La Guardia Nacional crea un ambiente único en la frontera suroeste

31 de Mayo de 2018 Actualizado: 31 de Mayo de 2018

NOGALES, Arizona – El cabo Scott Engels de la guardia nacional se ofreció como voluntario para ayudar a la Patrulla Fronteriza con la vigilancia en el límite de Estados Unidos con México. Anteriormente había servido en el ejército en servicio activo como operador de radar de artillería, durante cuatro años.

“Solo quiero servir a mi país y asegurarme de que todos estén tan protegidos como lo necesitan estar”, dijo Engles afuera de la sala de vigilancia en la estación de la Patrulla Fronteriza de Nogales-Arizona, el 23 de mayo.

Dijo que se siente “fantástico” al facilitar la captura de un extranjero ilegal o un traficante de drogas, durante su trabajo de vigilancia.

El centro de vigilancia en la estación de la Patrulla Fronteriza en Nogales-Arizona, el 23 de mayo de 2018. (Samira Bouaou / La Gran Época)

Es triste que haya este tipo de actividades ilegales, pero es fantástico poder participar para ayudar a estos agentes“, dijo. Su llegada a la frontera significó que un agente más de la Patrulla Fronteriza podía estar afuera en el campo.

Engles dijo que trabaja con los registros de los sistemas remotos de las cámaras de video y las torres integradas dispersas a lo largo del borde fronterizo. Escanea las imágenes en busca de extranjeros ilegales o actividad relacionada con drogas. Cuando la computadora detecta algo, comienza a mostrar una alerta. Si él ve algo, manda un radio a los agentes de la Patrulla Fronteriza en el área para que investiguen.

Fuera de este despliegue, Engels es especialista en transporte de la Guardia Nacional y también está completando un grado de justicia penal en Phoenix.

Torre de vigilancia en la frontera de EE. UU.-México en Nogales, Arizona, el 23 de mayo de 2018. (Samira Bouaou / La Gran Época)

La Guardia Nacional está ayudando a la Patrulla Fronteriza en operaciones en el límite de Estados Unidos con México desde principios de abril y ya ha contribuido con más de 4500 arrestos, según los números del Servicio de Aduanas y Frontera. Alrededor de 3 toneladas (6500 libras) de drogas ilícitas han sido incautadas durante el mismo período.

Más de 200 guardias nacionales han sido desplegados en el sector de Tucson, donde se asienta Nogales y la mayoría de los efectivos.

Arizona acordó una provisión de 600 miembros de la Guardia Nacional, que aún no pudo suministrar, por lo que podría buscar reclutamiento de otros estados.

La Guardia Nacional recibirá financiamiento para el actual “Apoyo de la Operation Guardian“, hasta el 30 de septiembre de 2018. Este incluye una provisión de hasta 4000 soldados.

Agentes de la Patrulla Fronteriza y la Guardia Nacional comparten una broma cerca del área del establo de caballos de la estación de la Patrulla Fronteriza en Nogales-Arizona, el 23 de mayo de 2018. (Samira Bouaou / La Gran Época)

El presidente Donald Trump anunció el despliegue de la Guardia Nacional el 3 de abril, luego de que se dieran a conocer los últimos números de cruces ilegales en la frontera. Estos aumentaron en marzo, alcanzando 50.296 aprehensiones, un aumento del 37 por ciento con respecto a febrero, y más del triple desde el mismo período del año pasado.

Hasta que podamos tener un muro y una seguridad adecuada, vamos a proteger nuestra frontera con los militares. Es un gran paso“, dijo Trump el 3 de abril.

“La seguridad de Estados Unidos está en peligro por un aumento drástico de la actividad ilegal en la frontera sur”, escribió en un memorándum a los secretarios de Defensa y Seguridad Nacional, y al fiscal general, el 4 de abril.

“Probablemente los tengamos, o una gran parte de ellos, hasta el momento en que tengamos el muro”, manifestó el Presidente el 5 de abril.

Cuidado de los caballos

El sargento de 1ra clase Thomas Evitts está haciendo su tercer despliegue a la frontera. Él ayudó con el trabajo de presupuesto en Phoenix durante la “Operación Jump Start” en 2006 bajo el mandato del expresidente George W. Bush, en el que se desplegaron 6000 soldados en California, Arizona, Nuevo México y Texas.

Sargento de la Guardia Nacional de Primera Clase Thomas Evitts en el área de establos de caballos en la estación de la Patrulla Fronteriza en Nogales-Arizona, el 23 de mayo de 2018. (Samira Bouaou / La Gran Época)

Evitts también sirvió en 2010 en Nogales, durante la “Operación Phalanx”, bajo el mando del expresidente Barack Obama, que desplegó a 1200 agentes de la Guardia Nacional.

Esta vez es una misión diferente“, dijo Evitts. “La última vez fueron más los ojos en la frontera, mientras que esta misión es más de apoyo a los agentes fronterizos en la frontera. Así que somos más un papel de apoyo de lo que éramos en el pasado”.

Su llegada para cuidar a los caballos de los agentes de la Patrulla Fronteriza, liberó inmediatamente a uno de ellos . Evitts ayuda a alimentar, regar y amarrar los caballos de la unidad.

“Esto definitivamente está haciendo lo que la declaración de la misión es, hacer que los agentes vuelvan a estar en la frontera”, dijo. “Definitivamente ha tenido un gran impacto para ellos.

“Yo trato con los agentes a diario, ayudándolos con sus caballos y a manejar la manada. Realmente los alivia. Así pueden mantener a sus integrantes en el campo y ser más productivos”.

Los animales son caballos salvajes mustangs de la Oficina de Administración de Tierras, quienes los capturan y los envían a las prisiones locales para que se condicionen antes de que la Patrulla Fronteriza los utilice. Los Mustang son especialmente adecuados para el trabajo fronterizo porque son hipervigilantes y ágiles, especialmente en la oscuridad.

Evitts, quien trabaja para Sysco Foods, comenzó con la Guardia Nacional en 2001 y dijo que trabajar con los caballos es una oportunidad única.

“Esta era una necesidad y yo estaba disponible, así que decidí hacerlo. Es un gran trabajo”, manifestó.

La Guardia Nacional trabaja a lo largo de la frontera entre los Estados Unidos y México junto al río Colorado en Yuma-Arizona, el 25 de mayo de 2018. (Samira Bouaou / La Gran Época)

El Capitán Aaron Thacker dijo que los miembros de la Guardia Nacional aportan muchas habilidades y experiencias únicas en el campo.

“Si tuvieras que traer hombres activos aquí, niños que ingresan a las fuerzas armadas a los 18 años y no aprenden nada más que ese trabajo, es todo un contraste”, dijo. “Los guardias en cambio, cuando entran, traen consigo muchas de sus habilidades civiles y muchas de las cosas que aprendieron cuando crecieron en este mundo dual de militares y civiles. Así que eso es lo que también nos hace ser un servicio único”.

Los miembros de la Guardia Nacional en el área de Nogales también están ayudando en el mantenimiento de las armas de fuego y del vehículo en el garaje. Más hacia el oeste, en Yuma, también están ayudando a limpiar el matorral junto al río Colorado, que separa a Arizona de México.

TE RECOMENDAMOS