La frontera entre Ucrania y Polonia se inunda de ayuda mientras cruzan los refugiados

Los vehículos de ayuda entrante se enfrentan a horas de retraso pese al sistema que rastrea los pasos fronterizos para aliviar la presión
Por Ivan Pentchoukov
16 de Marzo de 2022 11:49 AM Actualizado: 16 de Marzo de 2022 11:49 AM

SHEHYNI, Ucrania— La cola de refugiados que cruzaban de Ucrania a Polonia por el paso fronterizo Shehyni-Medyka era mucho más corta el 13 de marzo que la que se registró durante la avalancha de los primeros 10 días después de la invasión rusa.

Una multitud, en su mayoría mujeres y niños, muchos de los cuales viajaron durante días desde las ciudades más afectadas del este de Ucrania, esperaban tranquilamente en una fila que se extendía junto a una hilera de quioscos que vendían alimentos y cambiaban moneda.

Un millón de refugiados abandonaron Ucrania en la primera semana de la guerra, que comenzó el 24 de febrero. Más de 1.8 millones se fueron entre el 3 y el 14 de marzo.

Aunque el flujo general de refugiados desde Ucrania a los países vecinos no ha disminuido desde la invasión rusa, los cruces de frontera son menos caóticos ahora que los funcionarios y voluntarios ucranianos se han vuelto más eficientes a la hora de distribuir las multitudes en los múltiples cruces.

Un soldado polaco ayuda a dirigir a los refugiados ucranianos que esperan un autobús tras llegar a Polonia a través del paso fronterizo de Medyka el 10 de marzo de 2022. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Para dirigir el flujo los que ordenan las salidas de los centros de transporte ucranianos de Lviv utilizan una base de datos en vivo para controlar los tiempos de espera de los vehículos y el tráfico peatonal en 25 puertos de entrada a Polonia, Eslovaquia, Rumanía, Hungría y Moldavia.

En la cola de la fila de Shehyni, Ucrania, los autobuses de Lviv llegan a un ritmo constante para dejar a los pasajeros, que luego pasan unas tres horas abriéndose paso hasta la puerta peatonal de la instalación de control de pasaportes de Polonia.

Valeriya Batalova, ciudadana ucraniana residente en Chicago, estaba a bordo de uno de los autobuses que esperaban para cruzar a Polonia. Había viajado para visitar a su abuelo enfermo en Sumy, Ucrania, dos días antes de que comenzara la guerra. Sumy se encuentra a solo 22 millas de la frontera rusa. Sus alrededores fueron sitiados desde el primer día de la invasión.

“Pasé la noche con mi abuelo, luego me desperté y había una guerra”, dijo Batalova a The Epoch Times. “Fue un momento muy aterrador”.

“El momento más difícil fue cuando mi abuelo y yo caminábamos por el puente y ustedes saben que están bombardeando los puentes, así que fue muy aterrador. En realidad, todas las noches daban miedo”, dijo a continuación.

Valeriya Batalova en el paso fronterizo de Medyka, Polonia, en el oeste de Ucrania, el 14 de marzo de 2022. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Batalova trató de salir del país desde entonces. Finalmente llegó a la frontera después de tres días de viaje. Durante la primera parte de la ruta, el vehículo en el que viajaba circuló por pequeñas carreteras rurales para evitar a las fuerzas armadas rusas.

Al otro lado de la frontera, en Medyka, Polonia, un campamento improvisado de tiendas y mesas instaladas por voluntarios y trabajadores humanitarios bulle de actividad durante todo el día. Los refugiados recogen comida, ropa y otros artículos de primera necesidad y suben a los autobuses para adentrarse en Polonia.

Aunque no hay cola en la entrada peatonal a Ucrania desde Polonia, la fila de vehículos del puerto de entrada se extiende varios kilómetros con voluntarios que esperan en camiones y furgonetas repletos de alimentos y suministros, la que se tarda entre cinco y seis horas en cruzar.

El agente inmobiliario polaco Adrian Briss se encuentra junto al paso fronterizo de Medyka, en Polonia, el 12 de marzo de 2022, después de viajar a Lviv, Ucrania y cargar una furgoneta con refugiados. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Existen alternativas al norte y al sur de Medyka, pero los desvíos pueden ser más largos que la espera. Adrian Briss, un agente inmobiliario polaco, estaba en la cola dentro de una furgoneta marcada con cruces rojas a unos 800 metros del puesto de control fronterizo de Medyka entre Polonia y Ucrania el 12 de marzo. Los conductores que se encontraban en este punto de la fila llevaban tres horas esperando y aún les quedaban dos horas más para cruzar la frontera.

