La ivermectina es segura y eficaz: La evidencia

Por Colleen Huber
26 de Diciembre de 2022 11:46 AM Actualizado: 26 de Diciembre de 2022 11:46 AM

Décadas de uso con casi cuatro mil millones de dosis a humanos precedieron al uso reciente con pacientes de COVID. Del capítulo “La ivermectina envía al COVID a cierres” de mi libro: La derrota del COVID.

La ivermectina figura en la Lista de Medicamentos Esenciales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y está aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA). Este potente antiparasitario, bien tolerado, se ha recetado miles de millones de veces en sus 36 años de historia contra una amplia gama de parásitos. Es un fármaco de la familia de la avermectina, llamada así porque esos compuestos son producidos por el organismo del suelo Streptomyces avermitilis. También se ha estudiado y utilizado contra una amplia gama de virus, especialmente en la última década, y hay pruebas de potentes efectos antivirales contra la gripe A y más de una docena de otros virus probados. [309]

En un meta-análisis de 63 estudios de ivermectina frente a COVID-19 en humanos, el 100 por ciento de estos han mostrado resultados positivos. Los estudios procedían de todos los continentes excepto la Antártida. Considerados individualmente, 29 de esos estudios resultaron estadísticamente significativos con respecto al uso de ivermectina sola. Sobre los 63 estudios del metaanálisis, los efectos agrupados mostraron una mejora del 69 por ciento en el tratamiento precoz, y el uso profiláctico mostró una mejora del 86 por ciento. De los estudios del metanálisis que fueron revisados por pares, se encontró que la mejoría general en el tratamiento temprano fue del 70 por ciento (64 por ciento en los ensayos controlados aleatorizados), y el 86 por ciento de aquellos en los que la ivermectina se utilizó profilácticamente mostraron mejoría (84 por ciento en los ensayos controlados aleatorizados).

La mortalidad por COVID-19 en todos los periodos de tiempo de retraso en el tratamiento mejoró un 76 por ciento respecto a los controles (69 por ciento en los ensayos controlados aleatorizados), mientras que la mortalidad mejoró un 84 por ciento en el tratamiento precoz de COVID-19 (82 por ciento en los ensayos controlados aleatorizados). Cuarenta estudios fueron excluidos del meta-análisis por factores de complicación o por detalles insuficientes reportados, y éstos también mostraron resultados 100 por ciento positivos.

Se estima que la probabilidad de que un tratamiento ineficaz muestre resultados tan positivos como los anteriores en los 63 estudios del metaanálisis hasta la fecha es extremadamente pequeña. Se estima que esa probabilidad es de una entre un billón. [310] Los resultados globales del meta-análisis no solo resultaron ser “abrumadoramente positivos”, sino también “muy consistentes y muy insensibles a posibles criterios de selección, reglas de extracción de efectos y/o evaluación de sesgos”. Los datos del metaanálisis corresponden a la fecha de este artículo, y se actualizan continuamente a medida que se comunican nuevos estudios.

El primer ensayo clínico de ivermectina en pacientes con COVID-19 fue un estudio observacional realizado en cuatro hospitales de Florida entre marzo y mayo de 2020. Incluso en pacientes con afectación pulmonar grave, la mortalidad fue del 38.8 por ciento en el grupo de tratamiento frente al 80.7 por ciento en los controles, y este grupo mostró la mayor diferencia de mortalidad con respecto a los controles, lo que planteó la posibilidad de que la ivermectina también estuviera disponible como tratamiento de rescate o salvamento. [311]

En un ensayo controlado aleatorizado, los pacientes a los que se administró ivermectina tuvieron 8 veces más probabilidades de recibir el alta médica que los del grupo placebo. Esto fue así a pesar de que posteriormente se comprobó que la edad media y el número de comorbilidades eran algo mayores en el grupo experimental que en el grupo de control. [312]

El continente africano ha tenido una incidencia notablemente baja de COVID-19, en particular los países del África ecuatorial. Puede ser útil observar los países africanos donde la ivermectina se ha utilizado comúnmente durante décadas contra la oncocercosis para la que se ha prescrito, para observar los efectos en toda la población. En esta comparación de poblaciones, se observó que el riesgo de muerte por COVID-19 era un 88.2 por ciento menor y la morbilidad un 85.7 por ciento menor en 31 países en los que la oncocercosis es endémica y la ivermectina se utiliza habitualmente que en 22 países en los que no se da ninguna de las dos situaciones, a pesar de que este último grupo de países tiene una esperanza de vida más alta, 66 años frente a 61 años. [313]

