La Guerra Fría del Partido Comunista Chino contra Estados Unidos: Una perspectiva histórica

Por Cheng Xiaonong
05 de Agosto de 2020
Actualizado: 05 de Agosto de 2020

Comentario

Una nueva Guerra Fría, iniciada recientemente por el régimen chino contra Estados Unidos, tiene muchas similitudes con la que se inició en la antigua Unión Soviética, pero también hay una diferencia.

Estados Unidos está actualmente involucrado en una segunda Guerra Fría. La primera fue con la antigua Unión Soviética; la del régimen chino acaba de empezar. Ambas guerras frías fueron iniciadas por regímenes comunistas que se oponían a los valores democráticos y pretendían sustituir los valores democráticos por sus propios valores marxistas “rojos” mediante la conquista mundial.

Como la democracia más poderosa, Estados Unidos siempre ha sido considerada un enemigo tanto por la Unión Soviética como por el Partido Comunista Chino (PCCh). La dependencia política del PCCh con respecto a la ideología “roja” era exactamente la misma que la del Partido Comunista Soviético, pero su enfoque en la guerra contra Estados Unidos es diferente al de los soviéticos.

Los soviéticos defendían la llamada “carrera pacífica” entre Oriente y Occidente para evitar una guerra nuclear. El PCCh, por otra parte, ha estado trabajando para aumentar la presión económica y militar a fin de disuadir a Estados Unidos, con la esperanza de sentar las bases para su eventual dominación sobre algunas partes del mundo. Este ha sido siempre su objetivo estratégico final, de ahí la Guerra Fría entre China y Estados Unidos.

La existencia de una Guerra Fría entre Estados Unidos y China se ha convertido en un consenso para ambas partes.

En los últimos años, se ha hablado cada vez más de una nueva Guerra Fría entre China y Estados Unidos. El pasado mes de junio, el New York Times publicó un artículo titulado: “¿Es demasiado tarde para detener una nueva Guerra Fría con China?” Solo un año después, la predicción de una nueva Guerra Fría entre China y Estados Unidos parece haberse hecho realidad. No solo los medios de comunicación occidentales han hablado con frecuencia de una nueva Guerra Fría entre China y Estados Unidos, sino que incluso los funcionarios del PCCh y los medios de comunicación chinos han empezado a utilizar el concepto.

Newsweek publicó un artículo el 20 de mayo con el titular: “Una nueva guerra fría, sí. Pero es con China, no con Rusia”. El periódico francés Liberation publicó un artículo el 26 de mayo en el que citaba a un comentarista de Beijing diciendo que “la posibilidad de una nueva Guerra Fría entre China y Estados Unidos es la preocupación de la mayoría de los observadores”. Y en un artículo publicado el 12 de junio por el medio de comunicación chino guancha.cn, se citó a John Mearsheimer, un profesor de la Universidad de Chicago, diciendo: “Antes de la controversia del brote [de coronavirus], la gente podía discutir si China y Estados Unidos estaban realmente en una Guerra Fría. Pero ahora, creo que está bastante claro que hay una Guerra Fría”.

Cuando la administración Trump publicó el informe de defensa de EE.UU. titulado “Enfoque estratégico de Estados Unidos hacia la República Popular China”, el 20 de mayo, el medio de comunicación del PCCh, Duowei News, criticó el informe y lo llamó “una nueva declaración de la Guerra Fría”. Pero de hecho, esta Guerra Fría no comenzó con una declaración, ni la primera Guerra Fría comenzó con una declaración. Una Guerra Fría comienza con una serie de acciones.

Duowei News publicó otro artículo el 19 de junio titulado: “Si el ascenso de China conduce a una guerra mundial, debería ser con EE.UU., no con India”. El artículo decía: “El camino hacia el ascenso de una gran potencia nunca es fácil… si China necesita la guerra para establecer su papel y estatus en el orden mundial, debería ser una guerra entre China y Estados Unidos”.

Tras el inicio de la Guerra Fría entre China y Estados Unidos, algunos estudiosos occidentales de Beijing afirmaron que sería mejor para China y Estados Unidos crear confianza y evitar la confrontación. ¿Por qué el mundo percibe repetidamente que los países comunistas se oponen seriamente a Estados Unidos? Hay razones históricas.

¿Es inevitable una Guerra Fría?

