La gran revolución cultural proletaria llega a Estados Unidos

Por Michael Walsh
10 de Junio de 2020 7:05 PM Actualizado: 10 de Junio de 2020 7:05 PM

Opinión

La mayoría de las veces vemos los eventos “a través de un cristal, en la oscuridad”, tal como San Pablo escribió en 1 Corintios, pero hay ocasiones en la historia estadounidense que se nos permite experimentar momentos de claridad. Las escamas caen de nuestros ojos, nuestra ceguera se cura brevemente y podemos ver la naturaleza de nuestro enemigo iluminada por la luz de la verdad.

Un momento así, pensamos, llegó con los ataques del 11 de septiembre de 2001. El país que solo unos meses antes había estado peleando por los resultados de las disputadas y prolongadas elecciones de 2000 – una batalla precipitada por la negativa de los demócratas a aceptar su estrecha derrota en Florida y, por tanto, en el Colegio Electoral- se encontró de repente cara a cara con un enemigo existencial.

Por un tiempo, el patriotismo unió al país mientras los demócratas se tomaban de la mano con los republicanos y cantaban “Dios bendiga a Estados Unidos”. Pero el rencor partidista de los demócratas regresó rápidamente, y no se ha detenido desde entonces.

Mientras tanto, a pesar del prolongado compromiso militar de Estados Unidos en el Madio Oriente y Afganistán, los ataques terroristas continuaron y nunca se han detenido realmente, como ilustró el tiroteo del mes pasado en la Estación Aérea Naval, Corpus Christi. Demasiado para ser claro.

Disturbios

Ahora tenemos otra oportunidad. En las últimas semanas hemos visto una serie de acontecimientos extraordinarios y desafortunados, empezando por la reacción exagerada al virus del Partido Comunista Chino, que supuso un grave daño a las economías de Occidente, por lo que se ha convertido en una enfermedad que afecta principalmente a los ancianos, especialmente a los que están dentro de esas placas de petri llamadas residencias de ancianos.

Las órdenes de permanencia en el hogar, descaradamente inconstitucionales, fueron emitidas por los gobernadores de los estados en claro desafío a la Declaración de Derechos, basadas en la opinión de un par de médicos de los que nadie había oído hablar unos días antes. El pánico se apoderó de la Tierra a medida que el “distanciamiento social” (más exactamente, el “distanciamiento antisocial”) se apoderaba de ella, marcado por los histéricos monitores que gritaban a los transeúntes de paso o a los inocentes en las playas.

Luego vino la muerte de George Floyd, un exconvicto, mientras estaba en custodia policial en Minneapolis. En poco tiempo, estallaron los disturbios cuando el movimiento Black Lives Matter hizo causa común de manera oportunista con el movimiento Antifa, en gran parte blanco (cuya bandera es esencialmente una réplica de la que era ondeaba por los violentos comunistas alemanes de la ‘Antifaschistische Aktion’ a principios del decenio de 1930), y entonces comenzaron los saqueos. El “Quédate en casa” fue olvidado. Los demócratas y los medios de comunicación le dieron el paso a los alborotadores.

El presidente Donald Trump pidió que las tropas federales aplastaran lo que era claramente una insurrección, usando como excusa la muerte ilegal de Floyd. Muchos demócratas y algunos republicanos se pusieron inexplicablemente del lado de los manifestantes violentos y vieron arder sus ciudades.

Maoísmo

Los medios de comunicación, totalmente a favor de la anarquía, calificaron de útiles estas manifestaciones “en gran parte pacíficas”, haciendo caso omiso de su antiguo enfoque de vigilancia de las reuniones que delataban a los estadounidenses medios que se oponían a los cierres, y celebrando en cambio en las calles a las masas de personas. La salud pública, explicaron muy seriamente, estaba más amenazada por el “racismo” que por el virus del PCCh.

Cuando el New York Times tuvo el descaro de publicar un artículo de opinión del senador Tom Cotton (R-Ark.), defendiendo la invocación de la Ley de Insurrección de 1807 para controlar los disturbios, los empleados negros y de las minorías del periódico se rebelaron. El Times se disculpó públicamente, y luego relevó a los dos editores responsables de sus deberes.

Cuando el Philadelphia Inquirer tuvo el descaro de publicar una foto de unas estructuras en llamas, con el titular “los edificios también importan”, el editor jefe perdió su trabajo con rapidez. “Un titular publicado en el Inquirer del martes fue ofensivo, inapropiado y no deberíamos haberlo impreso. Lamentamos profundamente haberlo hecho”, se lamentó el periódico. Lo que fue “ofensivo” sobre ello sigue sin estar claro.

Por primera vez en su historia, los estadounidenses están probando cómo fue la Gran Revolución Cultural de Mao en China: no basta con arruinar el sustento de un hombre, también hay que hacer que se arrastre sobre su vientre como un gusano y hacer que se coma la humillación.

Esto se ha puesto peor. El liderazgo demócrata, encabezado por Nancy Pelosi, se arrodilló en masa en “solidaridad” a Black Lives Matter, como los penitentes en un renacimiento religioso. Algunos Guardias Nacionales bailaron con los manifestantes. Los policías también se arrodillaron. Un jefe de policía en Webster, Massachusetts, incluso se postró en el suelo ante una multitud que aullaba.

