La familia, no el preescolar, es el secreto de una buena educación

Por ANNIE HOLMQUIST
11 de Agosto de 2022 4:13 PM Actualizado: 11 de Agosto de 2022 4:13 PM

“Me preocupaba mucho que mi hijo no aprobara el examen de acceso al jardín de niños”, me dijo hace poco uno de mis amigos, señalando que su hijo no había asistido al preescolar.

“Eso es lo que más me molesta”, dijo otra amiga al mencionar el preescolar.

Se dio cuenta de que muchas escuelas hoy en día quieren asegurarse de que los niños sepan las letras antes de entrar en el jardín de niños, pero esos mismos estudiantes apenas pueden leer cuando están listos para el primer grado, incluso cuando han asistido a la educación preescolar. Los niños parecen casi agotados, observó.

Por el contrario, fue testigo de primera mano de cómo, sin asistir a un centro preescolar “profesional”, su hijo pequeño ya leía bastante bien cuando terminó el jardín de niños en su casa.

A pesar de su fracaso educativo, la educación preescolar universal se está convirtiendo en una realidad, al menos en estados como California, Maryland y Michigan. Pero ese sueño hecho realidad se está convirtiendo más bien en una pesadilla debido a las consecuencias imprevistas, informa Politico.

La expansión de los programas públicos de preescolar coincide con el éxodo de profesores de las aulas de todo el país. Así, para dotar de personal a estos nuevos y ampliados programas de preescolar, se están pidiendo profesores en preescolar.

Pero el robo de trabajadores de preescolar podría causar un par de problemas graves. Ya escasos por la pandemia, con “un 11% menos de trabajadores que en febrero de 2020”, informa Politico, esos centros no están entusiasmados con la idea de perder más personal.

El éxodo también supondría una carga para los padres que intentan encontrar un preescolar para sus hijos, así como para el reducido número de cuidadores que quedan para atender al mismo número de niños. Muchos podrían acabar abandonando el barco en busca de los pastos más verdes en cuanto a salarios y beneficios que ofrece la educación preescolar pública.

Esos pastos más verdes plantean otro problema. Para cubrir rápidamente las necesidades de mano de obra, “los estados han considerado la posibilidad de suavizar los requisitos para enseñar en los programas de preescolar”, informa Politico. En otras palabras, estas nuevas aulas de preescolar pueden ser simplemente guarderías glorificadas, pagadas con el dinero de los impuestos.

Este problema podría no ser un problema si estos programas públicos de educación preescolar realmente ayudaran a los estudiantes a superar los déficits de aprendizaje que muchos de ellos tienen. Pero, como observó mi amigo, el preescolar no parece ayudar mucho a los niños. De hecho, a menudo parece retrasarlos.

Varios estudios y expertos respaldan sus observaciones personales. Investigadores de la Universidad de Vanderbilt descubrieron que, al llegar al sexto grado, los niños que asistieron a centros preescolares estatales obtienen peores resultados académicos que los que no lo hicieron.

Del mismo modo, la educadora de la primera infancia Erika Christakis observó que el preescolar hace que los niños pequeños sean “menos inquisitivos y menos comprometidos“. Es la conversación —especialmente la conversación con los adultos— lo que los niños necesitan, dijo.

Tal vez por eso los investigadores han descubierto que la educación preescolar “centrada en la familia” funciona realmente, y por eso mi amiga descubrió que su hijo educado en casa leía con facilidad al final del jardín de niños, mientras que sus compañeros que habían pasado por la educación preescolar tenían dificultades.

“La familia es el principal motor de la educación”, dijo una vez John Taylor Gatto, antiguo “Maestro del Año” de Nueva York. “Si utilizamos la escolarización para separar a los niños de los padres —y no nos equivoquemos, esa ha sido la función central de las escuelas desde que John Cotton lo anunció como el propósito de las escuelas de la Colonia de la Bahía en 1650 y Horace Mann lo anunció como el propósito de las escuelas de Massachusetts en 1850— vamos a seguir teniendo el espectáculo de horror que tenemos ahora”.

“El currículo de la familia está en el corazón de cualquier vida buena, nos hemos alejado de ese currículo, es hora de volver a él. El camino hacia la cordura en la educación es que nuestras escuelas tomen el liderazgo para liberar el dominio de las instituciones sobre la vida familiar, para promover durante el tiempo escolar confluencias de padres e hijos que fortalezcan los lazos familiares”.

¿Cómo sería una confluencia de hijos y padres en la educación? ¿Por qué no tener un momento diario en el que los padres sean bienvenidos a entrar en el aula y leer con sus hijos? ¿O sentarse a comer con ellos? O mejor aún, ¿por qué no llevarlos a casa y aprender juntos alrededor de la mesa de la cocina?

Se llama educación en casa, y millones de estudiantes experimentan sus beneficios de primera mano.

Cuando se trata de los niños y su educación, siempre habrá un nuevo objeto brillante en el horizonte que supuestamente curará todos nuestros problemas académicos. Pero en la búsqueda de esa panacea, tal vez hayamos pasado por alto la mejor herramienta educativa de todas: las familias fuertes, que quieren, forman y enseñan a sus hijos mucho mejor que cualquier escuela institucional.

Este artículo fue publicado originalmente por Intellectual Takeout.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.