En el pasado, la Guerra Fría fue una historia de las relaciones internacionales modernas entre Estados Unidos y la Unión Soviética, y la experiencia fue resumida principalmente por los expertos occidentales en la Unión Soviética. Los estudiosos de la historia occidental de Beijing no saben nada de esa Guerra Fría y no estaban interesados en ella. Ahora que hay una Guerra Fría entre China y Estados Unidos, supone un gran problema para estos historiadores. No saben nada sobre la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética, la Unión Soviética o el idioma ruso. Son capaces de leer el chino, pero no saben qué pensar de la Guerra Fría entre EE.UU. y China. Algunos de ellos esperan que no haya realmente una Guerra Fría entre China y Estados Unidos, y que todo el problema desaparezca.

Una Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética fue solo un ejemplo aislado, y es fácil atribuirlo al azar. Pero después de la segunda Guerra Fría, el estudio de las Guerras Frías entrará en un nuevo espacio, porque somos capaces de comparar las dos. Y comparar las causas de las dos Guerras Frías, así como sus similitudes y diferencias, tiene una gran importancia práctica y un gran valor de referencia para juzgar la futura dirección de China y Estados Unidos.

El mundo ha entrado en dos guerras frías, y la segunda, entre China y Estados Unidos, acaba de empezar. Pero en 2020, el año de apertura de esta nueva Guerra Fría, ya está claro que estas dos Guerras Frías tienen ocho características.

  1. El mayor país socialista se enfrenta al mayor país capitalista.
  2. La Guerra Fría fue lanzada por los países socialistas.
  3. La causa de la Guerra Fría en los países socialistas fue la “fobia a la democracia” y una constante hostilidad hacia la democracia más poderosa, Estados Unidos, por temor a que sus ciudadanos pudieran encontrar la democracia más atractiva.
  4. Los valores rojos de los países socialistas tienen como objetivo la conquista global. La evidencia de esto puede verse en la historia de la Unión Soviética posterior a la Segunda Guerra Mundial y en la progresión de la guerra fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética. En cuanto a China, no es difícil encontrarlas en la estrategia de relaciones internacionales del PCCh bajo Mao Zedong.
  5. Desde la progresión de la primera Guerra Fría, encontramos que terminó con el fracaso del mayor país socialista. Con esta idea, quizás podamos predecir la característica de la quinta Guerra Fría: el estado comunista que inicia la Guerra Fría será inevitablemente derrotado por sus propias características institucionales.
  6. Antes de estas dos guerras frías, existía una fase de luna de miel, en la que Estados Unidos mantenía la luna de miel con constantes cortejos y regalos. Pero al final, Estados Unidos se encontró con que solo había cultivado y fortalecido a sus adversarios.
  7. Aunque Estados Unidos estaba a menudo mal preparado antes del comienzo de la Guerra Fría, una vez que entraba en el estado de la Guerra Fría, ejercía sus ventajas institucionales y ejercía una gran presión sobre sus adversarios.
  8. Aunque la Unión Soviética y China, los dos países comunistas más grandes del mundo, iniciaron la Guerra Fría por su temor a la democracia, cada uno de ellos tomó decisiones diferentes. La Unión Soviética optó finalmente por abandonar la Guerra Fría, mientras que el PCCh optó por ocultar su fuerza y aguardar el momento oportuno durante 30 años. Habiendo ganado un poco de base técnica y económica, no puede evitar alardear de ello.

Los iniciadores de la Guerra Fría: Regímenes “Rojos”

La Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética comenzó después de la Segunda Guerra Mundial cuando la Unión Soviética instaló regímenes comunistas en los países de Europa del Este ocupados por el Ejército Rojo de la Unión Soviética.

El 5 de marzo de 1946, el primer ministro británico Winston Churchill pronunció un discurso conocido como “Los tendones de la paz” (o el “discurso del telón de acero”) en el Westminster College de Fulton, Missouri. En él dijo: “Desde Stettin en el Báltico hasta Trieste en el Adriático, una cortina de hierro ha descendido a través del continente”.

Esta predicción fue pronto confirmada por el plan soviético para la conquista de Europa Oriental y culminó con la construcción del Muro de Berlín en 1961. La guerra entre ambos bandos comenzó en serio en 1962 con la crisis causada por la colocación de misiles nucleares por parte de la Unión Soviética en Cuba. Después de más de dos décadas de expansión militar, la Guerra Fría entre los dos bandos terminó finalmente durante la era Gorbachov.

La Guerra Fría entre Estados Unidos y China comenzó con una serie de acciones para “desenvainar la espada” por parte del PCCh este año.

