La izquierda política capturó los departamentos federales que conceden subvenciones, según expertos

Por Jackson Elliott
24 de Octubre de 2023 10:46 PM Actualizado: 24 de Octubre de 2023 10:46 PM

El gobierno federal sufraga iniciativas que promueven la transexualidad y otras causas LGBT porque los burócratas de izquierda se apoderaron de los programas federales de concesión de subvenciones, afirman los expertos.

“Cuando se investiga quién forma parte del personal de las agencias federales, se observa que están absolutamente dominadas por personas de la izquierda del espectro político”, declaró a The Epoch Times David Ditch, analista principal de política presupuestaria de The Heritage Foundation.

“Ha sido así durante mucho tiempo. Espero que sea así indefinidamente, independientemente de quién gane las próximas elecciones presidenciales”.

Ditch y otros analizaron los registros de subvenciones federales. Encontraron patrones que apuntan a activistas LGBT atrincherados en agencias federales, tomando decisiones sobre qué proyectos financiar y qué organizaciones en Estados Unidos y más allá recibirán dinero de los contribuyentes para ejecutar sus planes.

Las subvenciones concedidas en los últimos cuatro años incluyen 65,000 dólares para un “Queer Arts Festival” en San Francisco. Otra subvención proporcionó 2315 dólares para ayudar a “empresarias profesionales del maquillaje para mujeres transexuales” en Nepal. Y la Universidad de Washington recibió 350,000 dólares para traducir al español un manual de sexo LGBT.

Desde el 1 de octubre del 2020 hasta el 30 de septiembre del 2023, el gobierno federal gastó más de 4100 millones de dólares en subvenciones con descripciones que incluían las palabras clave “LGBT” o “transgénero”, según descubrió una investigación de Epoch Times.

Ganando terreno en el gobierno

Aunque la izquierda tuvo durante mucho tiempo una ventaja política en la burocracia federal, los grupos activistas LGBT ganaron nuevo terreno bajo la presidencia de Joe Biden, dijo el Sr. Ditch.

“Muchos miembros del personal del ex presidente Barack Obama sintieron que necesitaban contener algunos de sus impulsos más extremos”, dijo Ditch.

“En la administración Biden no existe tal moderación”.

Durante la administración del presidente Obama, el alto ejecutivo mantuvo bajo control a los activistas de la burocracia federal, dijo. Pero el presidente Biden, dijo, demostró no querer o no poder hacerlo.

David Ditch, analista principal de política presupuestaria de The Heritage Foundation. (Cortesía de The Heritage Foundation)
David Ditch, analista principal de política presupuestaria de The Heritage Foundation. (Cortesía de The Heritage Foundation)

Los responsables de la administración Biden que conceden subvenciones están “encantados de conceder subvenciones a organizaciones decididamente ideológicas y activistas”, dijo el Sr. Ditch.

“Seguirán actuando así mientras dispongan de esos billones de dólares en recursos financieros que les proporcionan los contribuyentes estadounidenses”.

Incluso dentro de la administración del ex presidente Donald Trump, un republicano, el gobierno federal otorgó subvenciones a causas de izquierda, dijo el Sr. Ditch.

Los trabajadores del gobierno otorgan un “increíble torrente de subvenciones en todo constantemente”, dijo.

Y esa financiación por parte de los contribuyentes del activismo político de izquierda ayuda a la izquierda política a hacerse cada vez más fuerte, dijo el Sr. Ditch.

Financiación de una agenda de izquierda

Las subvenciones para financiar causas relacionadas con la transexualidad crecieron exponencialmente en los últimos dos años, según muestran los registros federales.

Del 2008 al 2020, el gobierno de Estados Unidos entregó 184 millones de dólares a solicitantes de subvenciones para descripciones de proyectos que incluían la palabra clave “transgénero”, según el Capital Research Center (CRC), un think tank de investigación.

Pero desde 2021 hasta el 12 de septiembre del 2023, se entregó un total de 1200 millones de dólares en forma de subvenciones, pagos directos y préstamos a bajo interés para proyectos descritos utilizando “transgénero” como palabra clave, según descubrieron los investigadores del CRC.

La investigación del CRC señala que no todo ese dinero se destinó directamente a financiar causas transgénero. Muchas de esas subvenciones incluían la palabra “transgénero” en las declaraciones sobre diversidad, pero no se centraban principalmente en el gasto transgénero.

Sin embargo, al menos 104 millones de dólares de esa explosión de gasto federal se destinaron a iniciativas que, en su mayor parte o en su totalidad, promovían, subvencionaban o estudiaban la transexualidad, según descubrieron los investigadores del CRC.

Los niños animan mientras los artistas drag bailan en el desfile del Orgullo de Chattanooga en Chattanooga, Tennessee, el 2 de octubre del 2022. (Jackson Elliott/The Epoch Times)
Los niños animan mientras los artistas drag bailan en el desfile del Orgullo de Chattanooga en Chattanooga, Tennessee, el 2 de octubre del 2022. (Jackson Elliott/The Epoch Times)

La captura ideológica de la izquierda es tan amplia que casi ningún departamento federal está intacto, dijo Parker Thayer, investigador del CRC, a The Epoch Times en un correo electrónico.