La ivermectina, a pesar de su poder contra los virus, es uno de los medicamentos más seguros que se utilizan de forma generalizada y a largo plazo[314]. [314] No se conocen efectos adversos graves relacionados con el fármaco. [315] Además, la población de 31 países africanos suele tomarla para combatir los parásitos endémicos. Se ha administrado una dosis única anual de 150 mcg/kg contra la filariasis. Se han notificado muy pocos efectos adversos graves durante más de 30 años de uso. 37 de los aproximadamente 14,000 pacientes tratados en Ghana presentaron hipotensión postural sintomática, asociada a desmayos o sudoración o taquicardia. Éstos fueron tratados con corticosteroides. [316] Este estudio de The Lancet determinó su seguridad en mujeres embarazadas, y el riesgo de daño fetal no fue mayor que en los fetos de las mujeres de control. [317]

Sin embargo, a pesar de que estos datos de seguridad se remontan a hace 3 décadas, la FDA estadounidense ha alegado: “Debe evitarse cualquier uso de la ivermectina para la prevención o el tratamiento del COVID-19, ya que no se han establecido sus beneficios ni su seguridad para estos fines”. La FDA no ofreció ninguna prueba que respaldara su afirmación. [318] Un riesgo preocupante es que la ivermectina se vende sin receta para uso veterinario, y si la gente se siente desesperada por usarla para protegerse del COVID-19, podría romper un trozo demasiado grande de una píldora grande para caballos. Por esta razón, es mucho mejor consultar a un profesional sanitario sobre el uso y la dosificación de la ivermectina. Para aumentar aún más la seguridad, se han desarrollado portadores liposomales de ivermectina. Cuando se utilizaron contra el dengue, la citotoxicidad se redujo hasta 5 veces, la absorción fue más rápida y se mejoró la eficacia in vivo. [319]

A pesar de su espectacular perfil de efectos a nivel mundial, de excelente efecto contra el COVID-19, con un 0.26 por ciento de efectos secundarios menores observados, y de su uso en varios continentes, la ivermectina es ampliamente rechazada e ignorada en Europa occidental y en EEUU. He aquí una breve sinopsis de cómo se llegó a esta situación.

La ivermectina fue inventada en Japón en 1975 como medicamento antiparasitario por Satoshi Omura, profesor emérito de la Universidad de Kitasato, lo que le valió al Dr. Omura el Premio Nobel de Bioquímica. La ivermectina resultó ser bastante eficaz contra un amplio espectro de parásitos. El fármaco era tan eficaz para eliminar una serie de infecciones parasitarias, y a un coste muy bajo, unos 0.10 dólares estadounidenses, que desde su invención se han suministrado 3700 millones de dosis a gran parte de la población mundial. [320]

Un estudio de cultivo celular en abril de 2020 mostró una reducción de 5000 veces en el SARS-CoV-2 de una dosis durante 48 horas, en comparación con las muestras de control. [321] Varios países de América Latina, Egipto y la India pronto empezaron a utilizarlo para el COVID-19, y después también Sudáfrica y varios países europeos. Sin embargo, la resistencia siguió siendo fuerte en EE.UU. y Europa occidental, tras la desaprobación expresa de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU. (NIH), la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) y la Agencia Europea del Medicamento (EMA). Todas estas agencias expresaron su desaprobación del uso de la ivermectina en pacientes con COVID-19. Incluso después de que más de 20 ensayos clínicos controlados aleatorizados mostraran un efecto prometedor sin reacciones adversas, muchos países occidentales aún no han adoptado su uso.

Caly, Druce y otros ilustran así la inhibición de la IMP:

Figura © L Caly, J Druce, et al., nota 321

Las empresas de redes sociales censuraron la investigación sobre la ivermectina. Incluso cuando la OMS encargó y publicó un metaanálisis sobre la ivermectina, YouTube lo censuró. Solo se permitieron comentarios negativos en los medios de comunicación occidentales. [322]

¿Cómo hace la ivermectina para bloquear el SARS-CoV-2? Hay una serie de mecanismos por los que los componentes del SARS-CoV-2 necesitan mantenerse móviles y activos para replicarse y, por tanto, propagarse por el cuerpo humano. Resulta que la ivermectina se une a varios de ellos, lo que inactiva el virus. Veamos qué ocurre exactamente para unirse o bloquear el SARS-CoV-2.