Briss se dirigía a Ucrania para trasladar a las mujeres y niños desde la estación de tren de Lviv hasta la frontera polaca. De camino a Ucrania, recogió a una mujer que volvía con su marido a Lviv. Habían pasado unos días en Polonia en los días de plena guerra para ver a su nieto recién nacido.

Un amigo de Briss, Marius, conducía una furgoneta de carga medio llena de alimentos y suministros con destino a Lviv. Dos hombres ucranianos, un padrastro y un hijo, viajaban con él en el asiento delantero para regresar a su país y alistarse para la guerra. El hijo, Vova Shevchuk, de 22 años, estuvo trabajando en una fábrica en Polonia durante un mes antes de decidir regresar a casa.

“Lo decidimos nosotros mismos, nadie nos lo pidió, como patriotas de nuestro país”, dijo a The Epoch Times Roman Medvedev, de 43 años, padrastro de Shevchuk.

“En cuanto a mí, ahora no es el momento de trabajar. Tenemos que volver a casa y defender el país. No he servido en el ejército. Si me aceptan, iré”, dijo Shevchuk a The Epoch Times.

Los ucranianos Roman Medvedev (iz) y su hijastro, Vladimir Shevchuk, mientras viajan desde Polonia a Ucrania para unirse a la fuerza civil, se encuentran junto a un paso fronterizo en Medyka, Polonia, el 12 de marzo de 2022. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

El sol se puso mientras los vehículos avanzaban. Briss hizo algunas llamadas y optó por conducir hasta otro paso fronterizo en lugar de pasar tres horas más en la cola. Las dos furgonetas corrieron hacia el sur por carreteras de montaña hasta el paso fronterizo de Kroscienko, donde la cola era de unos pocos coches. La razón del poco flujo se hizo evidente después de cruzar la frontera. La primera hora desde allí por la carretera a Lviv era una mezcla de gigantescos baches y grietas intercalados con parches donde el asfalto daba paso a la tierra y a las rocas.

Briss dijo que estaba haciendo el viaje en su tiempo libre y a sus expensas. Ya había cruzado una vez una semana antes, pero tuvo dificultades para pasar los guardias fronterizos porque no llevaba la documentación adecuada. En ese primer viaje pudo llevar 12 mujeres y niños en su furgoneta de siete plazas. Antes de partir, otra mujer le rogó que subiera; Briss tuvo que negarse pero le aseguró que volvería en seis días. Ella le pidió su número de teléfono y le dijo que lo esperaría.

Los niños lloraron durante todo el viaje a Polonia, pero en silencio, demasiado agotados para hacer mucho ruido, dijo.

“Estaban todos muy débiles. Todos lloraban, las mujeres y los niños. Es imposible no conmoverse”, dijo Briss a The Epoch Times.

Esta vez Briss, que ha sido voluntario como socorrista de montaña durante tres décadas, dijo que planeaba transportar a los refugiados entre Lviv y Polonia durante cuatro o cinco días antes de volver a casa.

“Tenemos que ayudar. Quiero que la guerra termine. Pero mientras dure, tenemos que ayudar a estas mujeres”, dijo.

Justo delante de Briss, Steve Parker, de Essex, Inglaterra, acababa de pasar la aduana en la frontera de Ucrania con un convoy de furgonetas comerciales repletas de ayuda. Parker sirvió en la guerra de Bosnia en los años 90 y fue testigo de la devastación que estos conflictos provocan en las familias, los niños y los soldados. Él le dijo a algunos amigos que tenía la intención de reunir ayuda y llegar a Ucrania.

En una semana, su comunidad se unió para llenar 16 vehículos con 35 toneladas de alimentos, suministros médicos y otras ayudas.

“La gente del Reino Unido es muy generosa. Son personas muy cordiales. No les gusta ver el sufrimiento en ninguna parte del mundo. Esto ha hecho llorar de emoción a la gente con la que vivo, a mis amigos, a las familias de mis amigos, etc.”, dijo Parker.

Después de seis horas en dos líneas fronterizas, Briss se adentró en Ucrania aplaudiendo con la mujer ucraniana. Minutos más tarde, se pusieron sombríos cuando los soldados ucranianos pararon el coche en un puesto de control de carretera, que los lugareños llaman puestos de bloqueo. Tras una docena de controles más y dos horas de viaje, el convoy de Briss llegó a Lviv.

A primera hora del día siguiente, se hizo una foto con 11 mujeres y cuatro niños a los que ayudó a entrar en Polonia. Un día después ayudó a 23 mujeres y niños, el más pequeño de los cuales tenía 4 meses.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.