La Guerra entre Rusia y Ucrania acelera el colapso de la estrategia global de la Franja y la Ruta china

Por Jennifer Bateman
24 de Abril de 2022 8:00 PM Actualizado: 24 de Abril de 2022 8:00 PM

Durante los últimos diez años, el Partido Comunista Chino (PCCh) se ha basado estratégicamente en su Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) de USD 4 billones para impulsar su imagen e influencia con, al menos, 149 países hasta la fecha. Pero el éxito ha eludido sus esfuerzos y, como resultado, la estrategia BRI puede estar condenada al fracaso.

Considere, por ejemplo, los intentos estancados del PCCh por impulsar la estrategia BRI en todos los países de Europa. No se previeron las barreras y retrasos creados por las sanciones impuestas a Rusia por la invasión a Ucrania.

Antes de las sanciones, China utilizó a Rusia como un punto de tránsito conveniente para el envío de equipos y suministros BRI a Europa. China envió sus cargas a San Petersburgo Rusia a través del Ferrocarril China-Europa y luego la envió a través del Mar Báltico a Europa central. Las sanciones obligaron a China a desviar su carga por Rusia e ingresar a Europa a través de rutas terrestres más lentas a través de Bielorrusia, Polonia y otros países.

La estrategia BRI de China fue presentada por primera vez en 2013 por el jefe del PCCh, Xi Jinping. La estrategia consta de dos partes: En tierra a través de la Franja Económica de la Ruta de la Seda, que atraviesa Asia Central, Europa Central y Oriental hasta Europa Occidental; y en el agua a través de la “Ruta Marítima de la Seda”, que atraviesa el Mar de China Meridional y el Océano Índico, hacia el oeste a través del sudeste de Asia hasta el sur de Asia, Oriente Medio, África y Europa.

Ucrania, devastada por la guerra, en el cruce del continente euroasiático, es una importante puerta de entrada a Europa desde Asia y una importante fuente de energía, alimentos y tecnología militar para China.

Otros países a lo largo de la ruta de entrega de BRI, incluidos Bielorrusia, Polonia y Rumania, también han sentido la tensión causada por la guerra ruso-ucraniana. Bielorrusia, por ejemplo, ha sido objeto de varias sanciones colaterales por su decisión de ponerse del lado de Rusia.

El dilema ruso del BRI

El ferrocarril de China a Europa es un importante canal de transporte de mercancías por tierra. Es el transporte más importante del cinturón económico terrestre de la BRI, con rutas que atraviesan de oeste a este Kazajistán, Rusia, Bielorrusia, Polonia y Europa.

El 31 de marzo, el Diario Económico de China describió cómo las sanciones contra Rusia y Bielorrusia estaban obligando a los trenes a circular por estos países, así como por Ucrania. Como resultado, los envíos a Europa se están retrasando, mientras que los trenes que regresan a China suelen estar vacíos. Se desconoce cuánto tiempo durará esta interrupción.

Las empresas BRI participantes de China han notado que los retrasos en la carga y el transporte no son los únicos problemas que enfrentan. Además, las sanciones y la agitación resultante han creado dificultades logísticas, aumento de los costos laborales y dificultades para establecer acuerdos comerciales, ya que los bancos rusos ya no forman parte de SWIFT, el principal intermediador del sistema financiero mundial.

Según Tuo Wei, un comentarista de asuntos de EE.UU., la impresión positiva que la BRI esperaba crear en Europa fue manchada en el escenario mundial por la vinculación de China con Rusia. Este ojo morado ha contribuido a que la estrategia BRI sea vulnerable al fracaso en Europa y en otros lugares.

Durante una entrevista con The Epoch Times, Wei especuló que el aparente apoyo del PCCh a Rusia haría que Ucrania se resistiera a convertirse en un peón del BRI después de la guerra, al igual que Lituania.

Wei dijo: “Otros países europeos, incluidos Alemania, la República Checa, Hungría, Polonia, Bulgaria y Rumania, también pueden reconsiderar su cooperación con el PCCh y desconfiar de su infiltración”.

El BRI invita a la deuda y la insurrección

Mientras tanto, en Sri Lanka, un centro clave de la ruta marítima de la BRI, los ciudadanos protestan debido a la peor situación económica desde 1948. Este pequeño país insular depende del comercio con Rusia y Ucrania para sus industrias de turismo y té. Pero la guerra entre estos países está contribuyendo al deterioro de la economía de Sri Lanka, y la crisis económica del país se ha convertido aún más en una crisis política.

Sin embargo, la economía fallida de Sri Lanka no comenzó con la invasión a Ucrania por parte de Rusia. Comenzó cuando el PCCh usó directamente su estrategia BRI para atrapar a Sri Lanka en una trampa de deuda que desde entonces se ha convertido en una pesadilla política.