La ARN-polimerasa dependiente de ARN (RdRp) es una de las principales enzimas utilizadas por el SARS-CoV-2 para lograr la replicación del ARN. Es necesaria para la replicación del genoma viral y, por tanto, es útil que un nutriente o fármaco pueda actuar sobre ella como obstáculo de alguna manera. En este estudio se probaron 173 fármacos para determinar su capacidad de unirse a la RdRp (haciéndola inactiva o no disponible), incluidos dos examinados en este libro, la hidroxicloroquina y la vitamina C, aunque en este estudio también se descubrió que la vitamina C tiene una energía de unión relativamente alta para la RdRp. De todos los fármacos analizados, se descubrió que la ivermectina se unía a la RdRp con una energía de unión más alta que cualquier otro fármaco. [323]

Una estrategia contra el SARS-CoV-2, así como contra otros virus ARN endémicos y pandémicos, ha sido interferir con el transporte de los virus al núcleo de la célula huésped. Se ha demostrado que la ivermectina lo consigue uniendo, desestabilizando e inhibiendo la proteína IMP alfa/beta1. Cuando se inhibe esta proteína, los virus no pueden entrar en el núcleo de la célula y, por tanto, no pueden replicarse. El resultado es una disminución de la infección. El IMP alfa/beta 1 ha sido inhibido en la entrada del SARS-CoV-2 en los núcleos por la ivermectina. [324] Anteriormente, se ha observado que la ivermectina inhibía esa misma proteína de la entrada de otros virus ARN, lo que le confiere un efecto antiviral de amplio espectro. [325] [326] [327]

Resulta que la ivermectina no solo se une fuertemente a RdRp en SARSCoV-2, y a IMP alfa/beta1; también se une fuertemente a la proteína de espiga en SARS-CoV-2. Esta proteína de espiga en particular es trimérica, lo que significa que tiene 3 subunidades que varían en las secuencias de aminoácidos o en otras formas. Esta proteína espiga en particular es trimérica, lo que significa que tiene 3 subunidades que varían en secuencias de aminoácidos u otras formas. Se observó que la ivermectina se une a las tres subunidades del SARS-CoV-2, tanto a la subunidad estructural S2, como a las dos subunidades funcionales S1. [328] Esta unión de las 3 subunidades de la proteína trimérica de la espiga puede considerarse una trifecta de resultados afortunados de la ivermectina a favor del huésped humano y en contra del virus SARS-CoV-2.

La ivermectina posee diferentes mecanismos contra los parásitos, siendo ya un medicamento curativo milagroso solo por ese uso en gran parte de la población mundial. Sin embargo, ahora que nos enteramos de su tremendo efecto al unirse tanto a la RdRp como a los tres trímeros de la proteína de la espiga del SARS-CoV-2, somos ciertamente afortunados de contar con este medicamento en nuestro arsenal contra el COVID-19. Es barato, y el tratamiento completo contra el COVID-19 de un individuo, desde la primera dosis hasta la última necesaria, puede costar menos de un dólar estadounidense. Por lo tanto, la ivermectina está al alcance incluso de las comunidades más pobres del mundo. La ivermectina está siendo comparada con el descubrimiento de la penicilina por su enorme impacto, y quizás fue uno de los mayores descubrimientos del siglo XX. [329] El hecho de que este medicamento antivírico tremendamente eficaz, seguro y de bajo coste no sea tan conocido en el mundo como la penicilina es un abismo de ignorancia inexcusable y mortal que la era COVID está dando al mundo la oportunidad de corregir.

Republicado del Substack del autor

Referencias

309 K Sharun, K Dhama, et al. Ivermectina, un nuevo candidato terapéutico contra el SARS-CoV-2/COVID-19. 30 de mayo de 2020. Ann Clin Microbiol Antimicrob. 19 (23). https://annclinmicrob.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12941-020-00368-w

310 Análisis de Covid. La ivermectina es eficaz para el COVID-19: Meta-análisis en tiempo real de 49 estudios. Nov 26 2020. Actualizado Mar 31 2021. https://ivmmeta.com/

311 J Rajter, M Sherman, et al. El uso de ivermectina se asocia con una menor mortalidad en pacientes hospitalizados con enfermedad por coronavirus 2019: El ivermectina en COVID diecinueve estudio. Enero 2021. Chest. 159 (1). 85-92. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0012369220348984

312 R Chahla, L Ruiz, et al. Reutilización de ivermectina para el tratamiento COVID-19 de pacientes ambulatorios en estadio leve en centros de atención primaria. 30 de marzo de 2021. MedRxiv. https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2021.03.29.21254554v1

313 H Tanioka, S Tanioka, et al. Por qué el COVID-19 no está tan extendido en África: ¿Cómo afecta la ivermectina? 26 de marzo de 2021. MedRXiv. https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2021.03.26.21254377v1.full-text

