La inminente deuda pandémica podría acelerar decisiones difíciles sobre estrategia militar

Por Simon Veazey
08 de Mayo de 2020 12:51 PM Actualizado: 08 de Mayo de 2020 12:51 PM

La incertidumbre financiera desatada por la pandemia, que ya se siente en muchos hogares americanos, está empezando a atormentar al Pentágono.

La base industrial de defensa está razonablemente en forma a pesar de la pandemia en este momento, según los líderes militares, en parte gracias a la ayuda del gobierno. Sin embargo, el paquete de rescate de 3 billones de dólares que alivió las preocupaciones financieras a corto plazo del público puede dejar a los estrategas militares con un dolor de cabeza presupuestario a largo plazo.

“La situación fiscal causada por el gasto deficitario adicional debido a la situación de COVID-19 ciertamente planteará futuras presiones presupuestarias en el departamento de defensa”, dijo Timothy Walton, un analista de defensa del Instituto Hudson, a The Epoch Times. “El departamento de defensa ha sido visto históricamente como un blanco relativamente fácil de atacar por parte de los recortes de gastos discrecionales. No significa que sea el enfoque más estratégico, pero es una preocupación que sigue adelante”.

El gasto en defensa se encuentra actualmente en un presupuesto fijo de alrededor de 740,000 millones de dólares, después de un aumento de tres años bajo la administración de Trump que está impulsando una modernización y un impulso de preparación para contrarrestar a Rusia y China.

Fuera con el viejo

El secretario de Defensa Mark Esper reconoció esta semana por primera vez que el déficit del paquete de estímulo de la pandemia podría impactar ese empuje.

“Me preocupa, por supuesto, que la masiva inyección de dólares en la economía por parte del Congreso y el poder ejecutivo, cerca de 3 billones de dólares, pueda desviarnos de ese rumbo, si se quiere, porque todos reconocemos que Estados Unidos tiene una enorme deuda y tenemos que lidiar con eso también”, dijo Esper durante un evento en el Instituto Brookings el 4 de mayo.

“Por lo tanto, hay una preocupación que puede conducir a menores presupuestos de defensa en el futuro en el momento crítico en que necesitamos continuar haciendo este ajuste, donde vemos a China, y luego a Rusia, como nuestros competidores estratégicos a largo plazo”.

Secretario de Defensa Mark Esper
El secretario de defensa Mark Esper celebra una conferencia de prensa de fin de año en el Pentágono el 20 de diciembre de 2019 en Arlington, Virginia. (Foto de Drew Angerer/Getty Images)

Esper ha estado eliminando los sistemas heredados que no se ajustan a las prioridades de la Estrategia de Defensa Nacional de 2018, que marcó un claro punto de inflexión de la contrainsurgencia para hacer frente a la “competencia de las grandes potencias” con Rusia, y cada vez más con China. El Pentágono también ha estado jugando con ideas estratégicas más radicales y controvertidas, como la reducción del número de portaaviones, la guerra en mosaico y la utilización de más sistemas no tripulados.

En una conversación con los periodistas el 5 de mayo, Esper indicó que preferiría seguir adelante con la modernización con el riesgo potencial de sacar los programas heredados del pasado más rápido de lo previsto.

“Francamente, mi inclinación no es arriesgar nada en los programas de modernización; es volver atrás y sacar más programas heredados”, dijo Esper. “Necesitamos alejarnos de los programas heredados y necesitamos invertir esos dólares en el futuro. Tenemos muchos programas heredados ahí fuera ahora mismo. Podría elegir docenas de todas las ramas de los servicios. Así que ahí es donde empezaría”, dijo.

“Lo que eso significaría es probablemente aceptar algún riesgo a corto plazo, pero creo que es algo [que tiene que suceder], dada la trayectoria en la que vemos que está China, y sabemos hacia dónde puede ir Rusia en los próximos años”.

“Profecía autocumplida”

Pero Frederico Bartels, un analista de presupuesto de defensa de la Fundación Heritage, dice que los pronósticos de un presupuesto reducido están en peligro de ser “casi como una profecía autocumplida”.

“No se ve a nadie en el Congreso ahora mismo hablando de reducir el gasto en defensa”, dijo Bartels a The Epoch Times. “Ves a Adam Smith [presidente del Comité de las Fuerzas Armadas] diciendo que no debería haber ningún aumento, pero ni siquiera él mismo está hablando de ninguna disminución”.

Smith (D-Wash.) sugirió que todo el presupuesto federal tendrá que ser reexaminado.

