La gran virtud de Lou Shide cambia la suerte y evita un naufragio

11 de Octubre de 2016 Actualizado: 20 de Octubre de 2016

Yuan Keshi, un maestro y clarividente de la dinastía Tang, heredó las habilidades de su padre y podía adivinar el futuro venidero con mucha precisión con solo mirar el rostro de la personas.

Cierto día, Yuan junto a un académico abordaron un barco para cruzar el río. Mientras estaban sentados en el barco esperando que zarpe, Yuan miró a los otros pasajeros y le dijo a su acompañante: “No tenemos necesidad de cruzar el río”. Los dos se bajaron del barco para esperar pacientemente la próxima embarcación.

Yuan le dijo a su acompañante en voz baja: “Miré a las personas en el barco y todos ellos tenían qi negro (energía vital) debajo de sus narices. Van a pasar por un gran desastre, y como ya lo vi, ¿por qué debemos morir con ellos?”.

Después de un rato, el barco todavía esperaba para partir cuando un hombre muy extraño con una pierna tullida abordó el barco con un burro. Yuan lo miró y le dijo a su acompañante: “Nosotros también vamos a subir. Un hombre con gran virtud acaba de abordar el barco; ya no tenemos de que preocuparnos”.

El barco comenzó a navegar y el viaje parecía tranquilo, hasta que las aguas comenzaron a agitarse; el viento rugía muy fuerte y las olas cobraron gran tamaño. Se veía muy peligroso.

Sin embargo, el barco cruzó el río sin percance alguno. Más tarde se dieron cuenta de que el hombre del burro era Lou Shide.

Al poco tiempo Lou fue designado cabecera del ministro de supervisión y se convirtió en uno de los tres primeros ministros co-gobernantes de los asuntos del Estado.

TE RECOMENDAMOS