En primer lugar, la flota naval y los buques espía electrónicos de China salieron a las aguas de la isla de Midway, una base militar de Estados Unidos en la isla Sand, para realizar ejercicios y entrenamientos conjuntos multiservicio en profundidad con la Fuerza Aérea del PCCh, la fuerza de misiles y las fuerzas de apoyo estratégico, dirigidos a las fuerzas estadounidenses en la isla de Midway y Pearl Harbor.

En segundo lugar, después de ocupar alta mar en el Mar de China Meridional y construir islas y bases militares, China declaró públicamente que había convertido las aguas de alta mar cercanas a Vietnam y Filipinas en un “mar fortaleza” para que sus submarinos nucleares estratégicos golpearan a Estados Unidos con misiles intercontinentales con armas nucleares.

En tercer lugar, el PCCh anunció la finalización del despliegue de la guerra espacial contra Estados Unidos.

Las dos primeras provocaciones muestran que el PCCh es capaz de apuntar y disparar un misil nuclear contra Estados Unidos en cualquier momento.

En cuanto a la tercera acción de “desenvainar la espada”, citaré las palabras del medio de comunicación estatal Duowei News en un artículo del 26 de junio: “El 23 de junio, China lanzó exitosamente el Big Dipper 3, el último satélite de red global, completando el despliegue de su constelación del Sistema Global de Navegación por Satélite … la finalización total del sistema Big Dipper también significa un aumento significativo de las capacidades militares de China, con capacidades tanto ‘globales’ como de ‘precisión’, capaces de realizar ataques operativos más precisos sobre objetivos globales y despliegues detallados en sitios de guerra específicos …”.

El artículo implica que el PCCh puede atacar a Estados Unidos con precisión y destruir cualquier lugar con un solo disparo. La declaración de alto perfil del PCCh de estar preparado para una guerra espacial marca el comienzo oficial de su desafío a Estados Unidos en el espacio. Ahora, China y Estados Unidos han entrado en un estado de expansión militar y preparación para la guerra de la Guerra Fría, desenvainando espadas el uno contra el otro. Además, la expansión militar del PCCh se extiende desde las áreas tradicionales de la guerra terrestre y aérea hasta la guerra espacial.

Los soviéticos abogaron por la llamada “carrera pacífica” entre oriente y occidente

Los países comunistas tienen como objetivo la conquista global.

Al igual que el régimen comunista soviético, el PCCh se adhiere firmemente a la ideología marxista y a la creencia de que el Partido Comunista siempre estará en el poder. Esto requiere que el PCCh siempre mantenga la presión sobre Estados Unidos. Su fundamento ideológico es que el marxismo creía que el capitalismo perdería inevitablemente ante el socialismo, y que el Partido Comunista representaría el futuro de la humanidad. Para tener éxito en ello, los regímenes comunistas deben seguir predicando a su pueblo sobre los logros del socialismo y el declive del capitalismo, al tiempo que demuestran que su régimen “rojo” está superando con éxito a Estados Unidos.

El 18 de noviembre de 1956, Nikita Jruschov, el primer secretario del Partido Comunista Soviético, se dirigió a los diplomáticos occidentales en una recepción en la embajada polaca en Moscú con las palabras: “¡Los enterraremos!” Esto es lo que el Partido Comunista llama “confianza institucional” sobre las democracias occidentales.

Alrededor de la época de la visita de Jruschov a Estados Unidos en 1959, la Unión Soviética hizo un gran ajuste en su política exterior con Estados Unidos. Propuso los lemas de “coexistencia pacífica, competencia pacífica y transición pacífica” entre los campos socialista y capitalista para crear “un mundo sin armas, sin ejército y sin guerra”. La suposición ideológica era que el socialismo y sus ventajas institucionales pueden prevalecer sobre el capitalismo y reemplazarlo, y también esperaban que los partidos de izquierda de los países democráticos tomaran el poder por la vía parlamentaria.

De hecho, en comparación con Estados Unidos, las desventajas institucionales de la Unión Soviética eran mucho mayores que sus “ventajas”. Pero no importa hasta qué punto se dio cuenta de esto, el Partido Comunista Soviético tendió a evitar la guerra durante la Guerra Fría, especialmente una guerra nuclear con Estados Unidos. En sus memorias, Mikhail Gorbachev, el terminador de la Guerra Fría, escribió sobre la percepción del Partido Comunista Soviético sobre la Guerra Fría: “La era nuclear exige una nueva mentalidad política… no hay ganadores en la guerra nuclear… lo que sea que nos divida, vivimos en el mismo planeta y Europa es nuestro hogar común”.

