La grasa del vientre está relacionada con un mayor riesgo de muerte independientemente de su peso

No todas las grasas son iguales y los resultados en salud basados en el lugar donde almacenamos nuestra grasa pueden ser dramáticamente diferentes
Por REBECCA DUMBELL
16 de Octubre de 2020
Actualizado: 16 de Octubre de 2020

Se sabe que tener un exceso de grasa en la cintura puede ser perjudicial para la salud, lo que conlleva un mayor riesgo de desarrollar enfermedades como la diabetes de tipo 2 y las cardiopatías. Pero un estudio reciente descubrió que, independientemente del peso, las personas que tienen más grasa alrededor del abdomen tienen un mayor riesgo de morir antes; de hecho, hubo un aumento del 11 % de mortalidad, durante un control, a las personas que tenían 10 cm adicionales de cintura.

Los investigadores incluyeron 72 estudios en su revisión, que contenían datos sobre 2,5 millones de personas. Luego analizaron los datos combinados sobre las medidas de la forma del cuerpo, observando la proporción entre cintura y cadera, la proporción entre cintura y muslo, y la circunferencia de la cintura y los muslos, es decir, todas las áreas donde una persona almacena grasa de forma natural.

Además del hallazgo sobre la grasa del vientre, los investigadores también encontraron que las personas que tienden a almacenar más grasa en las caderas y los muslos, en lugar del abdomen, tenían un menor riesgo de morir antes, ya que cada 5 cm adicionales de circunferencia de los muslos se asociaba con una reducción del 18 % en el riesgo de muerte durante el período de seguimiento (entre personas de 3 y 24 años, según el estudio). Pero, ¿por qué podría ser este el caso? La respuesta tiene que ver con el tipo de tejido graso que tendemos a almacenar en ciertas áreas de nuestro cuerpo.

La grasa corporal (conocida como tejido adiposo) juega un papel importante en nuestra fisiología. Su principal propósito es tomar la glucosa de la sangre y almacenar esta energía en forma de lípidos en el interior de nuestras células de grasa, que nuestro cuerpo utiliza más tarde como combustible. Nuestras células grasas también producen señales hormonales que influyen en muchos procesos del cuerpo, incluyendo el apetito. El tejido adiposo es por lo tanto relevante para una buena salud metabólica.

Pero tener muy poco tejido adiposo puede afectar a la regulación de los niveles de azúcar en sangre en el cuerpo. La insulina regula los niveles saludables de azúcar en la sangre, indicando a las células grasas que tomen la glucosa de la sangre y la almacenen para más tarde. Sin suficiente tejido adiposo (una condición conocida como lipodistrofia), este proceso no puede funcionar correctamente, lo que resulta en resistencia a la insulina, que puede conducir a la diabetes.

Aunque la grasa es importante para una buena salud metabólica, el lugar donde la almacenamos (y el tipo de tejido graso que es) puede tener diferentes consecuencias para la salud. Las investigaciones demuestran que las personas de la misma altura y peso, pero que almacenan su grasa en diferentes lugares tienen diferentes riesgos de desarrollar ciertas enfermedades metabólicas, como la diabetes de tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares.

Visceral versus subcutánea

La forma del cuerpo está influenciada por el lugar donde se almacena la grasa en nuestro cuerpo. Por ejemplo, las personas con “forma de manzana” almacenan más grasa alrededor de su cintura y es probable que almacenen más grasa en la parte más profunda del cuerpo que rodea sus órganos como grasa visceral. Las personas “con forma de pera” tienen muslos más grandes, y almacenan más grasa de manera más uniforme alrededor de su cuerpo, justo debajo de la piel como grasa subcutánea.

Estos diferentes depósitos de grasa tienen diferentes propiedades fisiológicas y expresan diferentes genes. Se cree que los diferentes depósitos de grasa visceral y subcutánea se desarrollan a partir de diferentes células precursoras, células que pueden convertirse en células de grasa.

La grasa visceral se considera más resistente a la insulina, por lo que conlleva un mayor riesgo de diabetes de tipo 2. La grasa corporal almacenada alrededor de la cintura también libera más triglicéridos en la sangre en respuesta a las señales de la hormona del estrés, en comparación con la grasa de la cadera y los muslos. Los niveles altos de triglicéridos en la sangre están asociados con un mayor riesgo de enfermedades cardíacas. Esto es en parte la razón por la que la grasa visceral se considera más perjudicial que la subcutánea.

Por otro lado, la grasa subcutánea de la cadera y los muslos puede absorber mejor estos triglicéridos de la sangre y almacenarlos de forma segura, evitando que el cuerpo los almacene incorrectamente en los músculos o el hígado, lo que puede causar enfermedades hepáticas. El tejido graso subcutáneo puede incluso desarrollar células adiposas “beige” especializadas que son capaces de quemar la grasa. Por estas razones, se considera que la grasa subcutánea es más segura, incluso que protege contra las enfermedades metabólicas.

Se cree que en algunas personas los depósitos de grasa subcutánea se agotan antes que en otras (o la capacidad de producir nuevas células grasas). Esto significa que se almacenará más grasa en los depósitos viscerales menos seguros. La grasa visceral puede causar inflamación, lo que eventualmente lleva a enfermedades metabólicas y cardiovasculares. Y si la grasa ya no puede almacenarse en el tejido adiposo, eventualmente los lípidos pueden acumularse en otros lugares— incluyendo el corazón, los músculos y el hígado—lo que nuevamente puede provocar enfermedades.

Al igual que con la altura, sus genes juegan un papel importante en el peso y la forma del cuerpo. Grandes estudios genéticos han identificado más de 400 de las más mínimas diferencias genómicas que podrían contribuir a la distribución de la grasa corporal. Por ejemplo, las personas que tienen una mutación en el gen LRP5 llevan más grasa en el abdomen y menos en la parte inferior del cuerpo. Sin embargo, estas minúsculas diferencias genéticas son comunes en la población, afectando a la mayoría de nosotros de una manera u otra y pueden explicar por qué los humanos tienen una variedad tan amplia de formas corporales diferentes.

Desafortunadamente, esto significa que podría ser más difícil para una persona que naturalmente almacena grasa alrededor de su cintura mantener una buena salud. Pero la investigación también muestra que la pérdida de peso puede reducir la grasa visceral y mejorar la salud metabólica. Por lo tanto, lo que es importante recordar es que la forma del cuerpo es solo un factor de riesgo, e incluso con estas diferencias se puede reducir el riesgo de enfermedades crónicas si se mantiene un estilo de vida saludable.

Rebecca Dumbell es profesora en la Universidad de Nottingham Trent en el Reino Unido. Este artículo se publicó por primera vez en The Conversation.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Le puede interesar

Documental: El encubrimiento del siglo – La verdad que el PCCh ocultó al mundo

TE RECOMENDAMOS