314 T Jabeen, M Khader, et al. Una revisión sobre el fármaco antiparasitario ivermectina para diversas infecciones virales y las posibilidades de su uso para el nuevo síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2: Nueva esperanza para tratar la enfermedad por coronavirus – 2019. Jun 2020. Asian J Pharm Clin Res. https://www.researchgate.net/publication/343742900_A_REVIEW_ON_THE _ANTIPARASITIC_DRUG_IVERMECTIN_FOR_VARIOUS_VIRAL_INFECTIONS_AND_POSSIBILITIES_OF_USING_IT_FOR_NOVEL_SEVERE_ACUTE_RESPIRATORY_SYNDROME_CORONAVIRUS_2_NEW_HOPE_TO_TREAT_CORONAVIRUS_DI SEASE

315 J Sanz-Navarro, C Feal, et al. Tratamiento de la sarna humana con ivermectina oral. Sep 2017. Actas Dermos. 108 (7). 643-649. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28385424/

316 J Remme, R Baker, et al. Un ensayo comunitario de ivermectina en el foco de oncocercosis de Asubende, Ghana. I: Effect on the microfilarial reservoir and the transmission of Onchocerca volvulus. Sep 1989. Trop Med Parasitol. 40 (3). 367-374. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/2617046/

317 M Pacqué, B Muñoz, et al. Resultado del embarazo tras tratamiento inadvertido con ivermectina durante distribución comunitaria. 15 de diciembre de 1990. Lancet. 336 (8729). 1486-1489. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/1979100/

318 US FDA. FAQ: COVID-19 e ivermectina destinados a animales. Dic 16 2020. https://www.fda.gov/animal-veterinary/product-safetyinformation/faq-covid-19-and-ivermectin-intended-animals

319 R Croci, E Bottaro, et al. Sistemas liposomales como nanotransportadores para el agente antiviral ivermectina. May 8 2016. Int J Biomater. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4875998/

320 M Yagisawa, P Foster, et al. Tendencias globales en los estudios clínicos de ivermectina en COVID-19. March 10 2021. 10 de marzo de 2021. Japanese J Antibiotics. 74 (1). 44-95. http://jjacontents.wdc-jp.com/pdf/JJA74/74-1-open/74-1_44-95.pdf

321 L Caly, J Druce, et al. El fármaco ivermectina aprobado por la FDA inhibe la replicación del SARS-CoV-2 in vitro. Junio de 2020. Antiviral Res. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0166354220302011?via%3Dihub

322 M Turkia. Cronología de los acontecimientos relacionados con la ivermectina en la pandemia de COVID-19. Mar 2021. https://www.researchgate.net/publication/350496335_A_Timeline_of_Iver mectin-Related_Events_in_the_COVID-19_Pandemic

323 I Udofia, K Gbayo, et al. Estudios in silico de multidrogas seleccionadas contra las proteínas 3CLpro y nsp12 ARN-dependiente ARN-polimerasa de SARS-CoV-2 y SARS-CoV. 25 de marzo de 2021. Network Mod Anal Health Inf Bioinf. 10 (22). https://link.springer.com/article/10.1007/s13721-02100299-2

324 L Caly, J Druce, et al. El fármaco ivermectina, aprobado por la FDA, inhibe la replicación del SARS-CoV-2 in vitro. Junio de 2020. Antiviral Res. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0166354220302011?via%3Dihub

325 M Tay, J Fraser, et al. Localización nuclear de la proteína no estructural 5 del dengue (DENV) 1-4; protección contra los 4 serotipos del DENV por el inhibidor ivermectina. Sep 2013. Antivir Res. 99 (3). 301-306. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0166354213001599

326 K Wagstaff, H Sivakumaran, et al. La ivermectina es un inhibidor específico de la importación nuclear mediada por la importina alfa/beta capaz de inhibir la replicación del VIH-1 y del virus del dengue. 1 de mayo de 2012. J Biochem. 443 (3). 851-856. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3327999/

327 S Yang, S Atkinson, et al. La ivermectina, antiviral de amplio espectro, se dirige al heterodímero importina alfa/beta1 de transporte nuclear del huésped. Mayo de 2020. Antivir Res. 104760. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0166354219307211

328 A Choudhury, N Das, et al. Estudio de la eficacia de unión de la ivermectina contra las proteínas clave de la patogénesis del SARS-CoV-2: un enfoque in silico. Future Vir. Mar 25 2021. https://www.futuremedicine.com/doi/10.2217/fvl-2020-0342

329 M Yagisawa, P Foster, et al. Tendencias globales en los estudios clínicos de ivermectina en COVID-19. Future Vir. Mar 10 2021. Japanese J Antibiotics. 74 (1). 44-95. http://jjacontents.wdc-jp.com/pdf/JJA74/74-1-open/74-1_44-95.pdf

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.