Mao abogó por “enterrar el imperialismo estadounidense por la fuerza”

La dependencia política del PCCh de la ideología “roja” era exactamente la misma que la de los soviéticos, pero su posición sobre la guerra con Estados Unidos era opuesta a la de los soviéticos.

En noviembre de 1957 se celebró en Moscú la Conferencia de Partidos Comunistas y Partidos Obreros de todo el mundo. En la reunión, Mao Zedong dijo: “Ya que nuestro poder es tan fuerte, ¿por qué seguimos manteniendo conversaciones con él [Estados Unidos]? ¡Solo luchemos! ¿Cuál es el problema con la guerra nuclear? Hay 2.7 billones de personas en el mundo, y aunque la mitad de ellos muriera, otra mitad se mantendría viva. Hay 600 millones de personas en China y 300 millones quedarán. Entonces, ¿de qué tengo miedo?”

Mao siempre se adhirió a su idea de derrotar a Estados Unidos por la fuerza. Hablando en la Conferencia Central de Trabajo ampliada el 30 de enero de 1962, dijo: “De ahora en adelante, dentro y fuera de los 50 a 100 años, habrá una gran era de cambios radicales en el sistema social del mundo. Será una época de sacudida de la tierra, incomparable con cualquier otra época histórica. En una época así debemos estar preparados para una gran lucha con muchas formas diferentes de luchas del pasado”.

El verdadero significado de sus palabras fue revelado más tarde abiertamente. En el libro “Viva el pensamiento de Mao Zedong”, impreso en China en 1968, hay el siguiente pasaje de Mao hablando con Chen Boda, AI Siqi, y otros camaradas en Hangzhou el 21 de diciembre de 1965: “¡Las próximas décadas son un período precioso e importante para el futuro de la madre patria y el destino de la humanidad! Los jóvenes de 20 años ahora estarán en sus 40 o 50 años en otros 20 o 30 años. Nuestra generación de jóvenes construirá nuestra empobrecida patria en un gran país socialista y participará en la batalla para enterrar el imperialismo con nuestras propias manos. Tenemos un largo camino por recorrer. La ambiciosa juventud china debe esforzarse toda su vida para cumplir nuestra gran misión histórica. Nuestra generación debe decidirse a trabajar duro durante toda la vida”.

Este pasaje quedó impreso en las mentes de los hijos de los dirigentes del PCCh durante la Revolución Cultural, y dio forma a la visión del mundo de los jóvenes que ahora dominan la jerarquía del PCCh y sus generales. El llamado “imperialismo enterrador” de Mao significa “enterrar el imperio estadounidense”.

Si se quiere encontrar la raíz ideológica de la actual Guerra Fría del PCCh con Estados Unidos, las palabras de Mao fueron probablemente la “declaración” de guerra contra Estados Unidos que se hizo pública a nivel nacional en ese momento.

Mao inició más que una guerra de palabras. Ayudó a Vietnam del Norte a lanzar su ofensiva contra Vietnam del Sur y arrastró a Estados Unidos a la Guerra de Vietnam como parte de su experimento en el campo de batalla para “derrotar al imperialismo estadounidense”. Las tropas estadounidenses finalmente se retiraron de Vietnam, y los izquierdistas occidentales profundizaron su fascinación por Mao durante el movimiento antiguerra.

Aunque el actual PCCh ya no se atreve a “enterrar el imperialismo estadounidense por la fuerza”, confía en que la amenaza de la fuerza puede aumentar su dominio internacional y ha identificado esta estrategia como el principal medio para “levantarse”. Por consiguiente, el PCCh ha tratado de crear desde hace mucho tiempo una presión económica y militar para disuadir a Estados Unidos, con la esperanza de sentar las bases de su dominio en algunas partes del mundo. Ese ha sido siempre su objetivo estratégico final, junto con la Guerra Fría entre China y Estados Unidos.

El Dr. Cheng Xiaonong es un estudioso de la política y la economía de China con sede en Nueva Jersey. Se graduó en la Universidad de Renmin, donde obtuvo su maestría en economía, y en la Universidad de Princeton, donde obtuvo su doctorado en sociología. En China, Cheng fue investigador de políticas y ayudante del exlíder del partido Zhao Ziyang, cuando Zhao era primer ministro. Cheng ha sido profesor visitante en la Universidad de Gottingen y Princeton, y fue editor jefe de la revista Modern China Studies. Sus comentarios y columnas aparecen regularmente en los medios de comunicación chinos en el extranjero.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

[Informe Especial] Manipulando a Estados Unidos: La estrategia del comunismo chino

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS