La importancia de la Comisión de Derechos Inalienables

Por Callista L. Gingrich
10 de Abril de 2021 10:49 PM Actualizado: 10 de Abril de 2021 10:49 PM

Opinión

El 30 de marzo, el secretario de Estado de Estados Unidos, Tony Blinken, dio a conocer el informe anual del Departamento de Estado sobre abusos contra los derechos humanos. Al hacerlo, anunció formalmente la disolución de la Comisión de Derechos Inalienables. Esto fue lamentable, ya que la Comisión se había convertido en una herramienta importante para promover y defender los derechos humanos a través de la política exterior de Estados Unidos.

Establecida por el exsecretario de Estado de EE. UU. Mike Pompeo en julio de 2019, y presidida por la exembajadora de EE. UU. ante la Santa Sede y profesora de la Facultad de Derecho de Harvard, Mary Ann Glendon, la Comisión se creó como un grupo asesor del secretario. La Carta de la Comisión declaró que su tarea no era “descubrir nuevos principios, sino asesorar al Secretario para la promoción de la libertad individual, la igualdad humana, y la democracia a través de la política exterior de Estados Unidos”. La Carta también especificó que el consejo de la Comisión debe “basarse en los principios fundacionales de nuestra nación y en la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948”.

Sin embargo, la Comisión fue disuelta recientemente en medio de críticas liberales por ser un mecanismo para “promover las creencias cristianas evangélicas y la política conservadora” y por establecer una “jerarquía” de derechos.

Pero estas críticas malinterpretan el propósito y la importancia de la Comisión de Derechos Inalienables.

Los derechos universales esenciales están sitiados por regímenes de todo el mundo. Por ejemplo, Estados Unidos ha emitido una declaración de genocidio contra el Partido Comunista Chino por el trabajo forzado, el encarcelamiento arbitrario, el adoctrinamiento ideológico, y el control de la población que tiene como objetivo a los uigures y a otras minorías étnicas musulmanas en Xinjiang. En Irán, el régimen islámico chiíta ha suprimido la libertad de expresión, ha negado a sus ciudadanos el debido proceso y ha llevado a cabo asesinatos arbitrarios y desapariciones forzadas. En Nigeria, los ataques de Boko Haram y el Estado Islámico son responsables del desplazamiento interno de más de 2 millones de personas. Y, en Venezuela, una investigación de las Naciones Unidas informó que los ciudadanos están sujetos a ejecuciones extrajudiciales, detenciones arbitrarias y torturas llevadas a cabo en los más altos niveles de gobierno.

En medio de estas crisis en curso, el secretario Pompeo reconoció que el compromiso estadounidense e internacional de defender los derechos humanos se había desviado de su misión original. Tras el final de la Guerra Fría, los defensores de los derechos humanos crearon nuevas categorías de derechos que eliminaron la importante diferenciación entre los derechos otorgados por los gobiernos y los derechos inalienables de Dios. En consecuencia, según Pompeo en un artículo de opinión del 7 de julio de 2019 para el Wall Street Journal, “la defensa de los derechos humanos ha perdido su rumbo y se ha convertido más en una industria que en una brújula moral”.

El Secretario Pompeo encargó a la Comisión que abordara cuestiones importantes como: “¿Cuáles son nuestras libertades fundamentales? ¿Por qué las tenemos? ¿Y quién o qué concede estos derechos? ”

Para responder a estas preguntas, la Comisión examinó de cerca los documentos fundacionales de Estados Unidos y la Declaración Universal de Derechos Humanos. Además, el secretario Pompeo reclutó a la Comisión, compuesta por expertos legales, académicos y activistas, para que volviera a centrar la discusión sobre derechos humanos en los principios fundamentales de la libertad individual, la democracia y la igualdad humana.

Según el informe de la Comisión de 2020, “El poder de la idea de los derechos humanos universales es más fuerte cuando se basa en principios tan ampliamente aceptados que están más allá de un debate legítimo. La tendencia a librar batallas políticas con el vocabulario de los derechos humanos corre el riesgo de socavar el tipo de discusión sólida de la que depende una democracia vibrante”.

A medida que surgen nuevos desafíos a los derechos humanos y los regímenes opresivos de todo el mundo siguen amenazando la libertad y los derechos de sus ciudadanos, es fundamental que las naciones respondan con valentía. Estados Unidos ha sido durante mucho tiempo el principal defensor y partidario de los derechos humanos universales. Es fundamental que la política exterior de Estados Unidos continúe protegiendo los derechos inalienables y dados por Dios de todos los seres humanos en cooperación con nuestros socios y aliados.

Si la Administración Biden y el Secretario de Estado Blinken están verdaderamente comprometidos con la protección de la libertad individual, deberían restablecer la Comisión de Derechos Inalienables.

De Gingrich360.com.

Callista Louise Gingrich es una empresaria, autora, productora de documentales y diplomática que se desempeñó como embajadora de Estados Unidos ante la Santa Sede de 2017 a 2021.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.