La hoja de guayaba: una esperanza contra el cáncer

Por GreenMedInfo
10 de Febrero de 2024 7:48 PM Actualizado: 10 de Febrero de 2024 7:49 PM

¿Podría el humilde árbol de la guayaba que crece en los trópicos albergar respuestas curativas a los cánceres que afectan tanto a las naciones ricas como a las empobrecidas? Numerosas investigaciones así lo sugieren.

Las investigaciones emergentes indican que los extractos de las hojas de Psidium guajava exhiben potentes efectos anticancerígenos contra numerosas líneas celulares de cáncer humano que abarcan el cáncer de pulmón, mama, próstata, hígado, colon, ovario, cuello uterino, gástrico y piel. [1–3]. Los bioensayos demuestran que los extractos de hojas de guayaba suprimen la proliferación de células cancerosas, inducen la apoptosis e inhiben la metástasis tumoral y las vías de angiogénesis. [1, 4] Se han aislado varios fitoquímicos bioactivos que contribuyen a acciones anticancerígenas específicas [4]. Dado que las plantas de guayaba crecen abundantemente en los climas tropicales y subtropicales de Asia, África y América del Sur, resulta convincente continuar la investigación sobre las preparaciones tradicionales de hojas de guayaba como medicina complementaria económica contra el cáncer [3, 5].

El guajadial, un meroterpenoide enriquecido con aceite de hoja de guayaba, inhibe significativamente las células de cáncer de pulmón de células no pequeñas. Tanto los experimentos in vitro como en modelos de ratón demuestran una proliferación y migración suprimidas de células A549 y H1650 [2]. Una fracción asociada con mayor enriquecimiento inhibió las células cancerosas de mama, próstata, colon, ovario y piel hasta un 100 por ciento en dosis bajas de microgramos sin dañar las células normales [1].

Otros terpenoides, una nueva benzofenona y diversos flavonoides identificados confieren efectos antiproliferativos, proapoptóticos, antiinflamatorios y antioxidantes selectivos para el cáncer [4–6]. Por ejemplo, el guavinósido C, los guajadiales D y E, la apigenina y la quercetina inhiben las células cancerosas de pulmón, hígado, mama, cuello uterino y gástrico con mayor potencia que los agentes convencionales como el tamoxifeno [4-7].

Varios compuestos de guayaba actúan a través de vías de señalización molecular complementarias, incluida la supresión de marcadores que permiten la proliferación (AKT, mTOR, S6K1), la supervivencia (Bcl-2) y la metástasis (COX-2, VEGF). Otros mejoran la apoptosis mediada por caspasa o la generación de especies reactivas de oxígeno en las células cancerosas. Algunos extractos redujeron las prostaglandinas del cáncer de colon y la síntesis de ADN. Una fracción restableció potentemente el equilibrio inmunitario antitumoral. [5–9]

(Foto de ZINYANGE AUNTONY/AFP vía Getty Images)

Si bien la mayoría de las investigaciones siguen siendo celulares, los modelos de ratón confirman que ciertos extractos de hojas de guayaba y terpenoides redujeron los tumores de próstata y piel de xenoinjertos en más del 80 por ciento, superando a las principales quimioterapias menos la toxicidad excesiva. Es probable que los fitoestrógenos antiinflamatorios contribuyan a una actividad terapéutica contra los cánceres reproductivos con hormonas positivas similares al tamoxifeno. [1, 9]

Esta amalgama de evidencia preclínica convence del estatus tradicional de la guayaba como “curador del cáncer” y merece una nueva investigación moderna. Los bioensayos indican que el potencial anticancerígeno supera al de los productos producidos por sí solos, ya que los extractos de hojas provocan una inhibición tumoral 100 veces mayor. [10] Aunque la genética, los métodos de preparación y los disolventes influyen en la potencia, las infusiones de hojas en agua caliente pueden proporcionar una actividad quimiopreventiva accesible. [5] Ahora que el cáncer de mama es el carcinoma más común y afecta a más de 2 millones de personas al año, el té de hojas de guayaba de uso diario podría ofrecer una protección económica de primera línea entre exámenes de detección. [11] Dada su facilidad de cultivo, los extractos de hoja de guayaba sostenibles a nivel local también abordan las barreras financieras que limitan el acceso a la atención oncológica en África y Asia. [3, 12]

Sin embargo, aún faltan perfiles fitoquímicos exhaustivos, estudios farmacocinéticos y ensayos clínicos rigurosos antes de la adopción formal del extracto de guayaba junto con la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia. Si bien la investigación continúa, el consumo de preparaciones tradicionales de hojas de guayaba como infusiones suplementarias ofrece una nutrición asequible con respaldo científico. Después de todo, cuando se trata de combatir la crisis mundial del cáncer, las investigaciones muestran que necesitamos todos los aliados que estén al alcance de la mano, ya sea la hierba o el laboratorio.

Publicado originalmente en GreenMedInfo

  • Referencias

  1. Rizzo, L. y col. Curr Med Chem. 2014. 21(21):2322-30.
  2. Wang, Y. Fitoterapia. 2018. 129:73-77.
  3. Lok, B. y col. Vida. 2023. 13(2):346.
  4. Gao, Y. Nat Prod Bioprospect. 2013. 3(1):14-9.
  5. Kaileh M. et al. J Etnofarmacol. 2007. 113(2):510-6.
  6. Feng, XH. et al. Bioorg Med Chem Lett. 2015. 25(10):2193-8.
  7. Príamo, F. et al. Plaza Res. 2021. Preimpresión.
  8. Ryu NH. et al. J Med comida. 2012. 15(3):231-41.
  9. Seo, N. y col. Res. anticancerígena. 2005. 25(6B):3763-70.
  10. Manosroi, J. et al. Cáncer Lett. 2006. 235(1):114-20.
  11. OMS. Hoja informativa sobre el cáncer. 2022. Consultado: 2 de febrero de 2023.
  12. OMS. Presione soltar. 2020. Consultado: 2 de febrero de 2023.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo clic aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.