“La economía de esto se complica mucho más de lo que era antes de esto, y es lógico suponer que vamos a tener que reevaluar todo nuestro presupuesto, tanto los ingresos como los gastos”, dijo Smith en una teleconferencia, informó The Hill. “Más allá de eso, sería pura especulación sobre lo que va a pasar”.

Como otros analistas, Bartels señala que es poco probable que se sienta algún impacto en los próximos dos años o más después de las elecciones de noviembre.

“Mucho de esto depende de cuáles son los temas presupuestarios que surgen en las elecciones, cómo están hablando los candidatos sobre ello”.

Bartels dice que ya había muchas incógnitas para el presupuesto del año fiscal 22, porque es cuando expira el límite de 2011 para los gastos discrecionales. “Ya van a tener dinámicas presupuestarias muy diferentes en el Congreso. Si le agregas la pandemia a eso, no hay forma de saber si necesariamente habrá un electorado para reducir el presupuesto de defensa, o incluso un electorado para aumentarlo”.

El Bell Helicopter’s V-280 Valor se muestra en la imagen de este artista como parte del programa de Levantamiento Vertical del ejército, una de las seis áreas prioritarias identificadas en la Estrategia de Modernización del Ejército. (Bell Helicopter).

Pero otros analistas dicen que hay un patrón histórico.

“Lo que ha ocurrido históricamente es que cuando el Congreso y los conservadores fiscales salen y se toman en serio la reducción de la deuda y la reducción del gasto, la defensa es casi siempre parte de lo que se les ocurre para encontrar una solución”, dijo Todd Harrison, director de análisis del presupuesto de defensa en el Center for Strategic and International Studies, en un seminario web.

Harrison cree que el presupuesto actual ya está por debajo de lo que se necesita para llevar a cabo los objetivos de la estrategia nacional de defensa.

Walton dice que si el presupuesto se reduce, la estrategia nacional de defensa podría necesitar una revisión.

“La estrategia de defensa nacional asume explícitamente niveles de presupuesto consistentes con más o menos lo que se ha financiado a lo largo de los primeros años de la administración Trump”, dice. “Si los presupuestos caen por debajo de esos niveles en el futuro creo que requeriría un reexamen y la creación de una nueva estrategia de defensa nacional”.

Eso podría significar cambios en los planes de composición de las fuerzas, o cambios en las prioridades estratégicas.

“Creo que va a impulsar la toma de algunas decisiones estratégicas importantes”, dice.

La preparación para el recorte en ciertos teatros del mundo es una opción. “Hemos estado hablando de eso durante 15 años”, dice Walton. “Todavía no estamos allí”.

¿La austeridad genera innovación?

El gasto militar (y los recortes) pueden verse en tres categorías: preparación (el número de tropas y equipos listos para el combate), potencial (modernización, investigación y desarrollo, y entrenamiento) y capacidad.

Walton piensa que si la administración sigue su forma anterior, los recortes probablemente vendrían en la capacidad, “reduciendo el ritmo al que se compran cosas nuevas”.

Eso limitará los frutos de los actuales planes de modernización. Por ejemplo, Walton dice que el Ejército ha invertido mucho en un misil hipersónico de largo alcance que debería estar listo en tres años.

Una interpretación artística del Vehículo de Tecnología Hipersónica del DARPA (HTV-2). China también está investigando las armas hipersónicas. (DARPA)

“Pero serán muy caros, tanto para soportar las unidades como para comprarles los misiles reales. Si estamos en una situación en la que hay presupuestos reducidos, es probable que necesiten recortar la infantería para comprar misiles”.

El ejército ha llevado a cabo un proceso de eficiencia que llamaron “corte nocturno” durante los últimos dos años. “Han llegado al punto en el que ya han hecho todos los recortes difíciles”, dice Walton. “Han hecho muchos recortes”. Si el presupuesto se reduce aún más, dice, la siguiente opción será probablemente entre sus programas de modernización clave y los recortes a los equipos de brigada.

“Algunos analistas sostienen que la austeridad fiscal engendra innovación”, dice. El ejemplo que a menudo se da, dice, son las innovaciones militares engendradas durante la austeridad de los años de entreguerras, incluyendo la invención del portaaviones. “No creo en eso necesariamente. Creo que a veces obliga a tomar decisiones, pero menos dinero tiende a significar menos dinero para poder hacer las cosas”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Iván Simonovis habla sobre la lucha por la libertad de Venezuela del régimen de Maduro

Siga a Simon en Twitter: @SPVeazey

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.