Mientras tanto, la “reforma de la fianza” significa que en ciudades como Nueva York y Chicago, los arrestados giran a través de una puerta giratoria y vuelven en la calle, listos para tirar un ladrillo más a través de una ventana de cristal.

Afuera y orgullosos

Los desórdenes civiles y la eliminación de la autoridad están a la orden del día para la izquierda neomarxista, que busca justo este día desde las protestas estudiantiles y los disturbios raciales de la década de 1960. La famosa promesa de Barack Obama en 2008 de que “estamos a cinco días de transformar fundamentalmente Estados Unidos de América”, fue escuchada por estadounidenses bienintencionados como un sinónimo común de “cambio” que abordaría algunas cuestiones raciales y sociales persistentes en un contexto patriótico general.

Sin embargo, lo que la izquierda radical escuchó fue que Estados Unidos era un país fundamentalmente ilegítimo y que el cambio, en forma de venganza, estaba en camino.

Ahora está aquí. Los comunistas y sus aliados están afuera y orgullosos. Ya no sienten la necesidad de ocultar quiénes son, o lo que planean lograr una vez que el odiado Trump sea derrotado o expulsado de su cargo este año, o lo que hayan planeado para el pueblo estadounidense.

El jefe del famoso club de comedia The Second City de Chicago, Andrew Alexander, se defenestró profesionalmente el otro día, renunciando por no haber “creado un ambiente antirracista en el que los artistas de color pudieran prosperar. Estoy tan profundamente e inexpresablemente apenado.”

La juventud inexperta pero violenta y aquellos que tan alegremente los manipulan ahora proclaman que “el discurso es violencia” y, simultáneamente, que también “el silencio es violencia”. En su afán por destruir el país tal y como fue fundado -muy pronto llegarán a derribar toda la Constitución junto con todas las estatuas que odian- ellos están acelerando el mundo que George Orwell describió en su novela distópica, ‘1984’.

“Cada registro ha sido destruido o falsificado, cada libro reescrito, cada cuadro ha sido repintado, cada estatua y edificio de la calle ha sido renombrado, cada fecha ha sido alterada y el proceso continúa día a día y minuto a minuto. La historia se ha detenido. Nada existe excepto un presente interminable en el que el Partido siempre tiene razón”.

Autodesprecio

Pero este es siempre el camino totalitario, desde la Revolución Francesa a la Revolución Bolchevique y la Revolución Cultural de Mao. El mundo debe nacer de nuevo.

En consecuencia, ahora escuchamos llamadas para desfinanciar e incluso disolver los departamentos de policía, no solo en Minneapolis sino en todo el país. La mentira de que la policía está librando una guerra contra los hombres negros finalmente se ha mantenido, y no ha detenido a las fuerzas del BLM de desfigurar el monumento de Boston, que honra al 54 Regimiento de Infantería Voluntario de Massachusetts, el que luchó con distinción en la Guerra Civil, un heroísmo conmemorado en la película ‘Glory’, de 1989.

En resumen, Estados Unidos ha descendido a un particular infierno de autodesprecio en el que ninguna idea es demasiado ridícula y que el ritmo del “cambio” -con el que ellos se refieren a la destrucción- debe acelerarse hasta que (como todas las revoluciones de izquierda siempre lo hacen), comiencen los juicios del espectáculo, Robespierre vaya a la guillotina, Trotsky reciba un hacha en la cabeza, Madame Mao sea arrestada, y Ceaușescu se ponga de pie contra un muro y sea fusilada.

La izquierda llama a esto “reforma”. Pero no lo es. Es una revolución. Tal como intentaron hacer hace medio siglo, quieren destruir el país, “por cualquier medio necesario”, como dice su lema. ¿Los dejaremos?

Ya hemos pasado por períodos de anarquía violenta. Estuvieron los Disturbios de Reclutamiento de Nueva York en 1863, la misma Guerra Civil. Entre 1865 y 1901, tres presidentes republicanos fueron asesinados: por un demócrata del sur (Lincoln), un miembro del culto sexual socialista Oneida (Garfield), y un anarquista (McKinley). Luego hubo la casi década de disturbios que comenzaron con Watts y terminaron con la masacre de Kent State.

En ese entonces, sin embargo, nuestras instituciones aún funcionaban y había suficientes estadounidenses patriotas para recuperar el control. La pregunta es: ¿todavía hay? Arrodillarse ante cualquiera que no sea Dios es mostrar sumisión.

Es hora de mirar de cerca y ver claramente los rostros que pretenden acabar con usted.

Michael Walsh es el autor de ‘The Devil’s Pleasure Palace’ y ‘The Fiery Angel’, ambos publicados por Encounter Books. Su último libro, ‘Last Stands’, un estudio cultural de la historia militar, será publicado en diciembre por St. Martin’s Press. Síganlo en Twitter @dkahanerules.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Grupos comunistas están detrás de las protestas violentas en EE.UU.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.