partido y titulada “Los leales miembros del Partido piden a Xi renunciar”, eran exactamente de la misma naturaleza. La primera carta aconsejaba a Xi que renunciara, y amenazaba, “nos preocupa que la intensificación de la lucha de poder dentro del Partido pueda poner en peligro su seguridad y la de su familia”.

Xi estaba visitando la República Checa y Estados Unidos cuando se filtró la carta exigiendo que debería ser destituido, esto señaló que la facción de Jiang Zemin empezaba a mostrar sus verdaderas intenciones.

En 2015, Xi había previsto inicialmente visitar Pakistán y asistir al desfile militar del Día Nacional de Pakistán el 23 de marzo, después del final de las Dos Sesiones en marzo. Sin embargo, Xi no hizo el viaje, y Pakistán explicó vagamente que era debido a razones de seguridad.

De hecho, el ex líder del PCCh Jiang Zemin y el ex vicepresidente de China, Zeng Qinghong planeaban deponer a Xi al lanzarle un golpe de estado cuando estuviera fuera de su posición, usando el método utilizado para destronar al ex líder del PCCh, Hu Yaobang. La conspiración fue apoyada por la facción de Jiang y los antiguos miembros del Comité Permanente Li Lanqing, Li Changchun, y Jia Qinglin.

Zeng utilizó el caso de la investigación de Ling Jihua, ex jefe del Departamento de Trabajo del Frente Unido del Comité Central, para irritar las relaciones entre Xi y Hu Jintao, el predecesor de Xi, con el fin de que Hu se uniera a su facción. Sin embargo, Hu lo rechazó.

El intento de golpe de estado se filtró y fue abortado y Xi retrasó su viaje oficial a Pakistán durante un mes.

La facción de Jiang estuvo desorientando al público con el fin de destronar a Xi por falsificación de la opinión pública en nombre de la democracia, lo cual requiere que el secretario general decimonoveno del PCCh sea elegido por sus más de 80 millones de miembros del Partido con un voto por miembro, con el fin de deponer a Xi . Esta campaña en los medios de comunicación fue en realidad un engaño.

En la historia de las campañas políticas del PCCh, si el objetivo era deponer a Hu Yaobang o a Zhao Ziyang, estas no se hicieron con campañas en los medios de comunicación, sino hechas secretamente. Sólo cuando había una inevitable conclusión sería ratificada por la propaganda de los medios de comunicación.

Ahora la propaganda de los medios de comunicación fue utilizada primero. Esto demuestra que la facción de Jiang y Zeng ha perdido su punto de apoyo en el Partido y en las fuerzas armadas, por lo tanto, perdió el poder de arrestar a Xi. Sólo pueden utilizar los medios de comunicación para desacreditar a Xi.

Este año, Xi siguió adelante con su visita al extranjero como estaba prevista, a diferencia del año pasado, cuando se pospuso su visita a Pakistán. Esto también muestra que Xi ganó poder.

El argumento de que el secretario general decimonoveno del PCCh debe ser elegido por sus más de 80 millones de miembros, con un voto por miembro es injustificable. No sólo no hay medios de comunicación independientes, candidatos independientes, o procedimientos de elección, tales como la recaudación de fondos, debates, o arbitraje; sino que también existe la cuestión de cómo debería celebrarse las elecciones del Partido.

Si se abriera el puesto de Secretario General para elecciones, el PCCh se dividiría en varias facciones. El régimen también sería elegido, y los pecados del Partido se expondrían y el PCCh se desintegraría.

Sería muy extraño que los “171 miembros leales del Partido Comunista Chino” no estuvieran claros acerca de lo anterior.

Si estos 171 comunistas chinos fueran realmente leales a su país, no hubieran hecho caso omiso de la corrupción de la facción de Jiang, su promoción de idolatrarlo, su persecución a la práctica espiritual Falun Gong, o su firma de tratados para vender los territorios de China. Esto sólo demuestra que estos 171 miembros son mensajeros de Jiang, y podría incluso incluirlo.

El regreso de Xi también fue muy directo. La página web Mingjing recientemente publicó un artículo anunciando que el empresario chino Chen Guangbiao fue detenido por cuestiones financieras.

En los últimos meses, las personas detenidas por Xi y el Secretario de la Comisión Central de Control Disciplinario, Wang Qishan, en la campaña contra la corrupción de Xi no han sido de muy alto perfil o muy conocidas. Sin embargo, estaban vinculados a la persecución de Falun Gong que fue iniciada por la facción de Jiang.

Incluso después de que Xi llegó al poder, Chen todavía llevó a New York a la madre y a la hija quienes resultaron heridas en la falsa autoinmolación en Tiananmen en el 2001 para generar publicidad, con el fin de continuar la campaña de incitación al odio contra Falun Gong. El engaño fue una treta propagandística ampliamente publicitada con el objetivo de incriminar a Falun Gong para tratar de justificar la persecución.

La detención de Chen no fue solo un problema personal. También significó que Xi estuvo cerca de exponer el crimen más mortal de Jiang, la persecución a Falun Gong.

El regreso de Xi no sólo se limitó a la detención de Chen. Se informó que fue puesto bajo vigilancia a los dos hijos de Jiang, su secretaria Jia Yanan, y a su asesor militar Zeng Qinghong.

El anuncio oficial de estas noticias implica que Jiang también pronto será puesto tras las rejas.

Zhang Tianliang, Ph.D., escribe sobre la historia y la política de China. Contribuye a una variedad de publicaciones, incluyendo en New Tang Dynasty Television con sede en Nueva York y en el servicio chino de la Voz de América.

TE RECOMENDAMOS