Según datos del Banco Mundial, Sri Lanka tiene una deuda total de USD 35,000 millones, de los cuales USD 6000 millones se deben a China por préstamos para financiar proyectos BRI administrados por empresas chinas. Estos proyectos incluyen infraestructuras como puertos, aeropuertos y ferrocarriles. Para ayudar a contener su deuda con China, Sri Lanka acordó en 2017 arrendar su atractivo puerto de Hambantota en el Océano Índico a China por 99 años al precio de USD 1100 millones. El contrato de arrendamiento se extendió otros 99 años en 2021.

Dentro de este año, Sri Lanka está obligada a pagar USD 6900 millones de su deuda externa. Pero esto es poco probable ya que sus reservas de divisas suman solo USD 2300 millones. Para abordar este déficit, Sri Lanka solicitó al PCCh en enero pasado que reestructurara su deuda. Pero el PCCh aún no ha respondido.

Para sofocar la escalada de protestas masivas, el gobierno de Sri Lanka declaró el estado de emergencia nacional el 1 de abril. Esto incluyó detener todas las comunicaciones por Internet e imponer un toque de queda a los ciudadanos en la capital.

En la noche del 3 de abril, los 26 miembros del gabinete del gobierno de Sri Lanka, excepto el primer ministro, renunciaron a su cargo. El nuevo gabinete estuvo completo menos de un día antes de que el ministro de finanzas renunciara el 7 de abril. Luego, el 11 de abril, los manifestantes en Colombo se reunieron frente a la oficina del presidente Gotabaya Rajapaksa y exigieron que él también dimitiera.

Más problemas con el BRI

Indonesia se convirtió en el primer país en participar en la iniciativa de la “Ruta Marítima de la Seda” del PCCh. Aunque Indonesia se ha mantenido neutral al alinearse con otros países, se sintió presionada para cumplir con la creciente influencia del PCCh en el sudeste asiático y la expansión en el Mar de China Meridional.

Según una encuesta publicada el 5 de abril por el Instituto Lowy de Australia, los indonesios desconfían de las inversiones chinas. Casi la mitad de los encuestados sintieron que, dentro de los próximos 10 años, el régimen comunista chino se convertiría en el país más amenazante. El sesenta por ciento de los indonesios estaba a favor de cooperar con otros países para contener la influencia del PCCh.

Los indonesios tienen buenas razones para sospechar del PCCh. Su inversión en un proyecto ferroviario de alta velocidad BRI de Yakarta a Bandung no está produciendo los resultados deseados. Largas demoras y los sobrecostos que superan los USD 2470 millones han estancado el proyecto, de 142 kilómetros, que empezó a ser construido por una empresa estatal china.

El costo estimado original del PCCh para este proyecto BRI fue de USD 5500 millones con un punto de equilibrio de 26 años. La estimación modificada sugiere que este proyecto costará USD 7790 millones con un punto de equilibrio a los 40 años. Según estos datos, es seguro decir que la estrategia BRI no está impulsando la imagen o la influencia del PCCh en Indonesia.

Según el informe de Nikkei Asia de febrero, China ha gastado más de USD 7000 millones en la línea ferroviaria de Indonesia y todavía está inyectando dinero en la empresa. Si se cancela este proyecto, es probable que China pierda más dinero que Indonesia. Pero los crecientes problemas del PCCh con la estrategia BRI son claramente obvios en otros lugares.

Kazajstán es un centro clave de la ruta terrestre del BRI, y dado que los tres gasoductos de Asia Central de China atraviesan este país, es una importante fuente de energía.

Desde enero, los precios de la gasolina en Kazajstán se han disparado a niveles inasequibles y el país se ha sumido en el malestar social. El descontento entre la gente también se ha visto alimentado por el aumento de los precios del trigo y la harina provocado por una sequía y la suspensión de las importaciones de cereales de Rusia.

Las protestas en todo el país han causado estragos en la frágil economía y los mercados financieros de Kazajstán. La tasa de inflación del país está aumentando rápidamente, su banco central elevó la tasa de interés de referencia al 9.75 por ciento y la moneda tenge continúa depreciándose rápidamente.

Al 28 de febrero, el tipo de cambio del tenge por dólares estadounidenses había caído a 496:1, muy por debajo del 433:1 informado en el momento de la agitación del 7 de enero. Esto llevó a la Autoridad de Supervisión Financiera de Kazajstán a suspender los servicios de comercio y cambio bancario del tenge para dejar de ofrecer cotizaciones de precios.

Aunque Kazajstán podría beneficiarse potencialmente de un proyecto BRI, es poco probable que tenga éxito. No por las dificultades financieras de Kazajstán, sino porque China ya ha establecido allí una reputación desfavorable. Las empresas petroleras y mineras chinas que operan en la región han sido denunciadas por sobornar a funcionarios locales, culpadas de contaminación ambiental y acusadas de provocar disputas territoriales con el pueblo de Kazajistán.

Ellen Wan ha contribuido a este artículo.

Las opiniones expresadas en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.