Entre los departamentos federales que concedieron subvenciones a causas activistas LGBT se encuentran la Agencia para el Desarrollo Internacional Independiente (USAID), la Fundación Nacional para las Humanidades (NEH), el Departamento de Educación (DOE), el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), el Departamento de Estado (DOS) y el Departamento de Defensa (DOD), según una base de datos de gastos federales.

USAID y el NEH funcionan de forma independiente. Pero los demás departamentos dependen directamente del presidente de Estados Unidos.

The Epoch Times se puso en contacto con las agencias y con la Casa Blanca para solicitar comentarios, pero no recibió respuesta al cierre de esta edición.

La financiación por parte de la administración Biden de la investigación médica sobre la transexualidad y la promoción de la transexualidad crea un dilema ideológico, escribió Parker.

En su opinión, si los científicos aún no saben si es perjudicial para las personas que se identifican como transexuales someterse a operaciones de cambio de sexo o utilizar hormonas transgénero, el gobierno federal no debería utilizar el dinero de los contribuyentes para pagar esos procedimientos.

Y si la ciencia actual demuestra que los procedimientos médicos para transexuales ayudan a las personas, no deberían ser necesarias subvenciones para financiar estudios adicionales, escribió.

“O bien la ciencia sobre la transexualidad no está asentada, y la administración Biden está mintiendo que se demostró que es útil para las personas, o la ciencia está asentada y la administración Biden está desperdiciando decenas de millones de dólares en investigación médica sin sentido”, escribió el Sr. Parker.

“Creo que la mayoría de las personas razonables estarían de acuerdo en que la administración está mintiendo y malgastando el dinero de los contribuyentes”.

Declaraciones de “diversidad” obligatorias

El término “LGBT” aparece en las llamadas declaraciones de Diversidad, Equidad e Inclusión (DEI) en muchas solicitudes de subvención. Y eso hace que sea complicado saber cuánto dinero federal se destina realmente al activismo LGBT, escribió el Sr. Parker.

Los investigadores de su grupo dedicaron tiempo a “cribar minuciosamente las declaraciones de diversidad para descubrir el rápido aumento del gasto en investigación médica transgénero, festivales de arte LGBT y activismo LGBT”, escribió Parker.

El edificio del Capitolio de EE.UU. en Washington el 30 de septiembre del 2023. (Anna Moneymaker/Getty Images)
El edificio del Capitolio de EE.UU. en Washington el 30 de septiembre del 2023. (Anna Moneymaker/Getty Images)

Las declaraciones de DEI son tan comunes ahora que USAID define “grupos marginados” para incluir a las personas que se identifican como LGBT.

“Tales grupos pueden incluir, pero no se limitan a, mujeres y niñas, personas con discapacidad, personas LGBT, personas desplazadas, migrantes, Adivasi/Janajati, jóvenes y ancianos, minorías religiosas y lingüísticas, castas Dalit y personas de diversas clases económicas y opiniones políticas”, dice la definición de “marginado” de una subvención de USAID.

“La administración Biden exigió a muchas organizaciones que solicitan subvenciones que incluyan también declaraciones de DEI junto a sus solicitudes”, dijo Parker.

¿Quién decide el destino del dinero?

Las subvenciones que promueven la ideología de izquierda no proceden de un gobierno políticamente neutral que decide repartir el dinero entre las organizaciones activistas de izquierdas que lo solicitan, dijo el Sr. Ditch.

Más bien, la tendencia comienza con un gobierno de izquierda que crea oportunidades de subvenciones de izquierda, dijo.

Los empleados federales asumen el papel principal creando directrices para la solicitud de subvenciones que se publican en una base de datos federal. En ellas se indican los tipos de proyectos que quieren financiar.

Una oportunidad de subvención estadounidense busca solicitantes de subvenciones para realizar trabajos en Sri Lanka, oficialmente conocida como República Socialista Democrática de Sri Lanka.

La oportunidad se describe de la siguiente manera: “El proyecto apoyará a organizaciones de la sociedad civil, incluidas, entre otras, organizaciones de derechos humanos, movimientos juveniles, grupos informales, organizaciones religiosas, sindicatos, asociaciones profesionales, organizaciones indígenas, organizaciones de mujeres, organizaciones de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT) y grupos de reflexión”.

Las organizaciones que aspiran a recibir una subvención presentan solicitudes en las que muestran cómo pueden cumplir lo solicitado. A continuación, los empleados del Departamento revisan las solicitudes y eligen qué organizaciones recibirán dinero por los proyectos propuestos que cumplan los requisitos de la subvención.

Este proceso da a los empleados federales un poder inmenso, dijo el Sr. Ditch.

No hay manera fácil de cambiar el control de la máquina de concesión de subvenciones federales hacia la neutralidad política, dijo.

Los empleados federales “se inclinarán por defecto hacia los grupos que les resulten más favorables ideológicamente”, afirmó Ditch. Y, en la actualidad, se inclinan mayoritariamente por la izquierda política.

“La solución no es tratar de inclinar el Leviatán federal una décima de grado hacia la derecha”, dijo Ditch.

La solución, dijo, “es dejar de dar a los empleados federales tanto dinero” para regalar.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.