La influencia mundial pasa de la ONU al Foro Económico Mundial

Por James Gorrie
23 de Junio de 2022 5:39 PM Actualizado: 23 de Junio de 2022 5:39 PM

Opinión

¿Está el Foro Económico Mundial sustituyendo a las Naciones Unidas como la institución más influyente del mundo?

Cuando comparas a esas dos instituciones en términos de poder, influencia y ubicación, seguro que se ve así.

El orden económico liberal de la posguerra

Recuerde que Estados Unidos fue el líder en la fundación de la ONU en 1945, después de la Segunda Guerra Mundial. La ONU fue seguida por la Unión Soviética, el Reino Unido, China y Francia.

Dominada por Estados Unidos, la ONU se convirtió rápidamente en la institución más poderosa e influyente del mundo. Tenía mucho sentido que tuviera su sede en Nueva York, la ciudad más importante de la nación más poderosa e influyente de la Tierra. Además, por su mismo nombre, la ONU se basa en el reconocimiento de que el Estado-nación es la base del orden internacional.

Eso tiene sentido, ¿no?

Las naciones tienen relaciones con otras naciones. Estados Unidos ha sido el líder de las naciones durante la mayor parte de los años de existencia de la ONU, instituyendo el orden económico liberal que condujo a la mayor expansión de la riqueza en todo el mundo.

Hay, por supuesto, organizaciones de la ONU y organizaciones no gubernamentales (ONG) que actúan para la ONU en diversas áreas. Pero los puntos clave son que, como líder global de las naciones, el mundo acudió a Estados Unidos -al edificio de la ONU en Nueva York- para resolver problemas y disputas entre naciones.

Una persona pasa frente a las banderas de la sede de las Naciones Unidas, en la ciudad de Nueva York, el 20 de mayo de 2021. (Angela Weiss/AFP vía Getty Images)

Pero, ¿sigue siendo la ONU tan importante?

No tanto.

El mundo avanza hacia el autoritarismo digital

De hecho, es más exacto decir que el mundo se está alejando rápidamente de la ONU, y en particular del liderazgo de EE.UU., porque simplemente no ha cumplido, ni siquiera promovido o defendido, los valores e ideales tradicionales sobre los que se fundó. Esos hechos simples son claros y permiten concluir que Estados Unidos está siendo marginado como una fuerza militar, económica, tecnológica y cultural mundial.

Dirigido por Klaus Schwab, el Foro Económico Mundial (FEM), con sede en Davos, Suiza, ha ocupado el vacío de poder y liderazgo dejado por la disminución de la influencia de Estados Unidos.

Está surgiendo un nuevo orden internacional autoritario digital, con enormes implicaciones para el mundo y Estados Unidos.

Primero, es notable que el FEM es una organización con sede en Europa. Esto representa claramente un cambio de poder hacia Europa y la Unión Europea, el bloque económico más grande del mundo.

El FEM da un paso al frente y el mundo lo sigue

Además, el poder, el alcance integral y el prestigio del FEM son innegables. El apoyo de los líderes tecnológicos establecidos y las empresas tecnológicas emergentes de todo el mundo aportan una fuente inigualable de poder tecnológico a Davos. La lista de socios corporativos del FEM es extensa.

El FEM también cuenta con un grupo de exalumnos de la Young Global Leaders, que es un “quién es quién” de los líderes políticos de todo el mundo e incluye a Emmanuel Macron de Francia, Justin Trudeau de Canadá y Boris Johnson del Reino Unido, por nombrar algunos.

Líderes teológicos como el pastor Rick Warren, una plétora de íconos culturales y 100 de las principales corporaciones del mundo también están en la lista del FEM.

Lamentablemente, todos parecen estar de acuerdo con la visión del FEM para un “Gran reinicio“.

La agenda del Gran Reinicio

La agenda que Schwab y su FEM están impulsando en el resto del mundo está completamente en contra de todas las libertades, todos los derechos e, incluso, todo sentido de nación que Estados Unidos representa.

Esa es una muy mala idea. Son malas noticias para los amantes de la libertad y la autodeterminación.

El fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, habla durante una ceremonia para conmemorar el 50 aniversario del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, el 20 de enero de 2020. (Fabrice Coffrini/AFP vía Getty Images)

El nuevo orden mundial propuesto se basa en un gobierno de arriba hacia abajo compuesto por un “capitalismo de Stakeholders”, que es más un modelo fascista, que apunta a los resultados dictados por los gobiernos en lugar de las responsabilidades de los accionistas. El resultado es que reemplaza nuestra noción de capitalismo a favor de un capitalismo de liderazgo que deja fuera a los accionistas, centrándose en un poder casi absoluto sobre las empresas.

El cumplimiento de las nuevas leyes económicas, políticas, médicas y de expresión, y su aplicación, ocupan un lugar destacado en la visión del mundo de los miembros del FEM. Más concretamente, el FEM cuenta con el respaldo y la cooperación de las empresas, líderes, legisladores y organizaciones médicas, empresariales y comerciales más importantes del mundo.

Un resumen rápido de solo algunas de las ideas que impulsan al FEM hacia el dominio global en su Gran Reinicio configura una imagen muy deprimente.

¿Una visión distópica en camino?

¿Cómo sería la visión del FEM sobre una sociedad global?

Por un lado, exigiría “cooperación digital“, lo que significa “satisfacer las necesidades de la Cuarta Revolución Industrial mientras busca avanzar en el análisis, el diálogo y los estándares globales para la gobernanza digital y la inclusión digital”. Esa cita es de Schwab, al igual que todas las demás que siguen.

¿Y la “gobernanza digital”? ¿Qué podría ser eso?

Aparentemente, significa “gobernanza por cooperación digital” y es necesaria para “satisfacer las necesidades de la Cuarta Revolución Industrial”.

¿Y qué implica la “Cuarta Revolución Industrial”?

Entre muchas otras cosas, podría exigir que los seres humanos sean etiquetados, rastreados, monitoreados y controlados digitalmente por las élites, sin ninguna opción o control sobre su propio cuerpo. Es la combinación de lo biológico con lo digital para crear una forma de vida humana híbrida.

Algo parecido a medios de vigilancia omnipresentes para el seguimiento de carne humana.

Eso es todo el mundo, por cierto, todos nosotros en el mundo. Se relaciona muy bien con la agenda del FEM de “cooperación pública y privada, que implica un control de arriba hacia abajo sobre todas las empresas, grandes y pequeñas”.

En resumen, el objetivo es la imposición de tecnología, energías verdes, medios controlados y la eliminación de las normas culturales tradicionales por parte del FEM para construir una sociedad global de transhumanismo, seres humanos alterados digitalmente y el gobierno de la élite.

Todo está ahí en blanco y negro. Eso es lo que quieren hacer, y Estados Unidos, aparentemente, no tiene nada que decir al respecto.

Suena como una completa y absoluta pesadilla para mí.

No sé ustedes, pero yo me siento mejor sabiendo que es Dios quien realmente manda y no Klaus Schwab.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.