La falacia del originalismo

Por Dinesh D'Souza
29 de Noviembre de 2021
Actualizado: 29 de Noviembre de 2021

Comentario

A principios de este mes, la Corte Suprema escuchó un importante caso sobre los derechos a las armas —el más importante de este tipo en décadas— y su sentencia es ahora esperada con impaciencia por todas las partes. Lo que está en juego es el significado del claro lenguaje de la Segunda Enmienda, que insiste en que “no se restringirá el derecho del pueblo a poseer y portar armas”.

Mi objetivo aquí es utilizar este caso para examinar, no tanto la cuestión de los derechos a las armas, sino más bien la filosofía de la jurisprudencia de la intención original que ha regido el enfoque republicano y conservador de los tribunales durante casi medio siglo.

El caso de New York State Rifle and Pistol Association Inc. vs Bruen implica una ley de Nueva York que requiere que cualquiera que quiera una licencia de armas demuestre una “causa adecuada”. Según el blog del SCOTUS, los tribunales han exigido normalmente que “los solicitantes demuestren una necesidad especial de defenderse, en lugar de una intención genérica de protegerse a sí mismos y a sus bienes”. Otros estados controlados por los demócratas tienen leyes similares. Dos neoyorquinos afirman que, puesto que tienen el derecho constitucional a portar armas, no deberían tener que demostrar el motivo por el que necesitan tenerlas, al igual que no deberían tener que demostrar el motivo por el que ejercen su libertad de expresión o practican su religión. Los derechos, en otras palabras, no requieren la aprobación del gobierno para ser ejercidos por los ciudadanos en una sociedad libre.

Esto por sí solo parece sellar la disputa. El lenguaje de la Constitución no puede ser más claro “no se restringirá” difícilmente puede significar “no se restringirá a menos que las autoridades decidan que no tienes una buena razón para llevar un arma de fuego”. Aun así, los jueces liberales del tribunal —Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan— apelaron a la historia y al contexto de la Segunda Enmienda para sugerir precisamente esa interpretación.

La jueza Sotomayor, por ejemplo, apeló al derecho consuetudinario inglés para sugerir que, si bien la posesión de armas estaba generalmente permitida, había muchas restricciones para llevar esas armas en lugares públicos. La jueza Kagan señaló que las sentencias anteriores de la Corte Suprema, como la decisión Heller, afirmaban los derechos a las armas mientras “básicamente ponían un sello de aprobación” a una variedad de medidas de control de armas, como la restricción de las armas a las personas condenadas por delitos graves o a los enfermos mentales.

Prestemos atención a lo que ocurre aquí. Los jueces progresistas están utilizando el contexto que rodea a la Segunda Enmienda para socavar el claro lenguaje del texto. Ahora los jueces conservadores no parecen estar persuadidos. El juez Brett Kavanaugh, por ejemplo, sugirió que la constitucionalidad de la ley de Nueva York podría resolverse fácilmente simplemente consultando el lenguaje claro del texto, sin tener que ir mucho más allá. “Empezamos [el análisis] con el texto, que (…) otorga el derecho a portar, y luego la práctica histórica puede justificar cierto tipo de regulaciones, pero la línea de base es siempre el derecho establecido en el texto”.

La filosofía judicial de Kavanaugh, al menos tal y como se articula aquí, puede denominarse textualismo, en el sentido de que establece la primacía de lo que está escrito en la propia Constitución. Pero desde hace varias décadas, los conservadores y los republicanos han jurado nombrar a jueces comprometidos con el originalismo, la filosofía de que el significado de un texto se establece a través de desenterrar las intenciones originales de los artífices que escribieron ese texto. La obra clásica del juez Robert Bork, “The Tempting of America”, articuló y defendió hábilmente el enfoque originalista hace más de 30 años.

Sin embargo, es evidente que los jueces progresistas estaban tratando de utilizar el originalismo contra los designados por los republicanos. En cierto sentido, estaban diciendo: “Ustedes, los jueces de derecha, no están siendo fieles a su propia filosofía”. Y esta es precisamente la crítica al ala conservadora de la corte que se hace en un reciente artículo en Slate de Saul Cornell. El título transmite el mensaje: “El último caso de armas de la Corte Suprema se burla del originalismo”.

Cornell argumenta que los jueces conservadores suelen deshacerse en elogios sobre la historia, el contexto y la tradición de una disposición constitucional, a menos que, como en este caso, la historia, el contexto y la tradición estén en su contra. Entonces simplemente se olvidan del originalismo y se refugian en el simple lenguaje de la Segunda Enmienda. ¿Qué ha pasado, se pregunta Cornell, con la investigación sutil del marco subyacente de la disposición constitucional, por no hablar de las intenciones y motivaciones de quienes la redactaron?

Creo que Cornell tiene un punto aquí, y es uno que persuade a los conservadores como yo de que hemos dado demasiada importancia a una religión del originalismo. Por supuesto, creo que en algunos casos una disposición constitucional es ambigua, y en algunas circunstancias es útil revisar el entorno —por ejemplo, los debates que precedieron a la ratificación de la Constitución— para iluminar lo que los redactores podrían haber querido decir. En general, sin embargo, creo que los republicanos y los conservadores deberían dejar de rendir culto al altar del originalismo.

¿Por qué? En parte, porque el originalismo en su forma más fuerte o rigurosa no tiene sentido. ¿Cuál es el significado “original” de “Hamlet”? ¿O de la Biblia? ¿Residen estos significados en las intenciones originales de los autores de estos textos? Supongamos que pudiéramos averiguar de algún modo en qué pensaba Shakespeare cuando escribió “Hamlet”, cuáles eran sus objetivos originales. ¿Cómo alterarían esos objetivos, aunque estuvieran disponibles, el significado de la obra? O digamos que tenemos una ventana a la mente de los escritores hebreos del Antiguo Testamento. ¿Qué relevancia tendrían sus variadas motivaciones en la forma en que leemos y entendemos los libros de las escrituras judías y cristianas?

Yo sostengo que esas intenciones originales, aunque estuvieran disponibles, no supondrían prácticamente ninguna diferencia. El significado del texto está contenido en el propio texto. La apelación al originalismo como una especie de lámpara que ilumina un texto se basa en una confusión entre la fuente de un texto autorizado y el contenido de ese texto. Si la fuente difiere del contenido —si, por ejemplo, los redactores de la Segunda Enmienda pretendían que la Segunda Enmienda contuviera todo tipo de cualificaciones— ¿por qué no insertaron esas cualificaciones en la propia Enmienda?

Alejarse del originalismo puede parecer preocupante para algunos, porque puede verse como un rechazo o abandono de los “principios”. Pero un modo de leer un texto no es un principio. Más bien, es simplemente un procedimiento para descubrir el significado completo de un texto. Como conservadores y republicanos, nuestros principios son los de la libertad de expresión, la libertad de conciencia, el derecho a reunirse libremente, el derecho a conservar los frutos de nuestro trabajo, el derecho al autogobierno, la igualdad de derechos ante la ley, etc.

Estos —no el apego a una hermenéutica particular de lectura— son nuestros verdaderos principios. Estos son los principios que deben guiar la forma en que elegimos a los jueces. Y si pasamos de un originalismo procedimental a un compromiso sustantivo con los principios que los conservadores realmente aprecian, es más probable que consigamos jueces que produzcan fallos con los que estemos contentos, fallos que afirmen, en lugar de eludir, las disposiciones claramente articuladas de la Segunda Enmienda y el resto de la Constitución.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS